publicidad
Lanzamiento de un misil ruso desde el Caspio

Cuatro misiles rusos destinados a Siria cayeron en Irán, según EEUU

Cuatro misiles rusos destinados a Siria cayeron en Irán, según EEUU

Este miércoles, el Gobierno ruso informó que lanzó 26 misiles crucero, que impactaron provincias del norte y noroeste de Siria.

Cuatro de los 26 misiles crucero que Rusia confirmó haber lanzado este miércoles contra objetivos en Siria cayeron en Irán, dijeron este jueves funcionarios de defensa estadounidense.

No estaba claro si esos misiles, lanzados desde navíos rusos en el Mar Caspio, ocasionaron un daño significativo en territorio iraní. Tanto el Gobierno ruso como medios estatales en Irán acusaron a Estados Unidos de brindar declaraciones inexactas o engañosas.

Tres funcionarios estadounidenses, que no estaba autorizados a hablar sobre este tema y pidieron no ser identificados,  afirmaron a The Associated Press que cuatro misiles se salieron de su curso.

Este miércoles, el Gobierno ruso informó que lanzó 26 misiles crucero que impactaron provincias del norte y noroeste de Siria. No mencionó si alguno de ellos se desvió de su trayectoria, sugiriendo que la operación fue un éxito.

La ruta de los misiles los llevó sobre Irán e Irak. 

El general ruso, Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa de su país, dijo que aunque para sus colegas en el Pentágono y la CIA puede haber resultado "inesperada" y "poco agradable" la ofensiva del miércoles contra infraestructura del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, "todo los misiles lanzados desde embarcaciones encontraron su objetivo".

No se pudo contactar a funcionarios iraníes para confirmar la información, pero la agencia de noticias iraní Fars informó este jueves que los reportes de Estados Unidos en torno a misiles que se salieron de su trayectoria son parte de una "guerra psicológica" de ese país en contra de la intervención rusa en Siria.

publicidad

El ataque con misiles de Rusia forma parte de una creciente campaña militar que ha profundizado las diferencias entre Moscú y Washington sobre cómo debe ser abordada la guerra civil siria y la presencia del EI en el país y que se hicieron evidentes en la Asamblea General de la ONU el pasado septiembre.

Allí, el presidente estadounidense, Barack Obama, calificó como un "tirano" al mandatario sirio, Bashar al-Assad,  por su manejo del conflicto interno y reiteró que perdió legitimidad, por lo que debe abandonar el poder. Pero Rusia ha apoyado al-Assad.

Preocupación internacional

El creciente envío de tropas rusas a la convulsionada Siria ha abierto un nuevo flanco de preocupación en el escenario político internacional.

El mandatario ruso, Vladimir Putin, ha intentado despejar las dudas diciendo que su propósito es combatir al EI, que ha sembrado el terror en Siria e Irak con el objetivo final de instaurar un califato.

Sin embargo, para algunos analistas sus objetivos son otros. El principal, mantener en el poder al presidente sirio, consideró el jefe de Eurasia Group, Ian Bremmer. Esto porque al-Assad es un aliado de Rusia y la única base naval rusa en el Mediterráneo está ubicada en Siria.

Los milicianos del EI han avanzado en zonas del oeste de Siria y, si bien Rusia ha atacado objetivos allí, también lo ha hecho en localidades donde no está el EI, lo que ha generado dudas sobre sus verdaderas intenciones.

publicidad

El conflicto en Siria ya cumplió más de dos años, con un saldo de casi 200,000 muertos y provocando una salida masiva de sirios aterrorizados por la guerra civil.

Bremmer, de Eurasia Group, esgrimió otra razón con la que han coincido otros analistas: "Avergonzar" al presidente estadounidense, Barack Obama, y demostrar el alcance del poderío militar ruso.

"Rusia quiere proteger sus intereses, retener el acceso ruso a la instalación naval en la costa mediterránea (...) y avergonzar a Estados Unidos mientras demuestra el alcance global de Rusia", escribió el analista Michael O'Hanlon en un blog de la agencia Reuters.

La movida de este miércoles con el lanzamiento de los 26 misiles crucero ha sido la más clara hasta ahora para demostrarlo, y podría alimentar los argumentos de los que han expresado sus dudas sobre cuáles son los objetivos de Rusia.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, habló por teléfono este jueves con su par ruso, Sergey Lavrov, y enfocó la conversación en Siria y Ucrania, dijo el portavoz del departamento, John Kirby, a periodistas.

En ese diálogo, Kerry expresó su preocupación sobre los ataques de Rusia a algunos blancos que no están vinculados con el EI. Luego dijo que a pesar de todo su país está dispuesto a mantener una línea de comunicación con Moscú para evitar malentendidos mientras ambos países tienen tropas apostadas allí.

publicidad

Algunos analistas y políticos temen que fuerzas rusas y estadounidenses choquen en terreno sirio, aunque sea en forma inadvertida. El conflicto también podría expandirse a Turquía, que ha denunciado violaciones a su espacio aéreo. La OTAN, por su parte, dijo que podría enviar tropas a este país en caso de ser necesario.


 


 

publicidad
publicidad
Ninoska Pérez Castelló, comentarista de Radio Mambí, cree que Cuba es la responsable del bienestar de los diplomáticos y deben tener y dar la garantía que este tipo de ataques no se van a repetir. Por otro lado, se analiza cómo se verá afectada la lotería de visas para los residentes de la isla.
El presidente Donald Trump aseguró que Cuba es culpable de los ataques sónicos en contra de algunos funcionarios, hecho que también ha generado complicaciones en el proceso de expedición de visas para residentes de la isla que ahora tendrán que viajar a Bogotá, Colombia, para poder obtenerlas. Wilfredo Allen, abogado de inmigración, explica los efectos de esta controversia.
Vicente Solano fue arrestado este viernes por intentar llevar a cabo un atentado en el centro comercial Dolphin, al oeste de Miami. Según las autoridades, el hombre había realizado videos proislámicos en los que expresaba su fanatismo por el grupo terrorista, aunque no hay indicios de que tenga relación con ISIS.
El organismo comunicó que la investigación está en curso y que a partir de una evaluación continua pueden asegurar que este número de personas tuvieron efectos negativos en la salud a causa de agresiones acústicas. El gobierno de la isla sigue negando su participación en los hechos, mientras Estados Unidos toma medidas como el retiro la mayoría de su personal de la Embajada en La Habana y la expulsión de funcionarios cubanos en el país norteamericano.
publicidad