null: nullpx
Vix

La crisis del coronavirus podría terminar más pronto de lo pensado. Lo confirma un premio Nobel

Publicado 26 Mar 2020 – 12:25 PM EDT | Actualizado 26 Mar 2020 – 12:25 PM EDT
Reacciona
Comparte

Desde que se dio a conocer el primer caso de coronavirus, miles de científicos se han dado a la tarea de analizar estadísticas, estudios e investigaciones para ofrecer un pronóstico de cuándo terminará esta pandemia.

Después de tres meses, un premio Nobel de física podría tener la respuesta.

Todo comenzó cuando Michael Levitt, ganador de un Nobel y biofísico en la Universidad de Stanford, empezó a investigar los casos de COVID-19 en China. Después de realizar múltiples estudios y de cambiar opiniones con expertos, Levitt calculó que China superaría el brote de coronavirus mucho antes de lo esperado. Y tuvo razón.

Mientras muchos epidemiólogos advierten que será necesario que pasen meses, o incluso años, para que la sociedad logre salir completamente de esta pandemia, Michael afirma que los datos no respaldan un escenario tan grave, especialmente en áreas donde existen medidas razonables de distanciamiento social.

En una entrevista con Los Angeles Times , el biofísico explicó que lo más importante en este momento es controlar el pánico y la histeria colectiva. Argumenta que de esta forma será posible analizar con mucho más esmero las cifras reales de decesos y contagios.

Esto es lo que Levitt notó cuando investigo a China: el 31 de enero, el país tuvo 46 nuevas muertes debido al coronavirus, en comparación con los 42 decesos del día anterior. Esto quiere decir, según el experto, que aunque el número de muertes diarias había aumentado, la tasa de ese incremento, eventualmente, comenzaría a disminuir.

“Esto sugiere que la tasa de aumento en la cantidad de muertes disminuirá aún más durante la próxima semana”, escribió Levitt en un informe que envió a otros colegas científicos el 1º de febrero. Pronto, predijo que el número de fallecimientos comenzaría a disminuir a diario.

Tres semanas después, Levitt le dijo al China Daily News que la tasa de crecimiento del virus había alcanzado su punto máximo. Según su pronóstico, el número total de casos confirmados por coronavirus en China terminaría en alrededor de 80.000 infectados, con aproximadamente 3.250 muertes.

Su predicción resultó ser notablemente exacta: hasta el 16 de marzo, China había presentado un total de 80.298 casos y 3.245 muertes, en una nación de casi 1.400 millones de personas y en donde, anualmente, muere un aproximado de 10 millones de habitantes.

Ahora Levitt, quien recibió el Premio Nobel de Química en 2013 por desarrollar modelos complejos de sistemas químicos, está viendo puntos de inflexión similares en otras naciones, incluso en aquellas que no implementaron medidas de prevención sanitarias como el aislamiento social.

El experto analizó 78 países con más de 50 casos reportados de COVI-19. Michael menciona que aunque los números siguen siendo alarmantes, hay signos claros de un crecimiento lento, lo que se traduce a un mejor pronóstico mundial respecto a esta crisis.

Es claro que recuperarse de un brote inicial no significa que el virus ha desaparecido por completo: en estos momentos, China se encuentra luchando para detener una nueva oleada de infección procedentes de lugares donde el virus se está extendiendo sin control. Otros países también se enfrentarán a este problema.

Por otro lado, Levitt menciona que las órdenes de distanciamiento social son críticas para que el virus termine, particularmente la prohibición de grandes reuniones: “Este no es el momento de salir a beber con los amigos”, remarcó.

El experto menciona que otra medida que los ciudadanos deberían tomar es vacunarse contra la gripe e influenza. Menciona que si un brote de coronavirus llega a atacar una población en donde hay muchos casos de gripe, su detección será mucho más difícil y es probable que genere una crisis hospitalaria entre estas dos enfermedades.

Con estas declaraciones, Levitt busca que los gobiernos alrededor del mundo, entiendan que la clave reside en mejorar las medidas preventivas y en implementar un mejor sistema de detección temprana -no sólo a través de las pruebas, sino con la vigilancia de la temperatura corporal- mecanismo que China ya está llevando a cabo.

Si bien la tasa de mortalidad del COVID-19 parece ser significativamente más alta que la de la gripe, Levitt asegura que “No es el fin del mundo”.

Ya que conoces la opinión de un experto, te invitamos a que, en medida de tus posibilidades, respetes los lineamientos propuestos por el gobierno respecto a la cuarentena y que cuides tu salud y la de tus seres queridos.

Asimismo, recuerda que es nuestra responsabilidad mantenernos informados y al pendiente de las noticias publicadas por instituciones avaladas como, la Organización Mundial de la Salud ( OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ( CDC). Mucho ojo.

¿Qué opinas de este esperanzador pronóstico? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


¡Hey, no te vayas! Pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte