null: nullpx

Mi carro es un limón ¿Qué hago?

Cuando un carro nuevo presenta la misma falla recurrentemente sin que el concesionario pueda repararla, la ley da a su dueño opciones que no todo el mundo conoce.
24 Abr 2019 – 05:59 PM EDT
Reacciona
Comparte
1/7
Comparte

¿Qué es un limón?


Un limón es un carro que presenta una o varias fallas sustanciales de tipo mecánico o eléctrico que son persistentes, las cuales después de varios intentos el concesionario, o taller mecánico, no consigue reparar. Esta es una circunstancia que crea una gran frustración a los compradores afectados ya que una de las promesas de la compra de un carro, especialmente cuando es nuevo, es la de disfrutar de unos años iniciales libres de problemas.

No todo el mundo corre con suerte al comprar un carro nuevo. Un estimado del 1% de los carros nuevos vendidos en Estados Unidos resultan ser limones.
Crédito: Shutterstock
2/7
Comparte

No todo carro defectuoso es un limón


Para que un carro sea considerado un limón el defecto debe ser sustancial y afectar el funcionamiento del vehículo o la seguridad de sus pasajeros. Defectos como un vidrio roto, o una tapicería mal cosida no cumplen con los requisitos de sustancialidad. El defecto debe ser de fabricación y no la consecuencia del mal uso del vehículo.
Crédito: Shutterstock
3/7
Comparte

Leyes Limón


Cada estado de Estados Unidos así como el Distrito de Columbia tienen su propia ‘ley limón’, y aunque cada una establece sus propios criterios para clasificar un carro como limón, todas ofrecen remedios similares para solucionar el problema, que básicamente se traducen en la recompra del vehículo por parte del fabricante y no del concesionario, como mucha gente cree.
Crédito: Shutterstock
4/7
Comparte

Falla persistente


QuoteWIzard, un sitio de agregación para la cotización de pólizas de seguro, explica que el criterio que aplica en todos los estados, es que para hacer reclamos bajo la ley limón tienen que haber ocurrido múltiples intentos fallidos de reparación del mismo problema.
Crédito: Shutterstock
5/7
Comparte

Pasos


Sin embargo, hay que tomar medidas para aprovechar los remedios legales:
Documentación: Es muy recomendable documentar las fallas e intentos de reparación, guardando toda la documentación relativa como órdenes de reparación, y recibos del taller mecánico.
Notificar al fabricante: Es importante notificar por escrito al constructor del vehículo la sospecha de que el vehículo es un limón.
Iniciar el procedimiento oficial de reclamo antes de que se cierre la oportunidad legal para hacerlo: Aunque cada estado establece el tiempo oportuno para solicitar las reparaciones establecidas por su ley limón particular, es común que tanto los reportes de las fallas, así como sus intentos de reparación deban haber ocurrido antes del primer o segundo año contado desde la compra del vehículo, o antes de las primeras 12,000 a 24,000 millas recorridas. Usualmente la oportunidad para aplicar la ley expira después de que ocurre el primero de estos hitos.
Crédito: Shutterstock
6/7
Comparte

Carros nuevos o usados


La mayoría de las leyes limón solo protegen contra defectos de fabricación en autos nuevos, sin embargo, los estatutos de los estados de Connecticut, Massachusetts, Minnesota, Nueva Jersey, Nuevo México y Nueva York cubren también a los autos usados. Esto es importante, ya que muchos carros limones terminan en el mercado secundario.
Crédito: Shutterstock
7/7
Comparte

Datos importantes


Según un estudio de YourMechanic, la plataforma de Silicon Valley que presta servicios de mecánica automotriz a domicilio en Estados Unidos y Canadá:
  • Más del 60% de los dueños de limones gastan 5,000 dólares o más en reparaciones.
  • 41% de los carros limones presentan defectos en plena marcha.
  • 68% de los compradores afectados notan las fallas durante el primer mes de propiedad.
  • Los frenos constituyen el sistema que presenta fallas con mayor frecuencia.
Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Consejos Autos

Más contenido de tu interés