publicidad
Trump puede haber dicho lo correcto sobre Charlottesville, pero el retraso en hacerlo seguirá pesándole.

El tardío mensaje de Trump contra los supremacistas blancos, en español y analizado

El tardío mensaje de Trump contra los supremacistas blancos, en español y analizado

Finalmente el presidente denunció a neonazis, KKK y otros supremacistas blancos por la violencia racista en Charlottesville. Pero no todo lo que dijo este lunes borra la primera mala impresión que dejó cuando culpó a "muchos lados" de lo sucedido.

Video: La condena de Trump a los grupos supremacistas que llega con dos días de retraso Univision

Con dos días de retraso y tras una avalancha de críticas por parte de activistas, políticos y comentaristas de todo signo ideológico, el presidente Donald Trump condenó por sus nombres a los grupos racistas, neonazis y otros supremacistas blancos que el fin de semana protagonizaron actos violentos en Charlottesville, Virginia, en los que murieron tres personas.

Al hacer una pausa en sus vacaciones en su club de golf en Nueva Jersey, Trump habló desde la Casa Blanca por menos de cinco minutos leyendo una declaración escrita en la que condenó el racismo y la violencia, pero singularizó a los “neonazis, supremacistas blancos y el Ku Klux Klan”, cosa que no hizo en su primera reacción la tarde del sábado.

publicidad

Si bien el contenido del mensaje fue correcto y la condena explícita, la tardanza en asumir una posición fuerte, sumada al hecho de que el presidente abriera haciendo referencias a la economía y no a Charlottesville diluyen mucho el posible efecto conciliador que algunos en la Casa Blanca aspiran que trajera la alocución presidencial.


Aquí la transcripción comentada del mensaje de Trump:

"Gracias. Estoy en Washington hoy para hablar con mi equipo económico sobre política comercial y grandes recortes y reformas de impuestos. Estamos renegociando acuerdos comerciales y mejorándoos para el bien del trabajador estadounidense. Y ya era tiempo. Nuestra economía es ahora fuerte. Los mercados de valores siguen alcanzando picos records, el desempleo es en el menor nivel en 16 años y los negocios son más optimistas que nunca antes. Las compañías se están regresando a EEUU y trayendo muchos miles de trabajos con ellas. Hemos creado ya más de un millón de trabajos desde que asumí el cargo.

Vamos a estar discutiendo asuntos económicos con mayor detalle en la tarde de hoy, pero basados en los eventos que ocurrieron durante el fin de semana en Charlottesville, Virginia, quisiera aportar a la nación una actualización sobre la respuesta federal en marcha al horrible ataque y violencia que fue vista por todos. El presidente empezó su mensaje con una referencia al buen momento que vive la economía estadounidense y del que se atribuye el crédito, pese a que los expertos indican que se trata de la herencia del gobierno de Barack Obama, más que de medidas que haya tomado Trump en la Casa Blanca. En cualquier caso, es una manera curiosa, algunos dirían que hasta irrespetuosa, de empezar una alocución sobre el tema que más debate ha generado en EEUU en los últimos días.

publicidad

Me acabo de ver con el director del FBI Crhistopher Wray y el secretario general Jeff Sessions. El Departamento de Justicia ha abierto una investigación por derechos civiles sobre el mortal ataque con auto que cobró la vida de una estadounidense inocente y dejó heridos a otros 20. A cualquiera que actuó criminalmente en la violencia racista de este fin de semana, serás completamente responsabilizado. Se hará justicia. Aunque la investigación por la muerte de Heather Heyer la lleva a cabo la fiscalía de Virginia, al abrir el Departamento de Justicia una investigación por supuesta violación de derechos civiles el caso contra James Alex Fields (el hombre acusado de atropellar a un grupo de manifestantes antinazis en Charlottesville) y otros involucrados en la violencia del fin de semana puede terminar en la justicia federal, que suele imponer penas más fuertes.

Como dije el sábado, condenamos en los términos más fuertes posibles esta escandalosa muestra de odio, intolerancia y violencia. No tiene cabida en EEUU. Precisamente fue la tibia y demasiado amplia condena que presentó el presidente el sábado la que motivó esta nueva intervención presidencial, tras dos días de críticas y presiones por parte de republicanos y demócratas por igual, quienes cuestionaron que Trump se refiriera a "varios lados" como responsables de la violencia cuando la mayoría señalaba a los grupos supremacistas blancos y neonazis que se congregaron en Charlottesville.

publicidad

Y como he dicho muchas veces antes, no importa el color de nuestra piel, todos vivimos bajo las mismas leyes, todos honramos la misma grandiosa bandera y todos fuimos creados por el mismo Dios Todopoderoso. Debemos amarnos los unos a los otros, mostrar afecto los unos por los otros, y unirnos en la condena al odio, la intolerancia y la violencia. Debemos redescubrir el vínculo de amor y lealtad que nos une como estadounidenses. Los críticos del presidente destacan cómo, desde sus tiempos de candidato presidencial, el magnate azuzó la polarización con un discurso revanchista de "nosotros" contra "ellos" que prendió entre muchos blancos que se sintieron desplazados en las últimas décadas por la mano de obra inmigrante o la transferencia de empresas al exterior. En varios eventos de campaña Trump se mostró intolerante hacia los contrarios, incluyendo a los medios "tradicionales" que consideraba que estaban en su contra. Alguna vez sugirió que sus partidarios ejercieran la violencia contra quienes interrumpían sus eventos políticos.

El racismo es malvado y quienes generan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo al KKK, neonazis, supremacistas blancos y otros grupos de odio que son repugnantes a todo lo que idolatramos como estadounidenses, Es solo al llegar al punto medio de su mensaje que el presidente singulariza a los grupos racistas que son considerados como responsables de los sucesos del fin de semana. Y aunque los nombró individualmente, como le veían exigiendo muchos, los metió en una carpa amplia del "racismo", lo que parece implicar que para el presidente el problema no viene solo de un sector radical de la población blanca y que de alguna manera hay un pulso entre comunidades raciales

publicidad

Somos una nación fundada en la verdad de que todos nosotros fuimos creados iguales. Somos iguales ante los ojos de nuestro creador. Somos iguales ante la ley. Y somos iguales ante nuestra constitución. Aquellos que esparcen la violencia en nombre de la intolerancia golpean el corazón mismo de EEUU.

Dos días atrás, una joven mujer estadounidense, Heather Heyer fue trágicamente asesinada. Su muerte nos lleva de pesar y le enviamos a su familia nuestros pensamientos, nuestras oraciones y nuestro amor. También lamentamos los dos policías estatales de Virginia que murieron al servicio de su comunidad, su mancomunidad y su país. Los agentes Jay Cullens and Buke Bates, ejemplifican lo mejor de EEUU y nuestros corazones están con sus familias, sus amigos y todos los miembros de las fuerzas del orden de EEUU. Heyer murió tras ser atropellada por Fields, mientras que los agentes perecieron cuando cayó el helicóptero desde que el que vigilaban el desarrollo de las manifestaciones. En el primer caso, Trump no llegó a calificarlo como un “acto terrorista”, aunque esa tipificación la definirá eventualmente la investigación federal anunciada.

Estos tres estadounidenses caídos personifican la bondad y la decencia de nuestra nación. En momentos como estos, EEUU siempre ha mostrado su verdadero carácter respondiendo al odio con amor, la división con unidad y a la violencia con una inquebrantable resolución por la justicia.

publicidad

Como candidato, prometí restaurar la ley el orden en nuestro país, y nuestras agencias federales del orden están cumpliendo con esa promesa. No ahorraremos recursos en la lucha, de manera de cada niño estadounidense pueda crecer libre de la violencia y el temor. Protegeremos y defenderemos el sagrado derecho de todos los estadounidenses y trabajaremos juntos para que cada ciudadano en esta tierra bendecida sea libre de seguir sus sueños y sus corazones y expresar el amor y la dicha en sus espíritus. El presidente se permite introducir nuevamente un mensaje político, cuasi electoral, en medio de un mensaje que debería tratar de reconfortar a la ciudadanía. Al hacer énfasis en la polémica idea de “ley y orden”, Trump vuelve a proyectar la raíz del problema en tiempos pasados y sustrae su responsabilidad en el auge de ideas extremistas de quienes consideraron su llegada a la Casa Blanca como indicación de que los tiempos de “corrección política” habían terminado.

Gracias, Dios los bendiga y que Dios bendiga a EEUU. Muchas gracias"

En fotos: Así fue el violento atropello durante una marcha de supremacistas blancos en Charlottesville
publicidad