publicidad
Encuentro Cuba

Por qué será Cuba el lugar del primer encuentro de la historia de un papa y un patriarca ruso

Por qué será Cuba el lugar del primer encuentro de la historia de un papa y un patriarca ruso

La Habana devuelve el papel de negociador que hizo Francisco en el restablecimiento de relaciones con EEUU y además tiene excelentes relaciones con la Iglesia ortodoxa

Papa-Castro-Patriarca
Papa-Castro-Patriarca

Este viernes pasará a la historia como el día en el que se anunció la igualmente histórica reunión que celebrarán el papa Francisco y el patricarca ruso Kiril. Será el 12 de febrero en la ciudad de La Habana y se convertirá en el primer encuentro entre un pontífice y un patriarca ruso. Ambas iglesias han vivido separadas desde el cisma de 1054 que supuso la división entre los cristianos del este de los del oeste.

Tanto el Patriarcado ruso como el Vaticano decidieron emitir el anuncio con la cita que puede marcar el camino para que comience un acercamiento entre los dos. La relevancia de la entrevista la resaltaban tanto el Vaticano como la iglesia ortodoxa cuando hacían énfasis en que el encuentro "será el primero de la historia y marcará una etapa importante en las relaciones entre las dos iglesias".

En la lectura del comunicado, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, especificó que el Pontífice realizará en el aeropuerto internacional de José Martí durante "una escala antes de su viaje a México". Por su parte el patriarca Kiril hará un hueco en su gira que lo llevará por Paraguay, Chile y Brasil.

Un territorio neutral

A nadie se le ha pasado por alto que la elección de la isla no ha sido algo arbitrario. "Cuba es el escenario ideal para este encuentro", confirma vía telefónica a Univision Noticias Álvaro Alba, periodista de MartiNoticias y especialista en Europa del Este.

Ambas partes buscaban un territorio neutral, aunque Kiril deseaba que no fuera en Europa.

"Mejor que no se celebre en el contexto europeo, sino donde el cristianismo se desarrolla activamente como en América Latina, donde los católicos se encuentran ampliamente representados, pero también hay fieles ortodoxos", dijo. "Cuba, la isla de la libertad", añadió, es el lugar que cumplía los requisitos.

publicidad

Católico pero con relaciones con Moscú

Según Alba existen dos razones principales: Cuba es un país católico, un aspecto que es "del agrado" del Vaticano. Pero además, La Habana es un aliado estratégico del Kremlin, "lo cual para el patriarca ruso lo hace ideal".


"No es un país católico en el que no hay nexos con Rusia. Todo lo contrario. Los nexos no son solo personales, también son políticos y sociales", continúa este historiador. El patriarca Kiril tiene una fuerte relación con Cuba, que se remontan a más de 15 años. Asimismo, fue el encargado de consagrar la catedral ortodoxa de Nuestra Señora de Kazán en la capital cubana en el 2009. Igualmente, se ha entrevistado en diversas ocasiones con el gobernante cubano Raúl Castro y también recibió a Fidel. "Para ellos, Cuba es una pala no neutral sino segura para este encuentro", resume el periodista.

Pero si fuerte es el nexo entre Raúl y Kiril, no es menor el que une al mandatario cubano con Jorge Bergoglio. Fue precisamente el argentino quien jugó un papel decisivo en el acercamiento entre La Habana y Washington que terminó finalmente con el restablecimiento de las relaciones rotas desde 1991.

publicidad

"En mayo, cuando Raúl Castro visitó Moscú para las celebraciones del fin de la II Guerra Mundial, la última reunión que tuvo fue con el patriarca Cirilo y 48 horas después, un domingo, estaba sentado en el Vaticano con el Papa", recuerda el periodista de MartiNoticias.

Devolución de favor

Para Alba, Raúl Castro está devolviendo un favor: "Es un quid pro quo. Francisco sirvió de intermediario con EEUU y Raúl Castro le sirvió al Vaticano de intermediario con la Iglesia ortodoxa rusa", un movimiento "que va a pasar a la historia por encima de todos sus pros y sus contras en la isla e inclusive de las relaciones con Estados Unidos".

En un comunicado, difundido por medios oficiales como el Granma, el Ministerio de Exteriores señaló que "Cuba se siente honrada de acoger la reunión de los primados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa Rusa y brindará todas las facilidades para la realización de este histórico encuentro".


La presencia de la Iglesia ha ido aumentando en los últimos años en la isla. Cuba oficialmente se declaró como una nación atea entre 1976 y 1992, cuando pasó a ser un estado laico. Tanto Fidel como Raúl se han visto con pontífices católicos: en 1998 Juan Pablo II visitó la isla, mientras que Francisco lo hizo en el pasado año.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad