publicidad
Un hombre detenido recibe la visita de sus hijos en Adelanto, California.

Uno de cada 14 niños estadounidenses tiene a un padre en prisión

Uno de cada 14 niños estadounidenses tiene a un padre en prisión

El estudio se llama: Padres tras las rejas ¿qué pasa con sus hijos? y pide ayuda para tratar a los menores envueltos en esta situación.

Un hombre detenido recibe la visita de sus hijos en Adelanto, California.
Un hombre detenido recibe la visita de sus hijos en Adelanto, California.

Uno de cada 14 niños estadounidenses ha tenido a uno de sus padres en la cárcel y los niños en estas situaciones sufren de baja autoestima y tienen problemas de salud mental y física, reveló la organización Child Trends en un informe en el que realizó una investigación a nivel nacional.

Child Trends, con sede en Bethesda, Maryland, publicó la investigación bajo el título: "Padres tras las rejas ¿qué pasa con sus hijos?". El grupo espera que los hallazgos ayuden a que los legisladores hagan cambios que ayuden a los jóvenes que tienen a padres encarcelados.

“En base a los análisis hemos encontrado que más de cinco millones de niños, lo que representa el 7% de todos los niños en Estados Unidos, ha tenido alguna vez un padre que vivía en prisión, explica el informe.

El informe de 20 página s indica que cuando se trata de niños negros, el número se eleva a uno en cada nueve. El porcentaje de niños hispanos es de un 6.4% (4% son menores de seis, 8.3% de seis a once y 7.3% de 12 a 17), según el estudio.

Uno de cada 14 niños estadounidenses tiene a un padre en prisión ni%C3%B...

“Esta proporción es mayor entre los niños afroamericanos, pobres y rurales. Nuestra cifra de más de cinco millones es casi una segura subestimación, ya que no incluye a niños con un padre no residente que fue encarcelado”, informa.

El reporte se basa en datos de la Encuesta Nacional 2011-2012 de Salud del Niño, un sondeo telefónico patrocinado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos que recoge las aportaciones de los padres y otros cuidadores. Los niños que se miden son menores de 18 años.

"Los niños que viven en la pobreza tienen tres veces más probabilidades de haber experimentado el encarcelamiento de uno de los padres en comparación a los niños de familias con ingresos de al menos el doble del nivel de la pobreza”, expone.

publicidad

Los expertos que estudian estos niños, o trabajan con ellos, dicen que el encarcelamiento de los padres se distingue de otros problemas de la infancia por una mezcla de vergüenza, el estigma y el trauma.

La investigación indica que muchos de los niños se enfrentan a un mayor riesgo de problemas de comportamiento, académicos, la autoestima y el abuso de sustancias, en algunos casos con resultado de la criminalidad pasado de una generación a la siguiente.

El informe dice: "Cuando está encarcelado el padre de un niño, el estrés postraumático puede ocurrir a través de múltiples vías.

"En primer lugar, se trata de la pérdida de una figura de apego, y puede ser particularmente problemático para el niño ya que la pérdida no se explica o entiende fácilmente.

En segundo lugar, si los niños son testigos del arresto de los padres, él o ella puede tener en curso, si es esporádico el contacto con las autoridades policiales, judiciales, correcciones, y los sistemas de protección de la infancia, puede contribuir a una mayor traumatización”, según Child Trends.

Haciéndose eco de las recomendaciones por parte de otros grupos, Child Trends dijo que los sistemas carcelarios, las escuelas y las comunidades podrían hacer más para apoyar a estos niños.

Las sugerencias incluyen la mejora de las comunicaciones entre padres e hijos, haciendo visitas a las prisiones menos estresantes así como la educación de los maestros de escuela sobre cómo pueden ayudar a los niños afectados a superar el estigma.

publicidad

David Murphey, investigador de Child Trends y autor principal del informe, dijo a KHOU: “La mayoría de investigaciones encuentra resultados negativos para estos niños, como la salud de la niñez y los problemas de comportamiento y de repetición de curso. Los niños que crecen con un padre en la cárcel son más propensos a sufrir de mala salud mental y física en la edad adulta".

El oficial John MacIntosh sostiene a un bebé.
El oficial John MacIntosh sostiene a un bebé.

Murphey agregó: "El progreso ha sido lento. Este es un grupo vulnerable de niños que a menudo se oculta a la vista del público. Tenemos que prestar más atención”.

En algunos lugares, eso está pasando. El estado de Washington ha ganado aplausos por el establecimiento de áreas de visita para los niños en todas sus prisiones; por lo que tiene un programa en el sureste de Michigan que facilita lúdicas, visitas de 2 horas entre los padres encarcelados y sus hijos.

En Tulsa, Oklahoma, Nueva Esperanza Oklahoma ofrece programas después de clases, retiros de fin de semana y campamentos de verano al año para unos 500 niños de la zona que tienen padres tras las rejas.

Oklahoma tiene una de las tasas de encarcelamiento más altas de la nación. Un grupo de trabajo ha calculado que en un día cualquiera, 26,000 niños de la entidad tienen un padre en la cárcel.

publicidad

“Estos niños enfrentan racismo entre sus compañeros a pesar de que el niño no es culpa del niño ", dijo a la AP el director ejecutivo de New Hope, Clayton Smith. “Ellos no hablan de ello. Ellos no quieren que nadie sepa”.

El programa busca fomentar una camaradería entre los hijos que les anima a compartir experiencias y emociones.

Daniel Howell, administrador de casos que trabaja con programas después de la escuela en Tulsa, recordó sus encuentros con algunos de los niños, a los que no pudo identificar debido a las políticas de privacidad.

"Tengo muchas ganas de vivir con mi mamá," un chico le dijo tristemente, 'y no puedo en este momento”, contó a la AP.

Algunos modelos

Mientras que Nueva Esperanza trabaja con niños a cierta distancia de las instalaciones penitenciarias, el programa de Oakland Agencia de Servicios Humanos Livingston en Michigan une los niños con sus padres encarcelados en las prisiones de los condados de Oakland y Wayne, más tres prisiones estatales.

Las áreas de visita están decoradas y equipadas con juguetes, y se proporciona música para visitas bimensuales lúdicas para quizás una media docena de familias a la vez, explicó la AP.

Linda Vanderwaal, director asociado de la agencia para el reingreso de la familia, señaló a la AP que algunas cárceles de Michigan no permiten visitas de contacto, mientras que otras instalaciones insisten en que los niños visitantes permanezcan sentados.

publicidad

"Nos movemos las sillas de atrás, de modo que hay espacio para lanzar una pelota," dijo Vanderwaal. "No pasa nada si un padre quiere tirar a su hijo en el aire o luchar en el suelo. Es una verdadera cita para jugar”, explicó a la agencia de noticias.

Cuando el programa comenzó hace 12 años, algunos funcionarios de prisiones fueron vacilantes, dijo, pero la cautela se disipó cuando vieron cómo los padres tenían una participación más positiva después de que fueran puestos en libertad.

Uno de cada 14 niños estadounidenses tiene a un padre en prisión ni%C3%B...

Según estadísticas federales, sólo alrededor del 42% de los padres encarcelados con niños menores de 18 años obtienen este tipo de visitas con sus hijos.

Las largas distancias son un elemento de disuasión: Un nuevo informe de la Iniciativa de Política Penitenciaria calcula que el 63% de los presos estatales están confinados a más de 100 millas de sus familias, que a menudo requiere un día entero sólo para hacer una breve visita.

¿Qué hace falta?

El tema de las visitas de los niños es complicado. Algunos niños se asustan por el ajuste de la cárcel y los procedimientos de seguridad rigurosos, pero también hay una gran cantidad de evidencia de que muchos se tranquilizaron cuando pueden ver y abrazar a su padre encarcelado.

publicidad

Entre los estados, Washington ha estado a la vanguardia de los esfuerzos para mejorar los lazos entre padres encarcelados y sus hijos.

Jody Becker-Green, un secretario adjunto del Departamento de Correcciones de Washington, dijo a la AP que uno de los objetivos es romper el ciclo intergeneracional al minimizar el daño emocional a los niños cuyos padres están encarcelados.

"Estos chicos se pasan por alto e invisible en nuestra sociedad", dijo Becker-Verde. "Se sienten vergüenza, se sienten culpables por tener un padre encarcelado”, explicó.

A diferencia de la mayoría de los estados, Washington tiene un área de visita para niños en cada una de sus prisiones estatales (12) - suministradas con libros, juegos y personajes de dibujos animados pintados en las paredes.

En otra innovación, el Departamento de Correcciones inauguró un campamento de verano de tres días en junio para los hijos de los reclusos. El personal del departamento servía como consejeros.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Los jóvenes dreamers dicen que con la situación que vive EEUU y la nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda de dinero para poder realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les pueda costar su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
publicidad