null: nullpx
Entretenimiento

El doloroso precio de ser feliz: conoce la historia de Coral Bonelli

Nació llamándose Fernando García Ortega, y en exclusiva abre su corazón para narrar lo complejo que ha sido rehacer su vida como una actriz transgénero.
15 Jun 2018 – 6:36 PM EDT

La actriz Coral Bonelli tiene cincuenta años en el medio, y una carrera impecable desde su infancia, cuando empezó a trabajar en estudios de cine de México.

Con el nombre Fernando García Ortega siendo solo un niño compartió créditos con figuras como Anthony Quinn, Katy Jurado y Sara García y su frente aún guarda las 32 puntadas como resultado de la pedrada que recibió mientras actuaba en la película 'Fe, esperanza y caridad'.

Coral revela en entrevista a Univision Entretenimiento que su cuerpo le causaba conflicto. Siempre se identificó como una mujer y tras años de reflexión y búsqueda, lo resolvió mediante una operación de reasignación de género.

Caitlyn y más famosos transexuales o transgénero

Loading
Cargando galería


Parte de esta historia, Coral la narró en el galardonado documental ' Quebranto', dirigido por el cineasta mexicano Roberto Fiesco, que muestra con sensibilidad la relación entre Coral y su madre, Lilia Ortega, y las consecuencias de asumirse transgénero en un país donde la tolerancia por esta condición es muy escasa.

Cuando Coral se inició en el cine, todo el mundo decía que cuando fuera mayor se convertiría en un gran actor, que la suerte que tenía al comenzar siendo un niño en el cine de oro mexicano le auguraba una carrera envidiable pero decidió buscar su propio sendero, que fue la ruta a llegar a ser Coral Bonelli.



Coral tiene en su haber casi 40 películas. En su adolescencia participó en el filme 'La seducción' al lado de Gonzalo Vega y Viridiana Alatriste, a quien recuerda por su belleza incomparable.

Actualmente vive en una zona popular al centro de la Ciudad de México donde se gana la vida poniendo coreografías a quinceañeras, de hecho, hace unos años se hizo una fiesta de XV y nos comentó que su vestido costó 500 pesos, alrededor de 23 dólares.

La actriz transgénero no se da por vencida y pide trabajo abiertamente: "Como extra he hecho más películas, pero trato siempre de no llamar la atención para que me sigan contratando. Mucha gente no me da trabajo por mi condición, siento que en ocasiones estoy desaprovechada, yo estoy levantando la mano hasta para que me inviten a hacer un papel de señora, lavando trastes", concluyó la primera actriz que ha sido reconocida, a raiz de que su aparición en el aclamado documental que narraba su historia, como un ejemplo de dignificación a los derechos de la comunidad LGBT en América Latina.

También te puede interesar:

Más contenido de tu interés