publicidad
Para Ivanka Trump y Donald Trump Jr. el proyecto 'Trump Soho' debía ser su bautizo en el negocio inmobiliario, pero casi termina en una demanda juidicial.

Cómo Ivanka y Donald Trump Jr. evitaron ser acusados por fraude inmobiliario en Nueva York

Cómo Ivanka y Donald Trump Jr. evitaron ser acusados por fraude inmobiliario en Nueva York

Una investigación de ProPublica indica cómo en 2012, los dos hijos mayores del presidente estuvieron cerca de verse demandados en un tribunal de Nueva York por un proyecto en SoHo sobre el que falsearon datos para atraer compradores.

Para Ivanka Trump y Donald Trump Jr. el proyecto 'Trump Soho' de...
Para Ivanka Trump y Donald Trump Jr. el proyecto 'Trump Soho' debía ser su bautizo en el negocio inmobiliario, pero casi termina en una demanda juidicial.

Era el año 2012 y los dos hijos mayores del empresario Donald Trump, Ivanka y Donald Jr., parecían muy cerca de enfrentar la justicia de Nueva York a causa de un supuesto caso de fraude inmobiliario del que se salvaron finalmente gracias a contactos del abogado de su padre con el fiscal de distrito de Manhatan, de acuerdo con una investigación de ProPublica.

Los hijos mayores del hoy presidente mintieron para atraer compradores en un edificio bautizado como Trump SoHo, de acuerdo con el reporte, en el que también trabajaron The New Yorker y el canal WNYC.

La fiscalía neoyorquina había documentado el caso con comunicaciones de los investigados en el que los Trump reconocían que estaban infladas las cifras que daban sobre la venta del condominio y expresaban confianza en que nadie fuera de la organización se enteraría de esos manejos.

La crisis inmobiliaria y financiera que se desató en 2007 contribuyó con el fracaso del proyecto, que en realidad no estaba en Soho y que no tenía permiso para funcionar como residencia permanente, sino como hotel, por lo que los compradores no podían pasar más de 120 días al año en las unidades que compraran.

Pero tras una intervención del abogado de su padre, Marc Kasowitz, ante el fiscal de distrito Cyrus Vance Jr. -hijo de quien fuera secretario de Estado de Jimmy Carter- y un acuerdo con los afectados, los Trump no tuvieron que vérselas con un tribunal.

publicidad

La investigación de ProPublica destaca el hecho de Kasowitz fuera incorporado al equipo legal de los Trump mucho tiempo después de que empezaran las pesquisas, pese a que había donado fondos para la campaña de reelección de Vance.

Proyecto fracasado

A mediados de la década del 2000 Ivanka y Donald Jr. estaban empeñados en la promoción del Trump Soho pero para marzo del 2010 solo habían logrado colocar el 15.8% de las unidades, aunque dos años antes habían asegurado públicamente que hasta el 60% del edificio estaba vendido, en un intento por atraer clientes.

Eventualmente, los compradores supieron la verdad y, sintiéndose engañados, presentaron una queja contra los promotores basados en el principio de que un edificio vacío desvalorizaba la inversión que habían hecho llevados por la información que le habían suministrado los vendedores.

La Oficina de Grandes Crímenes Económicos de la fiscalía neoyorquina empezó a investigar el caso como un posible fraude inmobiliario.

“En un email, según cuatro personas que lo han visto, los Trump discuten cómo coordinar la información falsa que han dado a los potenciales compradores. En otro, según una persona que leyó los emails, están preocupados porque un reportero puede estar sobre ellos. En otro más, Donald Jr., le asegura a un promotor que estaba preocupado por las declaraciones falsas, diciéndolo que nadie se enteraría jamás”, se lee en el trabajo publicado este miércoles.

publicidad

Los abogados de los Trump reconocen que sus clientes pueden haber exagerado los datos de ventas, pero que esa práctica no equivale a una conducta criminal.

Relacionado
El hijo del presidente Trump no está siendo investigado por el 'R...
Los riesgos legales de Donald Trump Jr. tras su reunión con una abogada rusa para obtener información perjudicial sobre Hillary Clinton

Mientras la fiscalía investigaba, los compradores que habían demandado terminaron legando a un acuerdo con los Trump para obtener la mayor parte del dinero que habían invertido y acordado no cooperar con la investigación, salvo que fueran citados judicialmente. Incluso el abogado de los afectados mandó una inusual carta al fiscal Vance asegurando que los Trump no habían violado la ley.

Para los fiscales, la posibilidad de forzar la cooperación de víctimas de un delito que no se sienten como tales complica la posibilidad de estructurar un caso de éxito, por lo que el acuerdo con los Trump pudo haber tenido peso en la decisión de no llevarlo hasta un juicio.

“En aquel momento, no creía más allá de la duda razonable que se había cometido un crimen”, dijo Vance a The New Yorker sobre su decisión en septiembre de 2012 de pedir a sus subordinados que cesaran la investigación.

publicidad

Pero el trabajo de ProPublica destaca el hecho de que Kasowitz se reuniera en mayo de 2012 con Vance, cuatro meses después de que donara unos 25,0000 dólares a su campaña para la reelección. Siguiendo la práctica de no aceptar fondos de personas con casos ante su oficina, el fiscal de Manhattan había devuelto el dinero antes del encuentro.

Seis meses después de que se cerrara el caso, Kasowitz hizo una donación aún mayor a la campaña de Vance y motivó a otros a contribuir, aportando en total unos 50,000 dólares. Tras el reportaje de ProPublica, ahora Vance dice que devolverá también esos fondos, cuatro años después de haberlo recibido.

En cuanto al Trump Soho, el edificio terminó en ejecución hipotecaria y adquirido por un acreedor. Solo 128 de las 391 unidades se han vendido, lo que equivale a un 33%, la mitad de lo que alguna vez los Trump aseguraron que habían vendido.

En fotos: 20 edificios alrededor del mundo con el apellido Trump en su fachada
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad