publicidad
Muñeco de "El Chapo" Guzmán

¿Es legal entrevistar a un fugitivo como "El Chapo"?

¿Es legal entrevistar a un fugitivo como "El Chapo"?

El encuentro entre Sean Penn y quien fuera el fugitivo más buscado en México y Estados Unidos genera preguntas sobre posibles consecuencias legales

Muñeco de "El Chapo" Guzmán
Muñeco de "El Chapo" Guzmán

Por Carlos Chirinos (@carl_chirinos), editor político principal de UnivisionNoticias.com

No hay que mentir, una ola de envidia cundió entre los periodistas de este hemisferio cuando se supo este sábado que Sean Penn entrevistó a Joaquín “El Chapo” Guzmán.
El impacto en las redacciones de la noticia de que el actor estadounidense habló con el narcotraficante para la revista Rolling Stone mientras las autoridades lo buscaban por cielo y tierra fue casi tan grande como el anuncio de su recaptura por la Marina de México el pasado viernes.

¿Poder entrevistar al hombre más buscado de México y Estados Unidos? Sin duda, el sueño profesional de muchos de quienes trabajamos en esto de buscar y presentar información.

Recuperados del impacto, algunos empezaron a preguntarse si ese contacto, presuntamente hecho con gestiones de la también famosa y polémica actriz Mexicana Kate del Castillo, era legal.

Penn y Del Castillo, ¿cometieron un crimen? Univision


¿No hay algo en los códigos en contra de “ayudar” a criminales solicitados?, pensaba más de uno. Aunque en este caso es crucial precisar qué es "ayudar".
“Si el Diablo me ofrece una entrevista, voy a los infiernos…” recuerdan en México que dijo el fallecido periodista Julio Scherer García, el fundador de la revista Proceso, quien en 2010 entrevistó a otro narcotraficante todavía hoy fugitivo, Ismael “El Mayo” Zambada, compadre de “El Chapo” y su colega en el cartel de Sinaloa.

Con los ojos vendados

Scherer tenía razón. La función del reportero es buscar la información y llegar a las fuentes donde quiera que se encuentren para lograr las historias de interés público, la del “El Chapo” es sin duda una de ellas.

publicidad

Y no importa que Penn sea más conocido como un actor galardonado, en este caso fungió de periodista.

Sean Penn y Kate del Castillo se reunieron con "El Chapo" durante su fuga
En la eventualidad de que a Univision se le hubiera ofrecido una entrevista similar lo único que el departamento legal pide cuidar es que no haya manera que ese contacto pueda interpretarse que ayudó de alguna manera a la persona a evadir la ley.

Una vez publicada la pieza, el equipo de reporteros tendría que cumplir con la obligación legal de aportar datos sobre dónde se hizo la entrevista y cómo se llegó a la persona que solicitan, si las autoridades lo requirieran.

"El Chapo" no cree que sin él baje el tráfico de drogas Univision


Pero el entrevistado se habrá asegurado que no haya información que dar.

Sus asistentes buscarán la manera de que los periodistas no sepan a dónde se encuentra el solicitado o que el lugar de reunión no sea el sitio donde se esconda la persona, quizá vendándole los ojos o metiéndolos en el baúl de un auto, como pasa en las películas del Hollywood donde suele trabajar Penn.

Sin el conocimiento de esos datos, los periodistas no faltarían a sus obligaciones legales ni a su promesa de proteger a la fuente.

La clave del reportero está en no convertirse en asistente de alguien que está evadiendo la captura y en no ocultar información a las autoridades.

Simpatías peligrosas

El periodista escritor argentino Diego Fonseca, quien fue contactado en 2012 para escribir la autobiografía de "El Chapo", también en condición de prófugo por aquellos años, recordó a Univision Noticias que, aunque el proyecto no llegó a concretarse, no le dio demasiado peso a las complicaciones legales.

publicidad

“Mi trabajo es entrevistar y conseguir una historia. No soy funcionario de la DEA (siglas de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos). Del mismo modo que el trabajo de la DEA no es reportear, el mío no es dar información a las autoridades sobre un sujeto determinado”, dijo Fonseca.
"El Chapo" también quiso tener su biografía

Aquel mismo año, Kate del Castillo se vio envuelta en una polémica a raíz de una carta en la que nombraba a “El Chapo” y tras decir que creía más en él que en los políticos, le pedía que dejara de traficar con drogas y se dedicara a hacer buenas acciones.

Aunque en esa carta la actriz mexicana no parece alabar las acciones del narcotraficante, sus palabras generaron malestar entre quienes consideraron indebido comparar a la clase política con un criminal solicitado.

En todo caso, simpatizar con alguien –si fuera este el caso- no está tipificado como delito, por molesta o peligrosa que pueda resultar esa persona para la sociedad.

Bajo investigación
La televisora estadounidense ABC informó este sábado que fuentes mexicanas le aseguraron que tanto Penn como Kate del Castillo están en investigación por la entrevista.

El viernes, la procuradora mexicana Arely Gómez aseguró que se está investigando las reuniones que los abogados del capo sostuvieron con “actrices y productores”, cuyos nombres no reveló en ese momento.

publicidad

El periodista mexicano Alejandro Almazán, autor de la novela “El más buscado”, basada en la vida “El Chapo”, considera que los supuestos contactos y la gestión de la entrevista de Penn: “no debería tener consecuencias”.

“(Kate del Castillo) actúa como periodista, actriz. Kate no es un personaje que solo hace novelas, ha hecho activismo social. No me sorprende lo de Kate. No debería tener implicación judicial".

Pero en temas legales las líneas son sinuosas y a veces se marcan según la interpretación de los códigos que haga la parte acusadora.

Relacionado
"El Chapo" Guzmán es mostrado a la prensa.
El Gobierno de México inicia formalmente el proceso de extradición de "El Chapo" a Estados Unidos
El proceso, sin embargo, tardaría varios meses antes de "El Chapo" fuera enviado a EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad