publicidad
Silicon Beach Fest: miembros de un panel discuten sobre la creación de contenido original en la web durate el festival de tecnología SBF el 23 de junio de 2012.

'Silicon Beach': la ola tecnológica de Los Ángeles trae innovación, empleos y sospecha

'Silicon Beach': la ola tecnológica de Los Ángeles trae innovación, empleos y sospecha

El norte de California tiene al Valle del Silicio, pero ahora Los Ángeles es un imán de la industria tecnológica. 

Silicon Beach Fest: miembros de un panel discuten sobre la creación de c...
Silicon Beach Fest: miembros de un panel discuten sobre la creación de contenido original en la web durate el festival de tecnología SBF el 23 de junio de 2012.

Silicon Beach Fest: tecnología, playa y empresa

LOS ÁNGELES, California - Durante la ceremonia inaugural de Silicon Beach Fest, un festival de compañías de tecnología en Los Ángeles, el concejal y candidato a la alcaldía angelina, Eric Garcetti, aseguró que gracias a su diversidad, inteligencia y centralidad, esta ciudad lo tiene todo para convertirse en el siguiente centro de innovación tecnológica en el mundo.

Las palabras de Garcetti fueron recibidas por un público entusiasta que forma parte de la reciente ola de emprendedores en el ramo tecnológico asentándose en todo Los Ángeles pero en particular, en las ciudades costeras del condado como Venice y Santa Mónica; de ahí el apelativo Silicon Beach o “Playa del silicio”, en referencia a Silicon Valley o el Valle del Silicio.

publicidad

Organizada por Digital LA, una organización de contactos profesionales en el ramo tecnológico liderada por Kevin Winston, la conferencia llegó justo en el momento en el que el entusiasmo (y la preocupación) por el impacto que podría tener la industria de la tecnología en la ciudad ha empezado a alcanzar al público en general.

A principios de abril, el concejo vecinal de Venice Beach organizó un panel sobre la emergente economía tecnológica en donde el concejal Bill Rosendhal no tuvo empacho en decir que “nos encontramos en medio de un Venissance”, un renacimiento del barrio costero como un centro tecnológico. Unas 500 personas acudieron a ese panel, dejando en manifiesto que el entusiasmo dentro y fuera de la industria necesitaba ser encausado en un foro más grande.

Winston, por su parte, que lleva tres años organizando eventos para la comunidad tecnológica en LA, decidió a su regreso de la conferencia South By South West en Austin, en donde organizó tres eventos, montar algo ligeramente similar en esta ciudad.

“Había mucha gente de LA [en Austin] también organizando eventos y cuando regrese a finales de marzo pensé que podríamos redirigir esa misma energía hacia LA, en donde aún no teníamos un festival sobre tecnología y entretenimiento”.

Y así fue. Del 21 al 23 de junio, Silicon Beach Fest albergó paneles de discusión sobre marketing, liderazgo, Hollywood, nuevos negocios, emprendedores, comunidad y medios sociales. El evento reunió a representantes de diversas empresas, capitalistas de riesgo, estrategas de marca, periodistas, diseñadores, productores de contenido y editores web en varios hoteles y oficinas centrales en Santa Mónica y Venice.

publicidad

¿Un boom tecnológico con futuro?

Entre muchos de los asistentes, la pregunta obligada cuando se habla sobre la emergente economía tecnológica en LA es si realmente hay sustancia detrás del nombre, o si se trata simplemente de otra ola que terminará por disiparse, tal como ocurrió en la década de los 80s y de nuevo en los 90s. ¿Se trata de un boom con crecimiento sostenido o pasará que después de unos años, lo único que quedará será el flamante campus de Google en la calle Main?

Para Brian Deegan, reportero del Investor Daily con más de 20 años cubriendo la escena tecnológica en Los Ángeles, la ciudad se encuentra en una situación especial que no estaba aquí hace unas décadas. “Ahora veo un punto de inflexión. Hay un creciente número de gente inteligente y con hambre, y una concentración de poder y dinero que no había antes”, observó Deegan durante uno de los paneles.

En efecto, AngelList, una organización de empresas nuevas, enlista más de 1,200 empresas y más de 1,400 inversionistas en el área de Los Ángeles, pero hay que notar que sólo se trata de una fracción del total. En adición, hay una creciente lista de incubadoras, aceleradoras y oficinas compartidas, como lo muestra este mapa de represent.la.

“Hemos visto algo mágico en los últimos 12 meses”, dijo Howard Marks, cofundador de la empresa de videojuegos Activision y cofundador de la aceleradora StartEngine. Para Marks, lo que determinará si Los Ángeles logra convertirse en un competidor digno de su vecino al norte será la voluntad de sus emprendedores y su capacidad de recuperarse del fracaso. Ser emprendedor equivale a una “prueba de voluntades”, dijo durante otro de los paneles.

publicidad

En adición, la realidad de las cosas es que aún no hay tanto dinero en Los Ángeles para invertir en empresas de tecnología como lo hay en el Valle del Silicio, y eso, apuntó Winston de Digital LA, ha hecho que los inversionistas sean mucho más cuidadosos con las empresas en las que están invirtiendo. “Sólo están invirtiendo en compañías que tienen un modelo de ingresos claro”, dijo.

'Silicon Beach': toda atracción, genera una reacción

El atractivo de Los Ángeles

Pero ¿qué es lo que está atrayendo a las industrias de tecnología a Los Ángeles? En esto parece haber cierto consenso: el estilo de vida, el acceso a Hollywood y gente creativa y la cercanía a un mercado diverso en donde pueden ponerse a prueba productos y servicios que después pueden lanzarse a nivel nacional e internacional.

No es un secreto que la competencia por ingenieros y programadores en el Valle de Silicio y San Francisco es despiadadamente feroz. La compañías de tecnología se esmeran en crear envidiables espacios de trabajo (ver, por ejemplo, fotos de las nuevas oficinas de Facebook) y ricos paquetes de compensación. Pero ofrecer además el estilo de vida del Sur de California, con sus playas, clima, cultura culinaria y fiestas durante todo el año, es una ventaja comparativa única.

Por otro lado, conforme el consumo de video en plataformas móviles o portátiles continúa creciendo, tanto los grandes estudios como las emergentes compañías de entretenimiento digital están a la caza de talento creativo capaz de producir contenido. Es posible que sigamos viendo videos de gatos tocando el piano durante mucho tiempo, pero hoy la apuesta está en contenido con valores de producción mucho más altos, y en Los Ángeles, el talento y el hambre abundan.

publicidad

Finalmente, los “geeks” del Valle del Silicio se han empezado a dar cuenta que San José, e incluso San Francisco, no son los mejores mercados para probar e introducir productos para el mercado general. Las culturas de esas ciudades son tan insulares y únicas, que el éxito en esos mercados no es un buen barómetro para el mercado general. Los Ángeles, en cambio, ofrece una mezcla de nacionalidades, razas, culturas e industrias difícil de sobrepasar, y que convierten a la ciudad en un laboratorio ideal para probar e impulsar nuevas ideas.

Temores en Venice

Entre muchos residentes de Venice Beach "donde nació la cultura moderna de la patineta y en donde los poetas Beat sostenían tertulias intelectuales bajo la influencia de sicodélicos" el espíritu creativo y libre de un lugar que aún tolera a hippies, hobos, artistas indigentes y hasta adictos, es una fibra esencial que debe protegerse.

No es de sorprenderse entonces que esta reciente ola de compañías, con sus nóminas de empleados bien pagados y con disposiciones que podrían o no ser menos tolerantes a la de residentes más antiguos, esté siendo vista con cierta sospecha por algunos.

El caso más conocido es el del nuevo campus de Google y la compara o arrendamiento de 100 mil pies cuadrados de espacio en la zona. El área incluye el legendario gimnasio Gold’s, en donde Arnold Schwarzenegger literalmente se hizo. La compañía le dijo al New York Times que por el momento no obligará al gimnasio a moverse, pero varios apuntan al impacto que la compañía tuvo en la comunidad de Mountain View.

publicidad

“Por ahora, no veo nada malo en tener 300 o 500 empleos bien pagados en el barrio”, comentó durante otro panel del festival Robert Feist, ex presidente de la Cámara de Comercio de Venice, en relación a los empleos que Google traería a la zona. 

Pero su entusiasmo fue recibido con cautela por otros miembros del panel, también residentes de Venice durante varios años, preocupado por el impacto que los nuevos asalariados tendrán sobre las rentas y el espíritu que define al barrio costero.

“Lo cierto es que el Venice de hoy no es el mismo que el Venice de los ochenta, y el de los ochentas no es el mismo del de los 70, este lugar ha cambiado mucho pero ha conservado su esencia y la pregunta es si seguirá conservándola”, comentó Deborah Kaufman, escritora independiente para Variety y residente de Venice.

En este momento, lo único que puede decirse con certeza es que el cambio está en el aire y el cambio huele a silicio. Las preguntas sobre la permanencia del cambio y el impacto que tendrá sobre esta comunidad se irán respondiendo lentamente. Las empresas tendrán que sustentarlo, el gobierno local tendrá que nutrirlo y los residentes tendrán que guiarlo. El resultado bien podría ser, una flamante playa de silicio. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad