null: nullpx
Arg-local

El secreto que guardaron por años la reina Isabel y el príncipe Felipe, mucho antes de casarse

Publicado 20 Nov 2018 – 03:41 PM EST | Actualizado 21 Nov 2018 – 11:09 AM EST
Reacciona
Comparte

La reina Isabel y Felipe de Edimburgo, dieron el sí, quiero el 20 de noviembre de 1947 en una hermosa boda en la abadía de Westminster. Sin embargo, su historia de amor comenzó muchísimo tiempo antes, pero tuvieron que mantenerlo en secreto por el rotundo rechazo de la realeza.

Isabel y Felipe: una historia oculta de amor

Isabel y Felipe eran primos segundos por Christian IX de Dinamarca, primos terceros por la reina Victoria y primos cuartos por Jorge III, lo que hacía que se vieran bastante seguido en las reuniones familiares. «Ella disfrutaba del humor grueso de Felipe, además de su atractivo físico», nos explica Gustavo Ayala, licenciado en Comunicación Social, guía de turismo y especialista en la realeza.

La relación afectuosa que comenzaron cuando ellos eran tan solo unos niños se mantuvo a lo largo de los años, convirtiéndose poco a poco en más que una adorable amistad. Sin embargo, el r ey Jorge VI y la r eina Madre (padres de Isabel) consideraban que el interés de su hija por Felipe era excesivo y que solo sucedía porque «no conocía otros hombres», asegura el especialista.

Por este motivo, la familia comenzó a organizar eventos sociales para presentarle otros pretendientes de la aristocracia a Isabel.

No obstante, esa atracción que sentían desde hace años pudo luchar contra todo pronóstico y, en agosto de 1946, cuando Isabel tenía 20 años y Felipe 25, se comprometieron en completo secreto.

«Era la primera vez que Isabel hacía algo sin consultar a sus padres. Luego provocó el primer enfrentamiento serio cuando insistió en casarse con aquel príncipe griego que no tenía un centavo. Quería obtener el permiso de su padre, pero este no quería dárselo», asegura Ayala.

No solo se opusieron los padres de Isabel

De acuerdo al especialista, los cortesanos presentaron al monarca una encuesta de la revista «Sunday Pictorial», según la cual un 40% de los británicos con conciencia de clase se oponían al matrimonio por la condición de «extranjero» de Felipe.

Recordemos que Felipe nació en Corfú, una isla griega del mar Jónic, como príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca, pero a raíz de la guerra, su familia tuvo que huir y mudarse primero a Francia y años más tarde, a Reino Unido. Al crecer, Felipe solicitó la nacionalidad británica para servir en la Marina Real, en la que alcanzó el grado de teniente.

Isabel no aceptó un no, le hizo frente a la oposición de su padre y le insinuó que, si no le daba permiso para casarse con Felipe, abdicaría para hacerlo igual, tal como había hecho su tío, el duque de Windsor, quien abdicó para casarse con la mujer que amaba.

«Su amor por Felipe era tan evidente que no tardó en dar pie a rumores, llegando a publicarse en la prensa extranjera que los dos estaban comprometidos de modo informal, mientras que la casa real emitía comunicados desmintiéndolo», explica Ayala.

La gran boda real

Recién a principios del año 1947, cuando Isabel cumplió 21 años, el rey accedió a dar el permiso para que se realice la boda. Eso sí, siempre y cuando Felipe cambie de nombre, nacionalidad y religión.

Felipe lo hizo: renunció a sus orígenes griegos, sus títulos, su religión y su carrera naval, pero, aun así, el rey se negaba a anunciar el compromiso y ordenó mantener el más absoluto secreto, esperando contra viento y marea que Isabel cambiara de opinión.

Recién el 8 de julio de 1947, el rey consintió que Felipe le entregara el anillo a su hija y dos días después, el portavoz de palacio anunció su compromiso, después de desmentirlo durante dos años.

Finalmente, el 20 de noviembre de 1947, Felipe e Isabel se unieron en matrimonio y en la víspera de su boda, Jorge VI lo nombró duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón Greenwich. Llevan casados 71 años y tuvieron cuatro hijos: el príncipe de Gales, la princesa Ana del Reino Unido, Duque de York y el príncipe Eduardo.

Hoy, su historia de amor es una de las más resonantes de la realeza y siguen igual de unidos como el primer día.

Más sobre la realeza:

Reacciona
Comparte