null: nullpx
Logo image
Vix

La historia de los disquetes, antecesores de los USB

Publicado 16 Ago 2013 – 02:00 AM EDT | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

¿Te acuerdas de los disquetes? ¿Llegaste a conocerlos? Estamos tan habituados a tener a nuestro alcance las modernas herramientas de almacenamiento de información que no nos preguntamos qué se utilizaba en el pasado. Hoy quiero contarte la historia de los disquetes, un medio de almacenamiento que es cada vez menos usual en los computadores modernos. 

Los disquetes

A fines de los años sesentas, los ingenieros de la IBM crearon un medio de almacenamiento alternativo para hacer backups o copias de material importante y copias maestras que requerían un almacenamiento físico. Por tal motivo desarrollaron la idea de un disco magnético flexible protegido por una estructura externa contra factores ambientales.

Este disco de almacenamiento tenía en un principio, 8 pulgadas (unos 20 cms). Su facilidad de manipulación lo hacía perfecto para transportar y almacenar datos. Su capacidad de almacenar datos era de 160 kb.

Evolución del disquete

Los primeros disquetes se desarrollaron para ordenadores de 5 ¼ pulgadas. Almacenaban 360 kbs, lo que permitía guardar los datos principales que se requerían para poner en marcha un programa o una información importante.

En los años ochentas con la popularización y masificación de los primeros computadores de escritorio, la necesidad de un nuevo sistema de almacenamiento hizo que los ingenieros pensaran en un disco más compacto. El disco de 3 ½ pulgadas con una capacidad de 1.2 Mb, se convirtió en la década de los noventas en un indispensable para cargar programas de sistemas operativos.

Nuevas formas de almacenamiento

A comienzos del nuevo milenio, el avance de la informática y la ciencia de los microprocesadores convirtieron estos curiosos disquetes en elementos cada vez menos necesarios dada la capacidad de almacenar datos que ofrecían los discos compactos o los DVD.

La fabricación de computadoras fue dejando de lado a los disquetes para integrar poderosas herramientas que permitían guardar información de modo más sencillo. Actualmente, los USB o pendrives, son considerados como los medios extraíbles más fiables para guardar datos.

Las modestas capacidades de los disquetes han quedado como piezas de museo, dado que las actuales memorias almacenan hasta 1 Terabyte, lo que equivale a un trillón de bites en la palma de la mano

¿Alguna vez usaste un disquete?

Reacciona
Comparte