publicidad
Una planta nuclear, ubicada en la costa californiana, cerca de una falla geológica.

Crece el temor en EU por las plantas nucleares sobre fallas geológicas

Crece el temor en EU por las plantas nucleares sobre fallas geológicas

Crece el temor en EU por las plantas nucleares sobre fallas geológicas

Una planta nuclear, ubicada en la costa californiana, cerca de una falla...
Una planta nuclear, ubicada en la costa californiana, cerca de una falla geológica.

Se disparan las ventas de yodo

LOS ANGELES - Dos años antes del terremoto que desató una crisis atómica en Japón, se descubrió una falla geológica a menos de un kilómetro (media milla) de un reactor nuclear en la costa de California, lo que desató la alarma de agencias reguladoras que dicen que no se ha medido bien el riesgo de esta situación.

La planta de Diablo Canyon está en el estado más poblado del país y a 320 kilómetros (200 millas) de Los Angeles, pero su situación no es única. En todo Estados Unidos, una red de fallas geológicas genera dudas sobre la seguridad de plantas, que ya tienen varias décadas, en caso de terremoto.

Las imágenes tremendas que llegan desde Japón, donde varios reactores quedaron dañados por un maremoto, intensifican los temores.

publicidad

La planta de Indian Point está sobre una falla geológica a apenas 56 kilómetros (35 millas) al norte de New York. El miércoles, el gobernador de New York, Andrew Cuomo, ordenó revisar las medidas de seguridad de la planta.

Pero las preguntas son más urgentes en California, situada en una región proclive a la actividad sísmica y donde unos 10 terremotos de magnitud superior a 7.0 han ocurrido desde 1900.

En Diablo Canyon, el tema no es lo que se sabe, sino lo que no se sabe.

Investigaciones preliminares en la planta, ubicada en un acantilado sobre el Pacífico, descubrieron que sus dos reactores podrían soportar un terremoto generado en la Falla Costera, descubierta hace poco.

Pero esto no es suficiente para el gobierno estatal, que desde 2008 ha presionado a la empresa propietaria de la planta, Pacific Gas & Electric Company, para que encargue estudios independientes que determinen el riesgo.

La falla está cerca de otra más grande y se teme que las dos puedan comenzar a sacudirse al mismo tiempo, lo que crearía un temblor más grande que los que cualquiera de las dos pudiera producir sola.

"No tenemos una idea firme del riesgo que presenta la Falla Costera", dijo Thomas Brocher, director del Centro de Ciencia de Terremotos en el Servicio Geológico de Estados Unidos, quien encabezó el equipo que descubrió la falla.

El senador estatal Sam Blakeslee, que tiene un doctorado con especialización en terremotos, quiere que la empresa retire una solicitud de extender la licencia de operación de la planta por 20 años, hasta que se sepa más sobre la situación.

publicidad

"Las plantas nucleares de cierta antigüedad y los grandes sistemas de fallas activos no deberían estar cerca", dijo Blakeslee. La falla Costera "puede producir sacudones mucho más fuertes de lo que se espera", agregó.

La Comisión Reguladora Nuclear y la empresa aseguran que la planta es segura y que está construida para soportar un terremoto de magnitud 7.5, que es el máximo considerado posible en esa zona. No sería probable que sufra daños de un maremoto, porque el acantilado está a 26 metros (85 pies) sobre el océano.

Escasea el yodo

Mientras tanto, el principal fabricante estadounidense de tabletas de yoduro de potasio se quedó sin existencias tras la masiva demanda que generó la crisis nuclear en Japón, informó la compañía el miércoles.

Anbex recibió miles de órdenes de su medicamento Iosat -que protege contra la radiación- tras el terremoto y posterior tsunami en Japón el viernes, que desataron una crisis en la planta nuclear Fukushima en el noreste de la isla.

"El repunte (de las ventas) es gigantesco (...) El viernes por la noche agotamos las existencias", dijo Alan Morris, presidente de Anbex, que suministra el fármaco a consumidores directos y distribuidores.

"La demanda viene principalmente de la costa oeste de Estados Unidos, pero hay un importante número de consultas y órdenes procedentes de Japón, Corea, todo el Extremo Oriente", dijo Morris a AFP.

publicidad

Morris dijo que los fabricantes esperan que las nuevas existencias de yoduro de potasio estén listas para su envío en dos semanas.

Anbex es el único fabricante estadounidense que produce yoduro de potasio en forma de píldora, dijo Morris, si bien informó que hay disponible una presentación líquida fabricada por la compañía Fleming Pharmaceuticals.

Un comunicado del sitio web de Fleming, de hecho, señala que está "trabajando sin descanso mientras los empleados envían el yoduro de potasio a Japón".

Autoridades de Estados Unidos han insistido en que no hay riesgo de que la radioactividad llegue a su territorio, pero los meteorólogos afirman que es difícil predecir exactamente el alcance de una nube radioactiva si se extiende en el Pacífico.

Temor en China

Compradores preocupados han arrasado con las existencias de sal en los establecimientos de Beijing, Shangai y otras partes de China, bajo la falsa de creencia de que puede proteger de la exposición a radiaciones, aunque es improbable que cualquier fuga de la planta nuclear japonesa dañada llegue al país.

Las compras por pánico fueron provocadas por rumores de que la sal yodada puede ayudar a proteger del envenenamiento radiactivo, parte de una ola de desinformación que se extiende por la región ante la emergencia nuclear en Japón.

Los rumores se han diseminado velozmente. Han circulado mensajes de texto en teléfonos celulares acerca de nubes radiactivas que se extienden desde Japón a través de Asia. Otros rumores dicen que la sal es adecuada para proteger de los efectos de la radiación.

publicidad

Los supermercados en Beijing y en muchas otras ciudades, desde Zhejiang, en el oriente, hasta Guandong en el sur y Sichuán en el oeste, se han quedado sin sal en días recientes.

Un portal de internet, sina.com, informó el jueves que los precios de la sal en Guangdong se quintuplicaron y en algunas partes incluso se decuplicaron.

El principal productor de sal del país, China National Salt Industry Corp., emitió una declaración de inmediato, diciendo que las reservas seguían siendo amplias y que las compras en pánico eran innecesarias, de acuerdo con la agencia noticiosa oficial Xinjuá.

El ministerio de Salud colocó información en su portal en la internet, en la que le dice al público que consumir sal común no es efectivo contra la radiación. Un adulto necesitaría consumir de una vez tres kilogramos de sal para protegerse de la radiación, dijo el ministerio.

Píldoras de yoduro de potasio son usadas para mitigar los efectos del envenenamiento radiactivo, pero la sal regular de mesa no contiene suficiente yodo para ser efectiva, dicen expertos de salud.

Michael O'Leary, jefe de las oficinas de la Organización Mundial de Salud en China, exhortó a los gobiernos e individuos a "dar pasos para frenar esos rumores, que son perjudiciales para la moral pública".

O'Leary dijo que la OMS "quiere asegurarle a los gobiernos y miembros del público que no existe evidencia en estos momentos de una diseminación significativa de radiación desde la planta nuclear".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad