publicidad
Los senadores Jeff Flake, John McCain y Bob Corker pueden representar un serio problema para el presidente Trump.

Trump tiene ahora tres archienemigos republicanos en el Senado: ¿por qué debería temerles?

Trump tiene ahora tres archienemigos republicanos en el Senado: ¿por qué debería temerles?

La abierta oposición al presidente de tres republicanos en el Senado representa el llamado de atención más importante contra la antipolítica que fluye desde la Casa Blanca. Aunque su poder es relativo, podrían representar el principio de un movimiento contra el fenómeno populista que rodea al mandatario.

Los senadores Jeff Flake, John McCain y Bob Corker pueden representar un...
Los senadores Jeff Flake, John McCain y Bob Corker pueden representar un serio problema para el presidente Trump.

Donald Trump ya no es criticado en privado por representantes o senadores republicanos desde el Capitolio por la manera poco ortodoxa de gobernar. Ya está ocurriendo abiertamente, incluso en forma de manifiestos políticos.

Primero fue John McCain, el veterano político de Arizona que mostró ya hace varios meses su férrea oposición en 2016 al entonces candidato presidencial republicano. Bob Corker, su colega por Tennessee, lo siguió al enfrentarse abiertamente a Trump en una serie de entrevistas que este martes llegaron a su climax al llamarlo sin tapujos "mentiroso", entre otros calificativos. El tercero, Jeff Flake, senador por Arizona, estremeció -también este martes- los cimientos de la Cámara del Senado en uno de los discursos más duros jamás pronunciados contra un presidente en funciones.

publicidad

Independientemente de cuál sea el futuro político de Donald Trump durante su mandato, estos tres senadores de alguna forma se han convertido en la llamada de atención más importante que ha emergido contra la antipolítica liderada por el presidente en Washington DC desde el mismo corazón del poder.

El aspecto más relevante de esta oposición emergente contra Trump dentro del propio Partido Republicano en la Cámara Alta es que la agenda legislativa del gobierno republicano se verá comprometida, no porque no se vaya a aprobar ninguna nueva ley -especialmente la reforma de impuestos- sino porque en las futuras iniciativas legales será muy cuesta arriba incorporar propuestas patrocinadas desde la Casa Blanca si éstas van en total contradicción con las ideas de estos ahora tres mosqueteros republicanos.

Relacionado
preview
Jeff Flake sacude al Senado con un discurso en el que ataca la era Trump

La endeble mayoría republicana en el Senado -52 senadores de un total de 100- es ahora mucho más frágil a causa de la enemistad de Trump con McCain, Corker y Flake.

A esto hay que sumarle el hecho de que ninguno de los tres senadores tiene nada qué perder. Tanto Flake como Corker ya anunciaron que no se presentarán a la reelección por no contar con la simpatía del presidente en momentos en que el 'trumpismo' se ha convertido en un factor determinante para tener aspiraciones políticas dentro del Partido Republicano. Por su parte, John McCain apenas fue reelecto para otros seis años en el Senado y sus graves problemas de salud tras el cáncer cerebral detectado hace poco han transformado las prioridades de este político que ahora lo que busca es dejar consolidado su legado.

publicidad

Este martes McCain lo dejó claro al reaccionar al discurso de Flake: "Vemos hacia atrás y pensamos sobre lo que pudimos haber hecho, lo que debimos haber hecho y lo que teníamos que haber hecho, los errores que cometimos y de aquello que estamos orgullosos" para luego decir: "El servicio que Flake prestó a este país (...) será uno de honor, brillo y patriotismo".

Este miércoles en declaraciones a la prensa, el presidente Trump insistió que hay "gran unidad en el Partido Republicano", lo que dice mucho del impacto aparente que ha tenido especialmente la intervención de Flake en el Congreso.

Lee aquí el poderoso discurso, comentado, del senador por Arizona, Jeff Flake


Minutos antes Trump había ridiculizado vía Twitter a Flake y a Corker al decir que sus posibilidades de ganar en los comicios de 2018 eran mínimas y de su "cero oportunidad para ser electos" a lo que agregó: "La reunión con los senadores republicanos ayer, fuera de Flake y Corker fue un festival de amor con ovaciones de pie y grandes ideas para EEUU".

Más allá del optimismo de Trump y para sumar más argumentos contra el presidente, el senador Flake publicó un artículo de opinión este miércoles en The Washington Post titulado "Suficiente" donde entre otras cosas escribe: "Hay una enfermedad en nuestro sistema (político) y es contagiosa", para a continuación preguntarse:

publicidad

"¿Cuántas veces más veremos la ambigüedad moral frente a un impresionante fanatismo para luego encogernos de hombros? ¿Cuántos insultos infantiles más necesitamos ver lanzados contra una potencia extranjera hostil antes de que reconozcamos el peligro sin sentido que hay en ello? ¿Cuánto más daño necesitamos presenciar en silencio a nuestra democracia y las instituciones que sostienen la libertad estadounidense antes de considerarnos cómplices de ese daño?"

Relacionado
El senador republicano Bob Corker se ha convertido en un activo cr&iacut...
Senador Corker asegura que Trump "tiene gran dificultad con la verdad"

Pese a que el retiro de Flake y Corker del Senado significa entregarle dos escaños más a políticos afines a Trump en Tennessee y Arizona, antes de que eso ocurra en enero de 2019, estos dos senadores harán todo lo posible para detener lo que consideran un peligro creciente para la política exterior e interna de EEUU encarnada en el actual inquilino de la Casa Blanca.

Por un lado, Jeff Flake dijo claramente este martes que no puede negociar sus ideas en defensa de la inmigración y libre comercio a cambio de seis años más en el Senado. De igual forma Corker, presidente del poderoso comité de política exterior en la Cámara Alta, insistió que manejar la política frente a Corea del Norte de la manera en que la lleva Trump es un asunto de urgencia que debe ser atendido cuanto antes, especialmente si de eso depende el futuro no solo de EEUU sino de todo el planeta.

publicidad

El tema ahora es si dentro del Partido Republicano alguien será capaz de responder al llamado que hacen estos tres políticos y si de alguna manera están expresando un malestar existente del que aún no se conocen sus dimensiones por los obvios intereses políticos que hay en el Congreso y que podrán marcar las carreras de figuras ascendentes.

Tal como se detalla en un análisis publicado este miércoles en el diario The New York Times "Flake y Corker, junto a (George W.) Bush y McCain representan grietas importantes en el muro republicano de apoyo y muestra de respeto al presidente, a pesar de las dudas que hay dentro del partido. Pero (los cuatro) no tienen nada que perder políticamente. Lo que no se sabe en este punto es si republicanos con mucho qué perder se les unirán con el fin de derrumbar esa pared".

Trump es ahora visto positivamente por alrededor del 80% de los votantes republicanos, según las encuestas. Dejar de apoyar al presidente significa una carga muy importante para cualquier político de ese partido que quiera sobrevivir en la 'Era Trump' luego de que el presidente ha comenzado a generar una purga dentro del partido, transformándolo a la imagen y semejanza del exmagnate de bienes raíces.

Por ello, el impacto de estas primeras deserciones políticas aún es muy difícil de pronosticar. Podrían ayudar a consolidar el poder de Trump bajo la premisa de "estás conmigo o en mi contra". Pero también podría ser el comienzo del fin de uno de los fenómenos populistas más importantes de los últimos tiempos en la historia de la política estadounidense.

En fotos: Los tres mosqueteros del Senado contra Donald Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad