Entretenimiento

Escándalo de acoso sexual amenaza a poderoso productor de Hollywood

Con declaraciones de la famosa actriz Ashley Judd y otras mujeres, el diario The New York Times ha desvelado supuestas acciones impropias del magnate Harvey Weinstein, dueño de las afamadas Miramax y The Weinstein Company.
8 Oct 2017 – 8:49 AM EDT

Hasta el pasado jueves 5 de octubre, Harvey Weinstein, de 64 años, se ostentaba como uno de los más poderosos productores de cine estadounidenses de las últimas tres décadas, con un buen número de nominaciones al Oscar y bastantes estatuillas; junto con su hermano Bob formó una de las sociedades más reconocibles en Hollywod y New York, amén de hacer que el cine independiente pudiera competir desde los 90 con los grandes productos de estudios, no solo por el reconocimiento de la crítica sino también por la aceptación popular en taquilla.

Muchas de las figuras más reconocidas de los últimos veinte años tuvieron sus primeras oportunidades gracias a ellos, como es el caso de Matt Damon, Ben Affleck, Quentin Tarantino, Gwyneth Paltrow, Cate Blanchett, Colin Firth o Renée Zellweger.

Acoso sexual en el trabajo: conoce tus derechos

Loading
Cargando galería


Sin embargo, el jueves apareció un extenso reportaje de investigación, titulado "Harvey Weinstein pagó a acusadoras de acoso sexual por décadas", escrito por Jodi Kantor y Megan Twohey que asestó un terrible golpe al magnate cinematográfico, que además, desde 1992 había sido uno de los principales contribuyentes a las campañas presidenciales del Partido Demócrata.

En el reportaje, el Times afirmó que Weinstein había llegado a acuerdos extrajudiciales y privados con ocho mujeres (las que se sabe hasta el momento) que lo habían acusado de acoso sexual y contacto físico no consentido en múltiples ocasiones, tanto en el ámbito laboral, como en su tiempo libre.

Entre las mujeres acosadas se encuentran las actrices Ashley Judd ( 'Kiss The Girls', 'Twin Peaks') y Rose McGowan ( 'Scream', 'Charmed'). También incluye las historias de varias asistentes que fueron parte de su estudio en diversos momentos de la década pasada y un incidente ocurrido en 2015 con la modelo italiana Ambra Battilana, quien fuera "manoseada" (en sus propias palabras) por Weinstein en sus oficinas ubicadas en Tribeca.

La hebra que dio pie a que se escribiera el reportaje, se dio a través de una entrevista concedida por Ashley Judd en octubre de 2015 al prestigiado Daily Variety, en la que la actriz había relatado un incidente ocurrido en el hotel Peninsula de Los Angeles (al parecer un escenario recurrente en los reportes de esta situación) en 1997, cuando éste, "de la nada", la había invitado a desayunar con él, aunque en el momento de publicarse la entrevista ella no había revelado su nombre, haciéndolo únicamente hasta que fue contactada por el diario The New York Times.

Según la actriz, el productor le aplicó lo que resultaría ser un patrón repetido antes y después: al llegar al hotel, Judd fue notificada de que Weinstein la esperaba en su suite privada y le fue dado un menú para que hiciera su orden; la actriz pidió cereal "para que la comida llegara rápido y salir lo más pronto posible de ahí."

Lo que sucedió después, relató y luego confirmó al Times, fue que Weinstein la recibió solo vestido con una bata de baño, le preguntó si quería dar o recibir un masaje o si le gustaría verlo mientras se daba una ducha. Después de varias negativas, Judd -que es una superviviente de abuso sexual infantil y activista por los derechos de los niños y las mujeres- consiguió salir ilesa del lugar. "Cuando me dijo que lo viera darse una ducha, le dije: 'Lo haré cuando gane un Oscar en una de tus películas'. Luego, cuando vi que al contradecirlo, volvía a tener control de mi realidad, salí de ahí. Y por cierto, nunca, nunca me ha ofrecido nada ese estudio. Jamás."

Aunque este patrón se había repetido varias veces, según relata la investigación, muchas de las mujeres recibieron compensaciones económicas que fueron del orden de los 80,000 a los 150,000 dólares, tras firmar acuerdos de confidencialidad, y nunca denunciaron el acoso, temiendo una represalia por parte de Weinstein o su empresa.

Harvey Weinstein y su hermano fundaron el estudio independiente Miramax en 1979. La productora lanzó varios éxitos como 'Pulp Fiction', 'Sexo Mentiras y Video' y 'Clerks'. En 1993, Disney ofreció 80 millones de dólares por la productora, garantizando que los hermanos seguirían al frente de la compañía. El primer premio Óscar de Miramax lo obtuvo con 'El Paciente Inglés' en 1996. Luego seguirán otros filmes de prestigio y éxito popular como 'Good Will Hunting', 'Shakespeare in Love', 'Sliding Doors' y 'The Talented Mister Ripley' .

En 2005, los hermanos Weinstein anunciaron su salida de Miramax para crear The Weinstein Company, un estudio con acuerdos de distribución internacional que operaría de manera independiente. Además de incontables películas de gran formato, los Weinstein también han producido numerosos programas de televisión, como el exitoso reality 'Project Runway'.

¡El amor se les acabó rapidito!

Loading
Cargando galería


En principio Weinstein emitió un comunicado en el que se disculpaba."Entiendo que la manera en que me comporté con algunas colegas en el pasado les causó mucho dolor, y sinceramente pido disculpas por ello. Aunque estoy tratando de ser mejor, sé que tengo un largo camino por delante. Estoy tratando con terapeutas y planeo tomar licencia de mi compañía y lidiar con este tema", firmó el también ganador de un Oscar por 'Chicago' en 2003 y casado desde 2007 con la diseñadora británica de modas Georgina Chapman, por quien Weinstein abandonó a su primera esposa por más de 20 años, Eve Chilton.

Weinstein después anunció que denunciaría al diario neoyorquino porque su historia era "difamatoria", aunque sta amenaza queda en entredicho, ya que el pasado viernes 6 de octubre, la tercera parte del consejo de The Winstein Company (compuesto únicamente por hombres) renunció a su cargo y el propio Weinstein solicitó licencia indefinida de su puesto, mientras que Bob Weinstein, dos años menor que su hermano, ha solicitado que se lleve a cabo una investigación exhaustiva sobre los alegatos y su validez.

Aunque el Times señala que los acosos sexuales y laborales de Weinstein eran un secreto a voces, también puntualiza que se habían mantenido en un silencio tácito por parte de los medios especializados en entretenimiento por varios años, debido a los vínculos amistosos y laborales de numerosos miembros de la prensa con Weinstein y su empresa. Después del escándalo del comediante Bill Cosby, cada vez son más los casos de acoso sexual que salen a la luz en Hollywood, aunque sea un mal momento para la compañía, ya que desde 2013 no han tenido un filme que sea redituable y han tenido que reducir sus gastos.

Esta es la historia de cómo en 48 horas un emporio de entretenimiento pero con problemas económicos, fue sacudido por el poder de la prensa escrita, en este caso, dos reporteras del The New York Times y el poderoso testimonio de una actriz feminista.

Más contenido de tu interés