null: nullpx
Logo image
Vix

8 claves para comprender el caos en Turquía

Publicado 26 Dic 2016 – 02:11 PM EST | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Si me preguntaran qué país quiero conocer, diría dos: Grecia y Turquía. Desde pequeña sueño con visitar Turquía. Sus paisajes, su historia, su gente, todo me parece perfecto. Sin embargo, en este momento no elegiría estar allí. Turquía está pasando por un delicado momento político y social.

A mediados del 2016, hubo un atentado en el aeropuerto de ese país. Mi hermano mayor estaba de viaje por el mundo y su próximo destino -apenas dos semanas después del ataque terrorista- era Turquía. Lo primero que hice fue aconsejarle que no viajara allí, al menos en ese momento. Como era de esperarse, no me prestó la mínima atención. Su sueño también era conocer Turquía y no estaba en sus planes que unas amenazas terroristas interfirieran con él.

Llegó a ese increíble país y luego de tres días de estadía, una noche en la que estaba tomando una cerveza en un bar de Estambul, comenzó a sentir murmullos y ver en los rostros una gran preocupación. Turquía estaba atravesando un intento de golpe de Estado.

De este lado del mundo, en la televisión se veían tanques, misiles, gente corriendo, militares con armas y todo un caos que, por suerte, no pasó a mayores. Finalmente, el golpe pudo ser desarticulado y,  para los turistas, todo volvió a la normalidad. Los aeropuertos volvieron a abrir y mi hermano pudo ir a conocer la tan hermosa Capadocia. Para los habitantes, no obstante, la "normalidad" nunca llegó -y sigue sin llegar-.

¡Te contaré algunas claves para que entiendas lo que sucede en Turquía en este momento!

1. ¿Gobierno democrático o autoritario?

Recep Tayyip Erdogan es el actual presidente de Turquía y fue elegido democráticamente. A pesar de que los procesos que lo llevaron al poder fueron los previstos por la ley, muchas personas -de Turquía y del resto del mundo- creen que actualmente el régimen de Erdogan es más autoritario que democrático.

  • Cada vez con mayor frecuencia, los medios de comunicación sufren presiones y censuras, también padecieron censuras las redes sociales.
  • En el caso de los poderes, el presidente está en camino de controlarlos todos de manera absoluta, incluso al poder judicial.
  • Las fuerzas armadas también están en una situación de fuerte conflicto -pero esta es otra clave fundamental para entender el caos de Turquía que te contaré más adelante-.

Ante este difícil panorama, Estados Unidos expresó su descontento por las tendencias “antioccidentales y autoritarias de Erdogan”.

2. Preocupación de la OTAN

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a la que pertenece Turquía, se encuentra en  alerta por lo que sucede en el país. La política exterior turca tiene como base sus compromisos con la OTAN; sin embargo, su estadía allí está en completa discusión.

La cuerda floja en la que está transitando esta democracia genera intranquilidad, porque puede afectar la lucha contra ISIS y desestabilizar la región.

3. Amor y odio por Erdogan

La mitad de Turquía adora a Erdogan. Incluso sus más fervientes seguidores han expresado su voluntad y disposición de "morir por él”.

Al momento de desarrollarse el golpe, como Erdogan no estaba en el país, llamó a sus ciudadanos a salir a las calles para defender su país y su democracia. Miles y miles de personas hicieron caso, sin importar el riesgo que eso implicaba para su vida. El amor que tienen hacia su presidente fue más fuerte.

4. El golpe de Estado

Un viernes de julio, pleno verano en Turquía, comenzó a orquestarse el golpe de Estado. El mundo entero poco a poco se enteraba de lo que sucedía y con el paso de las horas llegaban más y más fotos y videos que mostraban una situación preocupante.

Tanques y militares comenzaron a salir a las calles para derrocar a Erdogan que en ese momento no se encontraba en el país. Ankara y Estambul fueron las ciudades con más movimiento y donde sucedieron los desastres más grandes. Además, medios como la CNN de Turquía fueron expulsados del aire y las redes sociales fueron bloqueadas para los habitantes del país -no así para los turistas-.

Antes de la medianoche las fuerzas armadas emitieron un comunicado donde expresaban que la “administración política ha perdido toda legitimidad y se ha visto obligada a retirarse”. En ese momento, el presidente se dirigió a sus habitantes a través de FaceTime pidiendo que salieran a la calle a manifestarse. Fue este pedido el que ayudó a que el golpe finalmente fracasara.

A las pocas horas los medios de comunicación del mundo entero lo anunciaban: el golpe no había podido ser.

¿Quién planeó el golpe? La mayoría de los allegados al presidente acusan a Gülen, quien había sido su mano derecha en un momento de la carrera política, pero que con el paso del tiempo se convirtió en su principal enemigo.

5. Las consecuencias del golpe

A pesar de que el gobierno elegido no pudo ser derrocado, casi 300 personas murieron en el enfrentamiento y más de 1.400 personas quedaron heridas.

Aquellos que alegaban ser seguidores de Gülen fueron detenidos. ¿De cuántas personas estamos hablando? Aproximadamente 18.000. Asimismo, más de 1.500 militares fueron expulsados de su lugar de trabajo por conspirar contra el gobierno elegido por la ciudadanía. Pero no solo se echó a quienes estaban vinculados a las fuerzas armadas, también se suspendió, y en ocasiones echó, a funcionarios públicos, educadores y jueces.

Aquellos canales de televisión, estaciones de radio y periódicos que fueron considerados "cercanos al movimiento Gülen" fueron cerrados o censurados.

6. Los militares y el gobierno de turno

Los militares fueron quienes llevaron adelante el intento de golpe. ¿Pero por qué lo hicieron? Y, sobre todo, ¿por qué en ese momento? Según la CNN, se esperaba que en agosto se desarrollara una purga de oficiales militares de alto rango que fueran leales a Gülen. Para adelantarse y no sufrir represalias decidieron orquestar el golpe de Estado.

Al no lograr su cometido, las fuerzas armadas se debilitaron. En cierta manera, Erdogan vio en ese intento de golpe de Estado una oportunidad para debilitarlas incluso más y hacerlas a un lado o controlarlas más de lo permitido. 

7. Relaciones con Rusia

La relación con Rusia ha atravesado varios obstáculos que la pusieron a prueba. Todavía no se ha deteriorado por completo, pero el embajador ruso asesinado en Turquía y el avión ruso derribado en 2015 la están agrietando cada vez más.

La Primera Guerra Mundial se desató cuando se asesinó al archiduque Francisco Fernando de Austria y muchos trazaron paralelismos con lo que podía suceder luego de que Anderi G. Karlov, embajador ruso, fuera asesinado a fines de diciembre de 2016. Tengo que admitirlo, esa imagen también pasó por mi cabeza.

Si bien el último suceso que involucró a estos dos países fue muy delicado, analistas consideran que quizá sea muy poco probable que eso rompa con las relaciones que tienen. "Ambos países están trabajando para entender la situación y enviar señales de cooperación”, explicó el New York Times.

Siria los une: s i bien cada país está parado en diferentes lugares -Turquía se opone al presidente Bashar al-ASSad y respalda los grupos rebeldes y Rusia apoya al presidente sirio- ambas naciones planean trabajar en conjunto para no desestabilizar -más de lo que está- a la región.

8. Los kurdos

Los líderes del partido kurdo de Turquía fueron detenidos en noviembre de 2016. En un comunicado, el Ministerio del Interior explicó que se debió a que se negaban a acudir a tribunales para declarar sobre acusaciones por actuar junto al grupo armado PKK.

Pero, ¿quiénes son? Entre 25 y 35 millones de kurdos viven en Turquía, Iraq, Siria, Irán y Armenia. Son el cuarto grupo étnico más grande del Medio Oriente pero no tienen un Estado.

Turquía está “reacia” a ayudarlos, según la BBC. ¿Por qué? Los kurdos son el 15 % o 20 % de la población turca, pero  no son completamente aceptados. Abdullah Ocalan, un kurdo, creó en 1978 la PKK, un estado independiente en Turquía. Años después comenzó una lucha armada a través de este grupo y, hasta el momento,  más de 40.000 personas han muerto.

En 2012 se acordó un alto al fuego en la región que habitan los PKK. Sin embargo, en julio del 2015 se rompió cuando hubo un atentado suicida cercano a Siria. Los kurdos de Turquía muchas veces son mirados con malos ojos porque se cree que tienen vinculación con este grupo armado

Estos ocho datos de Turquía pueden ayudar a comprender el caos que atraviesa ese país y toda su ciudadanía.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:ActualidadActualidadTurquiaVix