publicidad
"Mi mamá es la dreamer original y yo estoy realizando el sueño americano de ella", dice el primer abogado abiertamente indocumentado del estado de Nueva York, César Vargas, sobre su madre Teresa Galindo que en esta foto aparece a su lado.

Este es César Vargas, el primer abogado indocumentado de Nueva York

Este es César Vargas, el primer abogado indocumentado de Nueva York

A un año de juramentar como el primer abogado abiertamente indocumentado del estado de Nueva York y en el contexto de las políticas migratorias bajo el mandato de Donald Trump, el dreamer César Vargas reafirma su misión de apoyar a la comunidad desde la abogacía y el activismo.

"Mi mamá es la dreamer original y yo estoy realizando el sueño amer...
"Mi mamá es la dreamer original y yo estoy realizando el sueño americano de ella", dice el primer abogado abiertamente indocumentado del estado de Nueva York, César Vargas, sobre su madre Teresa Galindo que en esta foto aparece a su lado.

NUEVA YORK. - César Vargas tiene muy presente el último día que pasó en Puebla. Estaba en clases. Cursaba el kínder, y cuando su mamá, Teresa Galindo, los recogió a él y a sus hermanos, en lugar de irse a casa, llegaron a la catedral.

"Mi mamá fue directo al altar y rezó. Me acuerdo que dijo, 'Diosito, cuídanos' ", repasa quien hoy día es el primer abogado indocumentado del estado de Nueva York.

Estaban por comenzar un rumbo difícil, estaban por cruzar la frontera.

No llevaban maleta. "Mi mamá llevaba una bolsa de plástico y en esa bolsa de plástico teníamos toda nuestra vida".

Tenía 5 años cuando ese momento dejó su marca. Hoy, Vargas tiene 33 años y este febrero se hace un año desde que juramentó como abogado tras una batalla judicial de cuatro años para poder ejercer su profesión pese a su estatus migratorio.

"Es un gran orgullo ser abogado aquí en este gran estado que llamo mi hogar, pero lo más importante es que puedo representar a mi comunidad inmigrante y mi comunidad neoyorquina".

De acuerdo con Vargas, ésa es la razón por la que es abogado: para representar a la comunidad, a los que necesitan de su voz.

Vargas explica que se ve reflejado en las vidas de sus clientes. Actualmente representa un niño que escapó de la violencia en Honduras y, como que como cuenta Vargas, vino solo a Estados Unidos cuando tenía 13 años.

publicidad

"Cuando escuché su historia, me vi a mí mismo", explica al reflexionar que en casos como ese se reafirma en su misión en la abogacía.

De ese modo, siente que al representar a familias y miembros de la comunidad, contribuye a que ellos puedan tener la oportunidad de ese inquieto sueño americano que Vargas ha podido vivir.

En ese día a día, la figura de la madre de Vargas, Teresa Galindo, ha sido clave en inculcarle la perseverancia, en animarlo a completar sus estudios universitarios y continuar su rumbo abriendo las puertas necesarias para progresar.

Teresa Galindo junto a cuatro de sus ocho hijos, entre ellos César Varga...
Teresa Galindo junto a cuatro de sus ocho hijos, entre ellos César Vargas (al centro), en Puebla, México antes de comenzar el trayecto hacia Estados Unidos. "Mi mamá llevaba una bolsa de plástico y en esa bolsa teníamos toda nuestra vida", cuenta Vargas de aquel momento que cree que ocurrió en abril de 1990.

"Siempre hablan de los dreamers porque fuimos a la universidad y estamos saliendo adelante... Le echan la culpa a nuestros padres de cruzar la frontera sin documentos. Pero nuestros padres han sido los soñadores originales. Mi mamá es la dreamer original y yo estoy realizando el sueño americano de ella", reflexiona al resaltar su valentía.

En la pasada Marcha de las Mujeres en Nueva York, Vargas fue uno de quienes desde la tarima honró a su madre y sus razones para haber estado allí en esa multitudinaria manifestación. A semanas de aquella marcha, se reafirma en el poder que le ha dado doña Teresa Galindo.

"Ella es mi héroe y nunca le voy a echar la culpa por darme una vida mejor", afirma Vargas de la mujer que en ese momento recién había enviudado y emprendió el camino de cruzar la frontera de Tijuana a San Diego con cuatro de sus ocho hijos. Los otros cuatro ya estaban en Estados Unidos.

publicidad

A sus 72 años, Galindo continúa trabajando -"para tener su propio dinerito"-, pero cerca de sus nietos y de sus hijos.

Ella, también, continúa firme en las enseñanzas a sus hijos y los ha acompañado a manifestaciones como una caminata de dreamers de Nueva York a Washington organizada por Dream Action Coalition, una organización que trabaja por los indocumentados en la que Vargas es codirector.

El abogado dreamer César Vargas, a la extrema derecha, marcha con un gru...
El abogado dreamer César Vargas, a la extrema derecha, marcha con un grupo de inmigrantes como parte de la "Caravana de valentía", convocada por el Dream Action Coalition (DRM), el pasado 22 de noviembre. A la izquierda se encuentran su madre Teresa Galindo y su hermano Carlos Vargas.

"Ella siempre me ha dicho que como latinos tenemos contar nuestras historias", explica Vargas quien coincide con su mamá al subrayar que en tiempos de incertidumbre, esas voces deben trascender para exigir respeto por los derechos de la comunidad indocumentada e hispana, en general.

Los retos de la política migratoria actual

No hay duda que las voces de indocumentados y activistas como Vargas ahora se necesitan más que antes.

En momentos que la comunidad indocumentada vive bajo el umbral del miedo y la confusión por las políticas migratorias del presidente Donald Trump y, particularmente los recientes operativos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en el país, la misión de Vargas se afila.

"Como abogado les digo que no se queden callados. Tienen derechos. Con documentos o sin documentos, tenemos derechos como gente viviendo aquí. Estados Unidos es una gran nación que todavía protege las libertades de las personas", recalca Vargas.

publicidad

Si bien el abogado reconoce que Trump y su gabinete están cambiando las prioridades de deportación y lo que ICE tiene en la mira, Vargas exhorta a que la comunidad tenga un papel activo ante esta coyuntura.

"Cuando la gente está callada y en las sombras, es cuando les pueden quitar los derechos. Pero cuando están con la comunidad, cuando están los vecinos, la gente conoce su historia, no están solos y pueden luchar las deportaciones no solo en la corte sino en la opinión pública", reflexiona.

A juicio de Vargas, el poder está localmente: en los vecindarios, "no en Washington, D.C., no en Albany o en los capitolios estatales".

"Es ahí", agrega, "donde debemos crear las relaciones fuertes para luchar contra el racismo y el clima antiinmigrante que estamos viendo".

Vargas hizo parte de la campaña presidencial de Bernie Sanders, cuando se convirtió en uno de sus estrategas en temas como inmigración, educación y la crisis en Puerto Rico. Esa experiencia, como su cotidianidad, lo llevan a reflexionar sobre cómo este país puede brindar oportunidades a aquellos que luchan por eso y sus comunidades.

"En esta nación podemos hacer mucho si nos unimos a nuestra comunidad".

Eso que dice Vargas viene de sus experiencias, de lo que sucede cuando uno -indocumentado o no- destapa el relato personal y se da cuenta que no se está solo.

publicidad

"Las cosas grandes en esta nación no se cumplen por una sola persona, sino que se involucran muchos", sostiene.

Vargas, inevitablemente, se acuerda de su madre que arriesgó tanto por sus hijos en aquel cruce que Vargas calcula fue en abril de 1990.

"Lo que me enseñó mi mamá es que el sueño americano no es un carro bonito, una casa grande o una oficina bonita. (El sueño americano) es hacer tu parte para que todos tengan esa oportunidad, sin importar tu religión, tu género, o tu estatus migratorio". Hay lecciones que, como esta de doña Teresa Galindo a su hijo, nunca se van de nosotros.

Vea también: Así son los 'Dreamers' que luchan por los derechos de los indocumentados

Así son los 'Dreamers' que luchan por los derechos de los indocumentados (FOTOS)


Lea también:

Relacionado
Dreamer se convierte en abogado de Nueva York
César Vargas se convierte en el primer abogado 'dreamer' de Nueva York
Su lucha por convertirse en abogado comenzó en 2012, cuando le negaron su licencia por su estatus migratorio
Relacionado
El doctor Harold Fernández exhorta a que el paciente hispano se informe...
De indocumentado a cirujano en un hospital de Long Island
Tras pasar en Estados Unidos varios años sin documentos, las experiencias del doctor Harold Fernández y su formación familiar han informado su gestión como jefe de cirugía cardiovascular en el Southside Hospital en Long Island, Nueva York.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad