publicidad
Donald Trump

Por qué Trump no es (aún) el candidato republicano y qué ocurre a partir de ahora

Por qué Trump no es (aún) el candidato republicano y qué ocurre a partir de ahora

El millonario consiguió más delegados que ningún otro candidato en el supermartes pero aún debe salvar estos obstáculos para ganar.

Donald Trump
Donald Trump

Por Eduardo Suárez, @eduardosuarez (*)

Donald Trump ganó más delegados que ningún otro candidato durante el supermartes. Pero no todo fueron buenas noticias para el millonario neoyorquino, que perdió en cuatro estados y no alcanzó el 50% en ninguno de los lugares que estaban llamados a votar. Es el favorito indiscutible para hacerse con la candidatura republicana pero aún suscita rechazo entre un sector importante del electorado conservador. A continuación explico los obstáculos que aún debe salvar Trump para ganar.

Trump: "Fue una noche dura para Rubio, es un debilucho" /Univision


Doce estados estaban llamados a votar en el supermartes. En ocho Trump fue el aspirante más votado. En uno (Minnesota) ganó Marco Rubio y en tres (Texas, Alaska y Oklahoma) ganó Ted Cruz. Estas cifras son menos importantes de lo que parece porque esta vez los delegados se repartían de forma proporcional. Es decir, el ganador no se los llevaba todos.

El gráfico que publico aquí debajo explica muy bien cuáles eran las reglas en cada uno de los estados. Todos menos dos incluyen umbrales del 15% o del 20%. Los candidatos que quedan por debajo de esas cifras no entran en el reparto de delegados.


Esos umbrales fueron un problema grave para Rubio, que quedó fuera del reparto de delegados en estados como Texas, Alabama o Vermont. Su campaña confiaba en alcanzar el 20% en esos estados. Sobre todo en Texas, donde se repartían más delegados que cualquier otro estado del supermartes y donde todos daban por hecho el triunfo de Cruz.

John Kasich y Ben Carson no despuntaron en ningún estado. Pero Rubio fue el gran perdedor de la noche. En primer lugar porque su colega Cruz salió reforzado de la noche: ganó tres estados, arrasó en Texas y se presentó como el único candidato capaz de ganar a Trump. En segundo lugar, porque se quedó a las puertas de batir a Trump en el estado de Virginia. Un triunfo que habría dado un impulso fuerte a su carrera electoral.

publicidad

El triunfo en Minnesota es un trofeo menor y no consolará al entorno de Rubio, que debe centrarse ahora en ganar Florida: un estado donde quien gana se lleva todos los delegados y donde hoy por hoy los sondeos coronan a Trump.

La buena noticia para Rubio es que una derrota como la de Virginia es menos relevante de lo que parece. Como dice aquí Nate Silver, apenas le ha costado sacar un delegado menos que Trump.


El supermartes deja a Trump por delante de sus rivales pero muy lejos de los 1,237 delegados que necesita para hacerse con la nominación.

Resultados


Este otro gráfico ayuda a comprender hasta qué punto sigue abierta la carrera republicana. Todos los candidatos siguen muy lejos de los delegados que necesita cualquier candidato para ser elegido candidato en la convención.

Resultados2

La fecha decisiva de las primarias republicanas será el 15 de marzo. Ese día sabremos si Trump es un candidato imparable o si alguno de sus rivales tiene todavía opciones de derrotarle en una carrera larga. Pero antes de ese día están llamados a votar los republicanos de 10 territorios: ocho estados más Puerto Rico y Washington DC.

Este sábado se celebran las primarias de Luisiana y los caucus de Maine, Kansas y Kentucky y se reparten 155 delegados. A priori los dos últimos son estados propicios para Cruz y para Rubio y los dos primeros son lugares donde debería ganar Trump. Al día siguiente vota Puerto Rico, donde Rubio es el favorito indiscutible a pesar del rechazo que suscitó su negativa a ofrecer un rescate financiero a la isla cuando quebró.

publicidad

El martes 8 de marzo se celebran las primarias de Idaho, Michigan y Mississippi y los caucus de Hawai. Se reparten 150 delegados pero ese día es importante sobre todo saber qué ocurre en Michigan. Es el primer estado del Medio Oeste industrial que vota y el que empezará a medir las fuerzas de Rubio y Kasich: los dos candidatos que aspiran a ser la alternativa a Trump.

Siete días después, votan Florida, Ohio, Illinois, Missouri y Carolina del Norte: cinco estados que otorgan todos sus delegados al ganador. Ese día Trump puede sellar su candidatura. Pero para ello debe derrotar a Kasich y Rubio en sus propios estados y evitar que Ted Cruz dé la sorpresa en algún otro lugar. Es una guerra en varios frentes pero Trump tiene una ventaja notable: quienes se oponen a él siguen teniendo demasiadas alternativas.

Los rivales del millonario neoyorquino tienen a su favor dos debates y millones de dólares en anuncios negativos que inundarán los canales de los estados que votarán en los próximos días. Queda medio mes para parar a Trump.

(*) Este artículo fue publicado originalmente en la página Pol16.

Lea también:

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad