null: nullpx
colores

Cómo decorar en gris

Publicado 25 Feb 2013 – 01:57 AM EST | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

El gris es uno de los colores más temidos en decoración. Para muchas personas, está asociado a la tristeza y a la soledad, pero para nada tiene que ser así. Yo más bien argumentaría que está asociado a la neutralidad. Es un color que, como muchas veces decimos, no se mete con nadie, sino que más bien acompaña una buena decoración. Por ello, veremos cómo decorar en gris.

Cómo combinar el color gris 

Una de sus aplicaciones más efectivas es cuando nos decidimos por determinado tono y no tenemos un complemento y deseamos una combinación agradable. El gris es eso un color neutro, por lo que combinarlo con otros colores muchas veces nos facilita el trabajo.

No te arrepentirás de decorar en gris, siempre queda bien. Uno de los valores añadidos que tiene es la elegancia en el diseño sobre todo si lo empleas en saturaciones elevadas, casi negro.

Dentro de las combinaciones que más se aplican para decorar encontramos el  gris combinado con tonos de rojo, verde, fuscia y hasta amarillos. Sin dejar de mencionar el blanco y el negro, pero ya estos son motivo de su existencia, por lo que la combinación queda bien de cualquier modo.

Decoración en gris

Por lo general, se emplea el color gris para atenuar el efecto de los colores vibrantes en la decoración de interiores, o bien cómo base para crear fuertes puntos de énfasis mediante el uso de los colores anteriores. Por lo que estos colores pueden ser empleados en cojines, alfombras, mobiliario, mesas, decoración con cuadros para paredes, etc. Es lo fundamental.

En cuanto a las proporciones a usar no están limitadas ya que depende de las dimensiones de la habitación. Lo que sí no te aconsejo es utilizar un solo tono de gris. Al decorar en gris, necesitarás avivar la decoración en combinaciones. Por lo tanto, si optas por decorar con gris solamente, tendrás que hacer uso de las diferentes saturaciones de gris, creando zonas de énfasis en el fondo de las habitaciones, por ejemplo, con tonos más oscuros para crear sensación de profundidad.

No te preocupes por emplear el gris en tu hogar. Puedes hacerlo siempre que quieras. No es sinónimo de tristeza, para nada, sino de sobriedad y elegancia más que cualquier otra cosa.

Es un tono neutro por lo que combina perfectamente con cualquiera sea tu color favorito, incluso con esos bien colores vivos que te limitas a usar, como la decoración en colores fluorescentes, por ejemplo.

Que la decoración en gris no sea una atadura, al contrario, cambiarás estilos y conseguirás resultados certeros sin dudas. ¿Te parece una buena idea?

Reacciona
Comparte