null: nullpx
Logo image
Vix

Inteligencia artificial: Google gana un juego de Go y te contamos por qué es noticia

Publicado 28 Ene 2016 – 05:00 PM EST | Actualizado 5 Abr 2018 – 01:47 PM EDT
Reacciona
Comparte

La inteligencia artificial está avanzando a pasos agigantados. Aunque no todos estén muy satisfechos con esto, ya hemos hablado de los reparos de varias personalidades, es una realidad que no se puede negar.

Una de las formas en que a los expertos les gusta medir este avance, es poniendo a las computadoras a competir con humanos en juegos que tradicionalmente se asocian con la inteligencia. En este sentido, no nos está yendo muy bien: ya p erdimos en el ajedrez, en las damas y otros tantos juegos.

El go, sin embargo, parecería ser una especie de refugio, ese juego en que las computadoras aún no habían logrado ganarnos. «Aún»... hasta que lo hicieron.

¿Qué es el «go»?

El go es conocido por muchos como el ajedrez chino, pero es bastante diferente. Se juega en un tablado de 19 x 19 y la meta es capturar las piezas de tu contrincante rodeándolas con las tuyas y logrando controlar una porción de tablero mayor que la alcanzada por tu adversario. Parece simple, pero este juego, que es muy popular en Asia, es en realidad muy complejo.

Una partida promedio puede durar horas y las estrategias involucradas son tan complejas que el go es considerado por muchos como el juego más difícil del mundo. Hasta ahora, su reputación se veía reforzada por el hecho de que jamás una computadora había logrado vencer a un jugador profesional de go.

«Go», como en «Google»

Esos días del go como « el juego que las computadoras no podían vencer», sin embargo, han terminado. No podía ser otro que Google, mediante su empresa de inteligencia artificial DeepMind, quien terminara con el dominio del go.

Finalmente, su software logró vencer al campeón mundial de ajedrez oriental Lee Se-dol, lo que marca otro hito en el avance de esta tecnología. El año próximo se cumplirán 20 años del día en que Deep Blue venció a Garry Kasparov y Google no quería quedarse sin su lugar enl a historia de la inteligencia artificial.

Reacciona
Comparte