null: nullpx
cuidado de tatuajes

Todo lo que debes saber sobre los tatuajes y los piercings en el embarazo

Publicado 1 Ago 2017 – 07:30 PM EDT | Actualizado 23 Mar 2018 – 12:43 PM EDT
Reacciona
Comparte

Cuando te enteraste de que estabas embarazada probablemente te hayas hecho miles de preguntas. ¡Y si tienes tatuajes y piercings esas dudas se habrán multiplicado! Por eso aquí te damos las respuestas a aquellas interrogantes que algunas vez habrán pasado por tu cabeza (o la de una amiga).

Cómo se verá el tatuaje después del embarazo

Cada vez que la piel se estira, las ilustraciones pueden verse borrosas, descoloridas o deformes. Los tatuajes que están en el vientre, los senos o las caderas tienen más probabilidades de cambiar porque esas áreas se expanden más.

Puede ser también que el tatuaje mantenga su forma, pero si dentro de él se desarrollan estrías también se verá modificado. Las lociones y cremas no evitan la distorsión, pero esto siempre dependerá del tipo de piel y de la zona en que estén.

Sacar o no los piercings

No necesariamente las embarazadas tienen que quitarse los piercings. Pero por una cuestión evidente en algún momento los piercings en el ombligo van a resultar incómodos. Aquellas madres que deciden mantenerlos, se les aconseja que en los últimos meses de embarazo se los quiten. En el momento del parto no se debería tener ninguno.

Hacerse un nuevo tatuaje

Muchas madres se cuestionan por la seguridad de un nuevo tatuaje durante el embarazo. Se recomienda esperar unos meses después de la llegada del bebé. No hay que olvidar que cada vez que se introducen agujas en el cuerpo, existe la posibilidad de infección.

Además durante el embarazo existe una mayor probabilidad de tener una mala reacción a uno o todos los ingredientes de la tinta.

La epidural y los tatuajes en la espalda

Algunos estudios han cuestionado la seguridad de una anestesia epidural a través de la piel tatuada, afirmando que la aguja podría recoger la tinta, extenderse al canal espinal y causar graves problemas.

Si los pigmentos de la tinta llegan a la médula espinal, podría haber un riesgo de complicaciones neurológicas tardías. Ante cualquier duda lo mejor siempre será consultar con el médico y el anestesista.

Perforaciones en el pezón y amamantamiento

Una perforación en el pezón o en la areola no interfiere con la capacidad de producir leche, pero un anillo de pezón sí puede traer riesgos. En el caso de haber tenido piercings en el pezón la leche materna también saldrá por el agujero de la perforación.

Durante el embarazo el cuerpo experimenta grandes cambios, por eso lo más aconsejable es esperar un tiempo después del parto para pensar en tatuajes o piercings.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:cuidado de tatuajesOptimizadoVix