null: nullpx
Logo image
Vix

Nueva York podría despedirse de la cuarentena por COVID-19

Publicado 13 Abr 2020 – 02:24 PM EDT | Actualizado 10 Sep 2020 – 01:24 PM EDT
Reacciona
Comparte

Las últimas semanas fueron difíciles para Nueva York. Al ser uno de los estados con mayor número de contagios por COVID-19 en los Estados Unidos, se observaron diversas situaciones críticas.

Las enormes filas para ingresar a los centros de salud fueron un signo alarmante. El personal médico no era suficiente para atender a los que esperaban. Si eso fuera poco, se recomendó por parte del gobierno salir a las calles con nariz y boca cubiertas para no esparcir la enfermedad.

En una especie de "respiro", los fallecimientos por lcoronavirus en Nueva York decrecieron el 12 de abril (al ser en total 671). Ante ello, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, parece decidido a volver a la normalidad de forma paulatina.

Siendo el número de contagios y defunciones cada vez más bajos en la región, resulta ser un momento idóneo de estabilización para el territorio según Cuomo. Aún así, la batalla contra el COVID-19 sigue en pie: el país norteamericano se considera el nuevo "epicentro" de la enfermedad.

La economía se encuentra en un punto crítico y por ello, el gobernador neoyorkino mencionó en su cuenta de Twitter que reabrir algunos negocios esenciales de manera parcial, puede ser una vía para la estabilización.

Aunque es un punto delicado y todavía debatible, con esto se busca facilitar y aumentar la actividad económica sin repuntar la tasa de contagio. De aprobarse la medida, se instaurarían cautelosamente nuevos protocolos en "La Gran Manzana" para la prevención.

Reabrir los negocios no esenciales tras el embate del coronavirus lo más pronto posible, se encuentra dentro de las prioridades para reactivar labores monetariamente productivas.

Cuomo remarcó el decreto definitivo debe ser impulsado por datos duros y expertos, no por opiniones y políticas, así que se tomarán las debidas precauciones.

Más de 10 mil muertes por COVD-19 han tenido lugar en Nueva York, aún así, el gobernador insiste en que la curva estadística de contagios comienza a aplanarse.

Ve también:

Reacciona
Comparte