publicidad
Evo Morales votando en el referéndum

El "no" a la reelección de Morales se impone con el 72% escrutado

El "no" a la reelección de Morales se impone con el 72% escrutado

Con el 21.75% escrutado, la opción que niega otra reelección presidencial se impone con 63.51% frente al 36.49% favorable

Evo Morales votando en el referéndum
Evo Morales votando en el referéndum

Un 56.5% de los bolivianos votó a favor del "No" a la reelección del presidente Evo Morales en el referendo de este domingo, frente a un 43.2% que lo hizo a favor del "Sí", con el 72.5% de los sufragios escrutados, según informó la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Katia Uriona.

"Al 72.5% los resultados preliminares que tenemos es que el "Sí" está en un 43.2% y el No está en un 56.5%", afirmó la presidenta del TSE a medios locales en la ciudad de Sucre, donde se realiza el escrutinio al ser la capital constitucional del país.

Ante estos resultado, Evo Morales declaró este lunes en rueda de prensa que "vamos a respetar los resultados, si gana el "No" la vida sigue , la lucha sigue, la gestión sigue, tengo mucho por hacer".

Los sondeos por recuento rápido difundidos la noche del domingo también daban la victoria al "Sí" por un estrecho margen, por lo que la oposición boliviana celebró de inmediato este resultado extraoficial.
Sin embargo, el Gobierno insistió en que hay un "empate técnico" y pidió esperar a los resultados oficiales.

Uriona avanzó que en las próximas horas se ofrecerá un nuevo informe sobre el recuento y también hay convocada una conferencia de prensa del presidente boliviano, Evo Morales, quien la noche del domingo no apareció en público.

La página web del órgano electoral muestra un avance menor al manifestado por Uriona.

Resultados preliminares del referéndum en Bolivia
Resultados preliminares del referéndum en Bolivia

También la opción "No" llevaba ventaja en conteos rápidos no oficiales difundidos por las principales cadenas de televisión.

La red ATB dijo que la negativa a la reforma obtenía el 52,3% de los votos, y los votos por la reelección, el 47,7%, con un margen de error de más menos 2%.

La RED Unitel dijo que en sus encuestas en boca de urna no oficiales el "No" tenía 51% y el "Sí" el 49% con un margen de error de más menos 3%.

A pesar de los resultados preliminares, opositores ganaron las calles en la oriental ciudad de Santa Cruz, bastión opositor, para festejar el rechazo a la reelección de Morales.

Contando votos del referéndum en Bolivia
Contando votos del referéndum en Bolivia


Las encuestas, difundidas cuatro horas después del cierre de los colegios, fueron realizadas por las empresas Ipsos y Equipos Mori por el sistema de recuento rápido.

Los partidarios del "No" salieron a celebrar en algunas ciudades como Santa Cruz de la Sierra.

De confirmarse la tendencia de los sondeos, se trataría de la primera derrota en las urnas del presidente Morales desde que en 2006 llegó al poder.

Sin embargo, tras conocerse los sondeos, el vicepresidente, Álvaro García Linera, habló de un empate técnico entre el "sí" y el "no" e instó a esperar los resultados del recuento oficial que, dijo, su gobierno respetará.

"Es altamente probable que estas cifras se modifiquen de manera drástica", dijo García Linera en referencia a los sondeos a pie de urna, al señalar que las encuestadoras no toman en cuenta el voto exterior y las comunidades alejadas, donde el oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) suele tener mayoría.


Más de 6,5 millones de bolivianos estaban llamados a votar en este referendo, en el que se consultó sobre una reforma constitucional para ampliar de dos a tres los mandatos presidenciales consecutivos permitidos, lo que posibilitaría que el presidente Evo Morales pudiera volver a ser candidato.

La encuesta de Ipsos para el canal privado ATB adelanta la victoria del No con un 52,3 % frente al 47,7 % obtenido por el Sí, mientras que la de Equipos Mori para la red Unitel, Red Uno y el diario El Deber prevé un 51 % para el No y el 49 % para el Sí.

Según ambos sondeos, la opción oficialista solo habría ganado en los departamentos de La Paz, Cochabamba y Oruro, mientras el No se habría impuesto en Santa Cruz, Potosí, Chuquisaca, Tarija, Beni y Pando.

publicidad

Bolivia votó bajo un clima de tranquilidad este domingo, en un referendo que se presentaba de resultado impredecible para aprobar o rechazar una reforma a la Constitución que permitiría al presidente Evo Morales una cuarta postulación en las próximas elecciones.

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Katia Uriona, inauguró la jornada electoral con un llamado a los bolivianos a concurrir a las urnas de forma "masiva, pacífica y democrática".

Masiva y pacíficamente

La misión de observación electoral desplegada por la Unasur para el referendo constitucional en Bolivia valoró que la apertura de la votación se desarrollara "en un clima de absoluta tranquilidad" y exhortó a los ciudadanos a "participar masiva y pacíficamente" en la consulta.

"Las mesas de sufragio observadas contaron con la cantidad de jurados y juradas necesarios para su habilitación (...) y dispusieron de todos los materiales requeridos para su normal funcionamiento", indicó la misión en un comunicado.

El referendo contó con la asistencia de un centenar de observadores de misiones electorales enviadas por diversos organismos, de las que las más numerosas serán las de la Unasur y de la Organización de Estados Americanos (OEA).

También contó con veedores en cinco de los nueve departamentos de Bolivia de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

publicidad

La reforma que se decide

Lo que los bolivianos debían decidir con su voto era si aceptaban o rechazaban una reforma constitucional para permitir que Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera puedan volver a concurrir a los comicios de 2019, en busca de un cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

La reforma propone modificar el artículo 168 de la Constitución vigente desde 2009 para subir de dos a tres el número de mandatos presidenciales consecutivos permitidos.

Morales y García Linera iniciaron su primer período en 2006, el segundo en 2010 y el tercero en 2015, por lo que correspondería que el siguiente mandato que buscan sea identificado como el cuarto.

Sin embargo, debido a un fallo del Tribunal Constitucional ese nuevo mandato posible se contaría como si fuera el tercero.

Según ese tribunal, el primer periodo de Morales (2006-2010) no debe computarse para ese recuento porque Bolivia fue refundada como Estado Plurinacional en 2009, año en que también se aprobó la Carta Magna que ahora se pretende modificar.

Si se aprueba la modificación, Morales y García Linera podrán presentarse otra vez como candidatos para buscar un mandato hasta 2025, cuando Bolivia cumplirá 200 años de su independencia.

Una mujer aymara camina junto a una pinta sobre el referendo
Una mujer aymara camina junto a una pinta sobre el referendo

Si la reforma es rechazada, el partido del mandatario deberá buscar a otros candidatos.

Bolivianos caminan junto a una pinta con referencia a la consulta
Bolivianos caminan junto a una pinta con referencia a la consulta

Los datos del referendo

La boleta de consulta contenía la pregunta: "¿Usted está de acuerdo con la reforma del Artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la presidenta o presidente y la Vicepresidenta o Vicepresidente del Estado puedan ser reelectos por dos veces de manera continua?

Un juez de la elección muestra la papeleta que usan los votantes.
Un juez de la elección muestra la papeleta que usan los votantes.

Ganará la opción (SI o NO) que logre el 50% más un voto.

El conteo de votos es manual. El Tribunal Supremo Electoral anticipó que daría a conocer resultados parciales a partir de las 19:30 locales. La Ley Electoral faculta a ese órgano entregar el resultado final hasta 12 días después de la consulta.

publicidad

El voto en bolviia es obligatorio y quienes no lo emitan enfrentarán sanciones como no poder realizar transacciones financieras.

Seis millones y medio de bolivianos estaban convocados para depositar su voto en las 29,224 mesas repartidas en 4,785 centros electorales en las nueve regiones bolivianas.

Los colegios electorales abrieron a las 8:00 hora local y permanecieron abiertos hasta las 16:00.

Además, un total de 258,991 bolivianos están llamados a votar en 33 países del exterior.

Presencia policial

Unos 15,000 policías y 12,300 militares garantizaron el desarrollo normal de la jornada en todo el país.

Centenares de policías custodiaban la ciudad de El Alto, vecina a La Paz, donde el miércoles murieron seis funcionarios ediles en una violenta protesta que alteró la tranquila campaña electoral. Poco entusiasmo se advertía en poca gente que acudía a los recintos electorales en esa ciudad, a primeras horas del domingo.

En el resto de las capitales, la presencia policial era escasa. Las calles estaban desiertas, todas las actividades, incluido el transporte público fueron suspendidos para facilitar que la gente vote.


El escándalo de campaña

Tras emitir su voto, Morales expresó su deseo de que los ciudadanos participen masivamente en el referendo. Él lo hizo en el colegio Villa 14 de Septiembre, en el municipio del mismo nombre situado en el Chapare, el feudo sindical y político del mandatario situado en la región de Cochabamba (centro).

Evo Morales recibe su papeleta para votar en el referendo.
Evo Morales recibe su papeleta para votar en el referendo.

"Mi deseo es que hoy día, de los 6.5 millones de bolivianos que participan en la modificación de la Constitución o en rechazo a la modificación haya un mayor porcentaje de participantes", señaló.

El gobernante recordó que en las elecciones generales de 2009, se registró una participación histórica de 95% y expresó su deseo de que en el referendo el porcentaje llegue a 96 o 97%.

Morales llegó a esta consulta salpicado por las repercusiones de la revelación de un escándalo amoroso y la muerte de los seis funcionarios de la alcaldía de El Alto.

Con pétalos recibieron a Morales en el centro de votación de Villa.
Con pétalos recibieron a Morales en el centro de votación de Villa.

Hace un mes, un periodista reveló que supuestamente una expareja de Morales logró que la contrataran como gerente comercial de una constructora china que en cinco años se adjudicó siete proyectos estatales por casi 500 millones de dólares.

Morales reconoció el romance con la mujer con la que además, afirmó que tuvo un hijo que murió.

"A Gabriela Zapata la conocí en 2005; en 2007 tuvimos un bebé y por mala suerte falleció", dijo Morales, de 56 años, soltero, y con dos hijos jóvenes de dos mujeres distintas. "No volví a verla. No sabía que trabaja en esa empresa".

Zapata, que hoy tiene 29 años, negó que en su designación influyera el gobierno pero poco se conoce de sus antecedentes laborales. Lo que se sabe es que antes de ingresar a la contratista, llamada China CAMC Engineering Co LTD, se promocionaba como promotora de negocios.

publicidad

En 2013, Zapata se convirtió en gerente general de CAMC para Bolivia. El último contrato de la constructora se firmó en presencia de Morales en julio de 2015 y tenía como objeto construir una planta de potasio por 177 millones de dólares, pese a que el propio gobierno señaló que la empresa había incumplido otro contrato.

Todos los contratos de CAMC que incluyen un ingenio azucarero, fueron por contratación directa, uno sólo por licitación, según el Ministerio de Obras Públicas.

Es la primera vez que se vincula a Morales directamente con un caso de supuesta corrupción lo que, en teoría, no afectaría los resultados del referendo reeleccionista del domingo, y del que varias encuestas anticipan una votación cerrada. Pero tampoco es el primer caso: ha habido un montón de denuncias que vinculan a los aliados del gobierno de Morales a esta constructora.

"No es una denuncia más, sumada a otras es el golpe más duro a la imagen de incorruptibilidad que se forjó Morales y tendrá efecto en el voto", dijo Carlos Cordero, analista político y profesor de la Universidad Mayor de San Andrés en La Paz.

El escándalo más grande compromete a 70 dirigentes del gobernante Movimiento al Socialismo con un presunto desfalco de 10 millones de dólares según el gobierno, o 182 millones según la oposición, de dineros públicos destinados a proyectos para los indígenas pobres.

publicidad

Esta investigación, que no tiene nada que ver con la CAMC, lleva más de un año y ninguno de los investigados es alto funcionario del gobierno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad