null: nullpx
Logo image
ViX

Mimetismo: un mecanismo presente en la naturaleza

Publicado 20 Jul 2011 – 10:40 AM EDT | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Los biólogos llaman mimetismo a aquella capacidad que tiene algún organismo vivo de asemejarse a otro con fines protectores. Dicha similitud puede ser en apariencia, olor, sonido e incluso en ubicaciones. El ser que imita se llama mimético; el imitado, modelo. Por lo general, el proceso de mimetismo se produce con seres de otras especies.

La señal de mímesis, sea de morfología o comportamiento, funciona para engañar al receptor, o sea, la criatura depredadora, lo que le impide identificar a la verdadera presa. Los mímicos pueden usar distintos modelos en diferentes estados de sus ciclos vitales o pueden ser polimórficos, esto es, adoptan múltiples modelos. Es más común que los modelos sean organismos que estén relacionados con el imitador.

evadir encuentros que habrían sido perjudiciales para su vida

Mimetismo de Müller

Se trata de dos especies que comparten propiedades similares dañinas. La imitación favorece las probabilidades de supervivencia. La coloración es la característica más común de este mecanismo. Algunas ranas venenosas de América del Sur y la rana Mantella de Madagascar son ejemplos de este tipo de mimetismo.

Auto-mimetismo

Son organismos que tienen una parte del cuerpo que imita la de otras criaturas peligrosas, para aumentar la supervivencia durante un ataque. Por ejemplo, muchas polillas de mariposas y distintas especies de agua dulce tienen puntos en los ojos, manchas que brillan momentáneamente, que asustan a los enemigos y ayudan a que la especie pueda escapar.

Reacciona
Comparte