publicidad
En esta foto del 27 de de enero de 2015, difundida por el Premio Ambiental Goldman, la líder indígena de Honduras Berta Cáceres habla a la gente cerca del río Gualcarque, en el departamento de Intibuca, Honduras. Cáceres encabezó una lucha de dos años para detener la construcción de un proyecto hidroeléctrico. Fue asesinada a tiros el jueves 3 de marzo de 2016. Ella ganó el Premio Ambiental Goldman en 2015 por su papel en la lucha contra el proyecto de la presa. (Tim Russo / Goldman premio ambiental a través de AP)

El país más peligroso del mundo para defender el medio ambiente

El país más peligroso del mundo para defender el medio ambiente

Entre 2002 y 2014, Global Witness ha contabilizado 111 activistas muertos en Honduras.

En esta foto del 27 de de enero de 2015, difundida por el Premio Ambient...
En esta foto del 27 de de enero de 2015, difundida por el Premio Ambiental Goldman, la líder indígena de Honduras Berta Cáceres habla a la gente cerca del río Gualcarque, en el departamento de Intibuca, Honduras. Cáceres encabezó una lucha de dos años para detener la construcción de un proyecto hidroeléctrico. Fue asesinada a tiros el jueves 3 de marzo de 2016. Ella ganó el Premio Ambiental Goldman en 2015 por su papel en la lucha contra el proyecto de la presa. (Tim Russo / Goldman premio ambiental a través de AP)

Por Clemente Álvarez: @clementealvarez

Con 8 millones de habitantes, Honduras es “el país del mundo más peligroso para los defensores del medio ambiente”. Así lo aseguraba en 2015 un informe de la organización Global Witness sobre personas asesinadas en el mundo por intentar proteger su tierra, un alarmante trabajo que incidía específicamente en el caso de una líder indígena del pueblo lenca amenazada de muerte: Berta Cáceres.
“El estado hondureño debe abordar la difícil situación de activistas como Berta Cáceres, que viven su día a día con temor a ser atacados”, alertaba este informe que llevaba por título ‘¿Cuántos más?’. Solo unos meses después de este aviso, este jueves la dirigente indígena fue asesinada a tiros en su casa de la ciudad hondureña de La Esperanza.

publicidad

Por ahora no se ha podido conectar el crimen con su lucha a favor del medio ambiente, pero en su entorno no dudan en que al final se han cumplido las amenazas. El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), la organización en la que trabajaba Cáceres, ha exigido una investigación clara por medios independientes al estado hondureño, pues dudan de su credibilidad.

Desde el año 2002, Global Witness ha contabilizado la muerte en todo el mundo de más de mil personas que luchaban de forma pacífica contra proyectos de minería, tala de árboles, construcción de represas... En su último informe, recogían 116 asesinatos en el año 2014 en 17 países distintos: una media de dos víctimas a la semana. E incidían en que la mayoría de estos asesinatos, tres cuartas partes, tuvieron lugar en Centroamérica y Sudamérica. En concreto, los países con mayor número de muertes ese año fueron Brasil (29), Colombia (25) y Filipinas (15). Sin embargo, si se analiza esta macabra estadística en proporción al número de habitantes, el peor lugar de todo el planeta es Honduras (12).

Entre 2002 y 2014, Global Witness reporta el asesinato de 111 activistas en este país. En el caso de Berta Cáceres, si bien todavía faltan por esclarecer muchos interrogantes de su muerte, no cabe duda que en su vida fue perseguida y acosada por oponerse a varios proyectos de minería y de construcción de presas en la tierra del pueblo lenca. Este icono étnico tuvo que vivir como una fugitiva.

publicidad

“Tienen guardas que nos han amenazado de muerte. Han estado a punto de dispararnos. He recibido amenazas y me han seguido cuando iba en coche. No solo a mi sino también a otros del COPINH. Hasta tienen un grupo de hombres que ponen controles en la carretera y comprueban si viajo en algún coche”. Estas son palabras de la dirigente indígena recogidas por el informe para alertar de la persecución que sufría, incluso desde las propias instituciones del Estado. Sin embargo, ella puso a salvo a sus hijos fuera del país y siguió luchando.

¿Qué pasa en Honduras para ser el país más peligroso del mundo para los defensores ambientales? En su análisis específico de este país, Global Witness identifica diferentes causas: niveles altos de corrupción, policía ineficaz y responsable de graves abusos de los derechos humanos, interferencias políticas en el poder judicial, falta de transparencia en la concesión de concesiones mineras o hidroeléctricas, criminalización de los defensores ambientales, aumento del uso de guardas de seguridad privados, crimen organizado…

“La criminalización de los defensores de los derechos humanos que lleva a cabo el Estado es especialmente grave. La ONG COFADEH (Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras) ha registrado 3,064 casos de uso indebido de la legislación penal contra defensores desde 2010. Esta situación es especialmente grave en el caso de los activistas ambientales y de la tierra”, destaca el informe.

publicidad

En el momento de su muerte, Cáceres se encontraba acompañada del ambientalista mexicano Gustavo Castro Soto, que resultó herido en el ataque y ahora es testigo protegido.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad