publicidad
Benedicto XVI abandona la Sagrada Familia después de la misa solemne.

El Papa consagró la Sagrada Familia de Barcelona

El Papa consagró la Sagrada Familia de Barcelona

El Papa Benedicto XVI consagró el templo expiatorio de la Sagrada Familia elevándolo a la categoría de "basílica menor" a la que ha sido considerada una catedral del siglo XXI inacabada.

Benedicto XVI abandona la Sagrada Familia después de la misa solemne.
Benedicto XVI abandona la Sagrada Familia después de la misa solemne.

Una catedral del siglo XXI

BARCELONA, España - El Papa Benedicto XVI consagró este domingo el templo expiatorio de la Sagrada Familia elevándolo a la categoría de "basílica menor" y permitiendo así la celebración de misas en la que ha sido considerada una catedral del siglo XXI, aunque todavía está inacabada.

"Queridos hermanos, al dedicar a Dios nuestro Señor esta santa iglesia de la Sagrada Familia, supliquémosle que bendiga esta agua, criatura suya, con la cual seremos rociados en señal de penitencia y en recuerdo del bautismo, y con la cual se purificarán los muros y el nuevo altar", dijo el Pontífice al bendecir el agua con la que luego roció el altar y las paredes del templo.

publicidad

Más de 6.000 personas, encabezadas por los reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, asistieron en el interior de la ya basílica a la ceremonia de "dedicación a Dios" del templo, cuya primera eucaristía ofició este domingo el Santo Padre, tras aprestar el recinto para el culto.

"Momento único del pontificado"

"La consagración de un edificio de esta envergadura y de este valor simbólico ha sido un momento único del pontificado" de Benedicto XVI, aseguró tras la ceremonia el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi.

"El Papa ya ha consagrado iglesias pero eran parroquias en Roma y ha consagrado el altar de la catedral de Sydney, pero era un altar no una catedral", añadió Lombardi.

El Papa escuchó la bienvenida del cardenal-arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, y una breve explicación de la construcción de la Sagrada Familia, cuya finalización se prevé en 2026, antes de entregar las llaves del templo al sacerdote que será su encargado.

El sueño de Gaudí

La ceremonia "hace realidad el sueño del siervo de Dios Antonio Gaudí cuando proyectó este templo", recordó Martínez Sistach, en referencia al creador de la iglesia, que se hizo cargo de su construcción en 1883 tras modificar los planos del arquitecto Francisco de Paula, que la había iniciado en 1882.

publicidad

Gaudí, en proceso de beatificación y cuyo cuerpo reposa en la cripta del templo desde su muerte en 1926, también fue recordado por el Papa en su homilía de dedicación de la nueva basílica.

"Recordamos, sobre todo, al que fue el alma y artífice de este proyecto: a Antoni Gaudí, arquitecto genial y cristiano consecuente con la antorcha de su fe ardiendo hasta el término de su vida, vivida en dignidad y austeridad absoluta", dijo Benedicto XVI.

El Santo Padre completó la consagración del templo --cuya construcción se financia con donaciones, en su calidad de expiatorio, y con el dinero de las entradas de las visitas turísticas--, procediendo a la unción con aceites sagrados del altar, en el que también quemó incienso como símbolo de que las oraciones ascienden hacia Dios.

"El rito de la consagración (especialmente cuando el celebrante, en este caso el Papa, unge el altar, ndlr) es uno de los más expresivos de la liturgia católica", afirmó Lombardi.

Otros 12 obispos y cardenales ungieron los muros de la nueva basílica, que contará a su finalización con 18 torres.

De estas torres, 12 de las cuales se dedican a los apóstoles, cuatro a los evangelistas, una a Jesús y otra a la Virgen María, sólo hay ocho acabadas por el momento, en un templo para cuya concepción Gaudí "unió la realidad del mundo y la historia de la salvación tal como nos es narrada en la Biblia y actualizada en la liturgia".

publicidad

La Sagrada Familia es un compendio de símbolos como la fachada del Nacimiento, la única que completó Gaudí, en la que relata el nacimiento de Jesús y algunas escenas de su infancia y donde introdujo temas vegetales y figuras humanas.

Gaudí "sacó los retablos afuera para poner ante los hombres el misterio de Dios revelado en el nacimiento, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo", afirmó el Pontífice.

Desde esta fachada, el Papa rezó el Angelus ante miles de fieles que le despidieron con un cerrado aplauso, dando por finalizados los actos en la nueva "basílica menor".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad