publicidad

"Dramático" el supermartes de Chris Christie y Bill Clinton

"Dramático" el supermartes de Chris Christie y Bill Clinton

Ninguno aspira a la presidencia del país, pero ayer, durante el proceso de primarias más grande en Estados Unidos, ambos se destacaron por su comportamiento.

Christie y Clinton

Aunque el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, pudiera alegar que al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, le fue peor, lo cierto es que el martes el comportamiento de ambos políticos sobresalió durante la jornada electoral conocida como el supermartes.

Los aspirantes a la nominación presidencial demócrata Hillary Clinton y Bernie Sanders se disputaban 865 delegados en 12 estados y Samoa. De otra parte, los republicanos Donald Trump, Ted Cruz, Marco Rubio, John Kasich y Ben Carson se disputaban 595 delegados en 11 estados. Y en medio de ese escenario, tanto Bill Clinton como Chris Christie exhibieron conductas que al primero le provocaron un halón de orejas y al segundo todavía lo mantienen en la cuerda floja.

publicidad

Temprano en el día, el expresidente Bill Clinton llamó la atención en Boston, Massachusetts, donde la ley electoral prohibe hacer campaña por algún candidato a menos de 150 pies de los centros de votación.

El expresidente acudió al gimnasio del colegio Holy Name Parish de Boston para saludar a los votantes y a los funcionarios electorales. Apretó manos y regaló sonrisas por doquier, aunque jamás mencionó a su esposa, Hillary Clinton, ni a su rival por la nominación presidencial demócrata, Bernie Sanders.

Precisamente eso fue lo que lo salvó de ser acusado de violar la ley electoral. La cadena CNN entrevistó al portavoz oficial del estado, Brian McNiff, quien les aseguró que no existe una denuncia contra el expresidente, porque "saludar y conocer personas no constituye hacer campaña".

Sin embargo, enfatizó que la campaña de Hillary Clinton fue advertida de que ese tipo de presentaciones en los colegios no es saludable; alguien podría pensar que se trata de una estrategia para influenciar a los votantes indecisos.

Airoso salió el expresidente de este asunto, suerte que habría deseado el republicano Chris Christie, pues desde el amanecer hasta bien entrada la noche, su situación fue de mal en peor.

Despertó con el editorial del diario Union Leader, de Nuevo Hampshire, titulado "Christie fue nuestra mala elección", en el cual se disculparon por haberlo apoyado cuando aspiraba a la nominación presidencial. Tras sufrir varias derrotas, el pasado 10 de febrero se retiró de la contienda y a fin del mes anunció su respaldo a la candidatura del magnate Donald Trump.

publicidad

Esa acción le valió el repudio del Union Leader, que despotricó contra el político ya que en vez de alzarse contra Donald Trump, lo que hizo fue arrodillarse ante el "bully".

Más tarde se dio a conocer que varias publicaciones en Nueva Jersey le exigieron la renuncia, ante el flaco servicio que ha ofrecido a su estado, donde ha estado fuera de funciones oficiales 261 días.

Y en la noche, el supuesto aliado de Donald Trump le robó la atención en Florida. Christie fue el encargado de presentar al magnate republicano y ofreció un mensaje de poco más de dos minutos, en el cual proclamó las victorias de su candidato en el mismo tono apesadumbrado que utilizó cuando reportó las pérdidas que provocó en su estado el paso del huracán Sandy: 37 vidas y destrucción por $30 mil millones.

Su seriedad contrastaba con las palabras que emitía. Incluso cuando Donald Trump tomó el micrófono, los continuos gestos de preocupación de Christie restaron protagonismo al mensaje del gran triunfador republicano del supermartes.

¿Se lo habrá perdonado Donald Trump? ¿Se habrá arrepentido de ofrecerle su apoyo? ¿Habría estado dolido por el fuerte rechazo que recibe aún en su estado? Son respuestas que sólo conoce el gobernador de Nueva Jersey.

Clinton y Trump: los favoritos del supermartes /Univision

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad