publicidad

OJ Simpson fue sentenciado a la cárcel en una corte en Las Vegas

OJ Simpson fue sentenciado a la cárcel en una corte en Las Vegas

El popular astro del fútbol americano fue sentenciado a la cárcel por un hecho ocurrido en Las Vegas.

"Lo siento, lo siento"

O.J. Simpson, absuelto del asesinato de su ex esposa y un acompañante en Los Angeles en 1994, fue sentenciado el viernes a por lo menos 15 años de cárcel en un caso de robo a mano armada.

La juez Jackie Glass del Tribunal de Distrito del Condado de Clark sentenció a Simpson a un máximo de 33 años -dependiendo de su comportamiento podría estar libre en 9 años-, tras decir que el ex astro de la NFL era arrogante e ignorante. Señaló que la evidencia en su contra era abrumadora. Simpson podría solicitar la libertad bajo palabra después de nueve años. "Yo nunca tuve la intención de hacerle daño a nadie", fueron las últimas palabras el viernes del ex deportista de 61 años, vestido de prisionero en uniforme azul ante la jueza Jackie Glass poco antes de conocer la sentencia por un caso de robo a mano armada y secuestro de recuerdos deportivos en 2007 en un hotel-casino de Las Vegas.

El ex astro del fútbol americano fue declarado culpable en octubre de haber irrumpido el jueves 13 de septiembre de 2007 en una habitación del casino hotel Palace Station en Las Vegas, junto a un grupo de hombres armados, para tomar por asalto artículos deportivos de dos coleccionistas.

Simpson fue detenido pocos días después del robo y logró obtener la libertad bajo fianza en breve tras el pago de $125,000 para volver a ser objetivo de una avalancha de periodistas y docenas de espectadores además de helicópteros de las cadenas televisivas estadounidenses.

publicidad

La persecución mediática recordó a los estadounidenses otro similar acontecimiento mediático, cuando en 1994 Simpson fue capturado y arrestado como el principal sospechoso de los brutales asesinatos de su ex esposa Nicole Brown y el amigo de ésta, Ron Goldman.

Orenthal James, nacido el 9 de julio de 1947 en San Francisco, California, fue uno de los más célebres jugadores de fútbol americano de su generación.

Paradójicamente, a sus dos años padeció raquitismo y debió llevar muletas hasta los cinco. Más adelante se caracterizó como un "niño problemático" que a los 13 se unía por primera vez a una pandilla callejera de San Francisco. Poco después fue recluido en un centro para menores.

"Nunca le hice daño a nadie", dijo Simpson en una entrevista a la revista Playboy de 1976 -según reporta el sitio web del canal deportivo ESPN-. "Sólo golpeé a tipos que se lo merecían... al menos una vez por semana", precisó.

Fin de una carrera

Fue gracias a su talento deportivo que Simpson escapó de su pasado de pandillero. Según ESPN.com, "tenía un encanto innato para comunicarse que lo llevó a un nivel casi mítico, hasta que se convirtió en el primer atleta afro-americano de resonancia mediática a gran escala".

Su éxito mediático lo condujo naturalmente al cine y la televisión. Trabajó en filmes como "Infierno en la Torre" (1974) y "La pistola desnuda" (1988), en algunas series televisivas y como presentador deportivo.

publicidad

De hecho fue considerado para el papel principal de Terminator, pero los productores lo descartaron porque era "demasiado agradable para que resultara convincente como asesino en serie", según Imdb.com.

Simpson tuvo tres hijos con su primera esposa, Marguerite Whitley, y dos con la segunda, Nicole Brown, quien en 1992 introdujo una demanda de divorcio mencionando el "comportamiento agresivo" de su marido. En 1989, según ESPN.com, el deportista había sido acusado de golpear a su mujer y debió pasar dos años en libertad condicional.

Simpson se convirtió luego en el principal sospechoso en los brutales asesinatos en 1994 de Brown y Goldman.

Después de un año de un mediatizado juicio en Los Angeles cargado de acusaciones de racismo, el ex jugador fue absuelto de asesinato en un polémico veredicto que fue recibido con indignación por la opinión pública estadounidense.

Luego fue hallado responsable de las muertes en un proceso civil en 1997 y condenado a pagar $33.5 millones por daños y perjuicios a los familiares de las víctimas, cifra que nunca canceló.

No obstante los familiares de Nicole Brown y Ron Goldman no han dado descanso a Simpson y hasta 2006 lideraron una lluvia de protestas en contra del libro "If I did it" (Si lo hubiera hecho), en el que el ex jugador narraba lo que habría hecho si hubiera cometido ese doble asesinato.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad