publicidad
Voluntarios ayudan a remover escombros de un edificio que colapsó en Ciudad de México. El Servicio Sismológico Nacional informó que el sismo ocurrió a las 01:14 pm, tiempo del Centro de México.

Héroes sin capa: así es como los voluntarios ayudan tras el terremoto en México

Héroes sin capa: así es como los voluntarios ayudan tras el terremoto en México

En la capital del país, la gente camina entre las calles con palas, picos y guantes en mano. Todo mundo quiere tender su ayuda -poca o mucha- a quien la requiera.

En video: El rescate de una mujer atrapada por más de 24 horas entre los escombros en México Univision

CIUDAD DE MÉXICO. - Los voluntarios corren a toda velocidad calle tras calle intentando conseguir tanques pequeños de oxígeno; los que están disponibles son demasiado grandes y no caben entre las ruinas de lo que fue el Colegio Enrique Rébsamen, donde niños y adultos están sepultados tras el terremoto de magnitud 7.1 que sacudió a México esta semana.

"Necesitamos inyecciones de epinefrina (adrenalina), medicinas para los ojos y mantas térmicas", grita una joven casi en vano, dado que no hay nada de eso en las mesas de donaciones. Las autoridades ahí presentes tampoco responden al llamado.

El momento de la colecta para tanques de oxígeno y otros materiales médi...
El momento de la colecta para tanques de oxígeno y otros materiales médicos.


Pasan cinco minutos. Luego 15. Ante la negación, Oscar Paniagua, un colono de la Ciudad de México, toma el casco de uno de sus compañeros y comienza a pedir dinero. En menos de 30 minutos se logran juntar 6,000 pesos (unos 340 dólares), los cuales quedan en las manos de un joven ciclista que sale disparado a una farmacia especializada donde venden el material médico.

Es así como se van resolviendo los problemas en todas las zonas de desastre. Como si se tratase de un gran desorden controlado... como se dan los saltos de fe.

El Ejército que llegó "sin nada"

Han pasado más de 24 horas de ocurrido el sismo que dejó centenares de muertos en el centro y sur de México. En la capital, la gente camina entre sus calles con palas, picos y guantes en mano. Todo mundo quiere tender su ayuda -poca o mucha- a quien sea que la requiera.

Gerardo Ortiz, uno de los voluntarios en el derrumbe del Colegio Enrique...
Gerardo Ortiz, uno de los voluntarios en el derrumbe del Colegio Enrique Rébsamen.


“Todos los vecinos nos organizamos tras el temblor. Nosotros solitos, porque es una vergüenza la ayuda del gobierno. Después de horas llegó la Marina, llegó el Ejército, gente de la delegación y todo tipo de autoridad pero, los mandaron sin nada: sin herramientas, sin medicina, sin logística. Es increíble que todo lo hayamos hecho nosotros”, dice Gerardo Ortiz, un habitante de la colonia Prado Coapa.

Ortiz explica que a pesar de la presencia de soldados, “ellos no podían hacer nada porque no traían picos, ni cinceles, ni maderas. Tuvimos que darles herramienta que fue donada por particulares”.

Los corazones se abren

Unos levantan escombros, otros cocinan o cuidan el perímetro, hay quienes dirigen el tránsito o están aquellos que donan dinero o víveres. Ante la tragedia la ayuda llega de todas partes. En todos tamaños y modos. No hay un orden, no hay líderes oficiales, ni reglas a seguir, las personas hacen lo que pueden y se van adaptando o improvisando según se requiera.

publicidad

En la colonia Obrera, en el centro de la capital, Alberto Sadán está a punto de entrar en una fábrica de textiles que colapsó y en cuyo interior todavía permanecen trabajadores, algunos de ellos de origen taiwanés. "Vamos a apoyar al Ejército, la Marina y a los Topos en la remoción de escombros", detalla.

Miguel Ángel también es voluntario, pese a que perdió su pierna derecha...
Miguel Ángel también es voluntario, pese a que perdió su pierna derecha en un accidente de trabajo.


Al sur de la Ciudad de México, Miguel Ángel reparte comida a socorristas, brigadistas, soldados y víctimas.

“Me gustaría tener mi pierna para poder ayudar más. Siento impotencia porque yo crecí en este barrio, conozco a todos. Ojalá pudiera rescatar a las personas (sepultadas)”, narra el joven de 28 años, quien se apoya con sus muletas para caminar, pues tuvo un accidente a principios de este año.

A esto se suman los estudiantes y profesionistas que asisten a la gente para atención médica, psicológica e incluso, ante la falta de peritos oficiales, arquitectos han dado su asesoría respecto a los daños de inmuebles, pues muchas personas quieren entrar a sus casas u oficinas por dinero, ropa o documentos.

publicidad

Y aunque se han presentado reportes de hurtos, desmayos y riñas menores, los buenos corazones se siguen abriendo ante el dolor, el miedo y la tragedia que no dejan de sentirse tan hondo.

El puño del silencio: el gesto que enmudece México tras el terremoto (fotos)
Relacionado
preview
¿Cómo ayudar a los afectados del terremoto en México desde Estados Unidos?
Mientras se evalúa el daño causado por el sismo de 7.1 de magnitud, que sacudió el martes varios puntos del centro del país, puede donar a través de estas organizaciones.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad