null: nullpx
Logo image
Vix

La salud mental también se ve afectada por el coronavirus, expertos lo explican

Publicado 26 Mar 2020 – 02:45 PM EDT | Actualizado 4 Sep 2020 – 01:43 PM EDT
Reacciona
Comparte

Durante días, miles de expertos médicos han hablado de cómo prevenir el contagio del coronavirus (COVID-19): lavarse las manos frecuentemente, limpiar superficies, no saludar de beso, cubrir los estornudos de manera correcta, y en especial aplicar el distanciamiento social.

En menos de dos meses, el COVID-19 afectó a más de cien países y ha dejado a su paso miles de muertes, las cuales aumentan día con día.

Con el alto riesgo de contagio, las cuarentenas son una realidad en muchas ciudades, y aunque eso evita que el coronavirus avance, otros aspectos de la vida rutinaria están cambiando radicalmente.

Las escuelas cancelaron clases, las oficinas se encuentran cerradas hasta nuevo aviso, diversos locales se vieron en la necesidad de bajar sus cortinas, y ni hablar de eventos masivos con más de 50 personas.

El distanciamiento social es inevitable, pero puede afectar de forma muy marcada a la salud mental como lo reitera Sergio Grosman, psicoanalista, psiquiatra y vicepresidente de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA).

Según el doctor Grosman, el bienestar emocional es una prioridad, casi tanto como evitar el contagio de COVID-19. Las personas con antecedentes de depresión y ansiedad son las más vulnerables ante una crisis por el aislamiento.

El no tener contacto físico puede repercutir en las personas. Por extraño que parezca, no dar besos, abrazos, o tener una charla cara a cara, puede afectar de manera negativa a muchas personas. Grosman remarca que hay personas que se estresan cuando han pasado muchos días encerrados en casa, pues les falta relacionarse socialmente.

Si bien el distanciamiento social es vital para contener los contagios virales de la actualidad, también puede contribuir a tener una mala salud mental a largo plazo. Es esencial no permitir que dichas medidas lleguen a causar aislamiento emocional permanente.

Grosman remarca en sus redes sociales, cómo puede afectar a las personas el periodo de cuarentena:

quote: Los seres humanos somos cultura, interacción e intercambio. La limitación de estas actividades sociales nos produce un malestar que varía en intensidad según cada persona. Para algunos habrá sentimientos como irritación, aburrimiento y ansiedad (...) para otros llegará al punto de falta de aire, sensación de encierro y molestias corporales.

Según Grosman, la soledad puede llegar a ser tan perjudicial para la salud como fumar 15 cigarrillos al día. Los sentimientos de aislamiento y soledad pueden aumentar la probabilidad de depresión severa, presión arterial alta, muerte por enfermedad cardíaca, etc.

Permanecer en cuarentena es lo mejor que se puede hacer para no contraer coronavirus, pero se requiere de contacto alternativo (charlas en redes sociales, trasmisiones streaming, llamadas telefónicas, etc.). El bienestar social en esta situación de pandemia es indispensable.

El distanciamiento social puede desafiar la capacidad para estar con uno mismo, aunque tampoco es una verdad absoluta: gracias a la tecnología se pueden crear diversas vías de comunicación e interacción virtual.

Nunca hay que descartar las terapias a distancia que muchos psicólogos ofrecen en redes sociales. Si sientes que tu salud emocional está en riesgo por la cuarentena, no dudes en pedirles una sesión de asesoría.

Ve también:

Reacciona
Comparte