null: nullpx
Logo image
Vix

¿Cómo caza un vampiro?

Publicado 13 Ago 2011 – 04:05 AM EDT | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Los vampiros, como todos sabemos, no existen; sin embargo, en el reino animal hay un tipo de murciélago que debe su nombre al hecho de alimentarse de sangre de otros organismos vivos. Muy curioso resulta cómo se acercan a sus víctimas y con una precisión inusitada realizan la succión en áreas calientes donde las venas están cerca de la piel. Pero ¿cómo es que estos pequeños mamíferos saben exactamente dónde morder?

Los murciélagos vampiros han desarrollado un mecanismo muy eficiente para realizar su cacería: poseen alrededor de sus narices receptores adecuados para detectar las temperaturas del cuerpo de sus presas. Estos sensores son ajustables y les aseguran que sus mordidas serán infalibles. Al parecer, en las terminaciones nerviosas de los hocicos de estos murciélagos se encuentran unos canales iónicos sensibles al calor llamados TRPV1, una proteína que regula procesos celulares.

En realidad dicho mecanismo tiene lugar en casi todos los vertebrados, mediante este logran determinar los niveles de calor que pueden ser dañinos para el organismo con una respuesta desagradable en caso de que la temperatura sea mayor de 43 grados Celsius. Mas he aquí que la variante para los murciélagos vampiros se activa a tan sólo 30 grados.

Estos receptores actúan como termostatos. Al alterarse los genes que determinan la estructura receptora, la evolución les permitió a estos animales una mayor especialización para detectar el calor. Pero no sólo se afina la habilidad, sino que puede ser aplicada especialmente a la hora de detectar el calor corporal de las presas, lo que hace que la cacería sea totalmente eficiente.

Reacciona
Comparte