publicidad

Los pobres viven prácticamente enjaulados en Nueva York

Los pobres viven prácticamente enjaulados en Nueva York

El hotel con condiciones infrahumanas contrasta con Wall Street y el exclusivo barrio de Soho que lo rodean.

Vida en ‘celdas’ de un hotel de Nueva York /Univision

Cuesta $10 vivir en este hotel

Nueva York es el centro del mundo occidental, sus calles son capital de la moda, del glamour, del dinero pero también de la pobreza.

En las entrañas de la “gran manzana” se encuentra un lugar que parece más una jaula que una habitación de hotel, mide escasos 2 metros de largo por no más de 1 y medio de ancho, aquí es donde vive David Rodríguez de 75 años, reportó Pedro Ultreras  a Univision.

Opina sobre esta nota en nuestros foros

El espacio es tan breve que sólo cabe una diminuta cama, debajo de ésta David guarda maletas que contienen su ropa.

El hombre de origen puertorriqueño paga 10 dólares al día por este cuarto que como techo tiene tela de alambre, como si se tratara de una jaula para animales.

“Como yo les digo, yo no recibo dinero, no tengo suficiente para ir a rentar un lugar de mil dólares o dos mil”, confesó el señor Rodríguez.

Los más de 100 inquilinos soportan el mal olor y las ratas

Este exchofer de taxis de Nueva York, oriundo de Puerto Rico, lleva 16 años en esta jaula y como él hay por lo menos 100 personas más, jubiladas en su mayoría, todos, según David, sobreviven en las mismas condiciones.

“Vivimos bien apretados y los que no podemos pagar lo suficiente, tenemos que vivir en estas condiciones”, afirmó David Rodríguez.

Los cuartos son tan pequeños que algunos inquilinos cuelgan su ropa por fuera o dejan sus pertenencias a la entrada. Por los estrechos pasillos del hotel también se puede ver gente durmiendo sobre periódicos como si se tratara de indigentes, el mal olor es insoportable y no hay aire acondicionado, las ratas son otro problema.

publicidad

“Yo maté 33 ratas, aquí dentro de mi cuarto, una de ellas me mordió”, dijo el señor Rodríguez.

Irónicamente el hotel se llama “Sun Bright” o “Luz radiante” en español, pero al parecer su nombre es todo lo opuesto a lo que enfrentan diariamente sus inquilinos, cuyo mundo es tan oscuro como las condiciones en las que viven.

El hotel está rodeado por Wall Street y Soho

Y contrastante es también el área que lo rodea, a unas pocas cuadras al sur está Wall Street, donde se mueve financieramente el mundo; a dos cuadras al norte, se encuentra el exclusivo barrio de Soho, donde un apartamento cuesta millones de dólares.

Volviendo al “Sun Bright”, los baños aparte de sucios están llenos de cucarachas, hay cuatro sanitarios y 2 regaderas que deben compartir cerca de 100 inquilinos.

En el hotel también hay lugar para turistas regulares, quienes por 80 dólares pueden pasar la noche en habitaciones aunque pequeñas, limpias; contrario a las jaulas deplorables donde vive David dos pisos más abajo.

Los dueños del hotel no han respondido a las peticiones de entrevista hechas por el reportero de Univision, Pedro Ultreras.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad