publicidad
Iván Ceja durante su viaje a Michoacán, México.

Volver a México, la patria desconocida

Volver a México, la patria desconocida

Después de 23 años de vivir como indocumentado en Estados Unidos, un joven regresa a su tierra natal para experimentar el choque cultural.

Iván Ceja durante su viaje a Michoacán, México.
Iván Ceja durante su viaje a Michoacán, México.

Un joven mexicano que había vivido toda su vida como indocumentado en Estados Unidos pudo regresar a su país gracias al recurso de Advance Parole

Jorge Morales Almada
@Yorshmore

Después de 23 años de vivir como indocumentado en Estados Unidos, uno de los llamados “dreamers” de Los Ángeles pudo regresar a su tierra natal, a un país que llevaba en el corazón, pero que le era ajeno.

Se trata de Iván Ceja, un estudiante de Cal State Domínguez Hill de 24 años de edad, quien es originario de Cantabria, una localidad que apenas pasa los dos mil habitantes, en el estado mexicano de Michoacán.

De ahí partieron sus padres en el verano de 1992 cargando con él en brazos para cruzar la frontera hacia California sin documentos.

Tenía nueve meses de nacido y ningún recuerdo le quedó de aquellos campos pedregosos de Cantabria donde vive su abuelo, don Rogelio Ceja, a quien tampoco conocía y quien a sus ochenta y tantos años sigue arreando vacas mientras cuenta las historias de cuando fue bracero en los campos agrícolas de Idaho y Texas.
En el 2012 Iván obtuvo el alivio migratorio conocido como DACA y gracias al recurso de “Advance Parole” en diciembre pasado pudo volver a la patria desconocida para experimentar un choque cultural.

Iván Ceja viajando en la caja de un pick up.
Iván Ceja viajando en la caja de un pick up.

El retorno al pueblo donde nació lo hizo junto a sus padres, quienes un mes antes obtuvieron la tan anhelada “green card” para poder viajar a las tierras purépechas que dejaron en busca de un mejor futuro. Ellos también tenían 23 años sin ir a su terruño porque eran indocumentados.

El reencuentro y reconocimiento familiar se dio durante las fiestas navideñas, muy diferentes a lo que Iván había vivido en Estados Unidos.

“Es más de familia, no de regalos, a las 12 de la noche todos nos dimos abrazos, rompimos la piñata, muy diferente el ambiente, comimos pozole, champurrado, ponche, hicimos una fogata en la calle y tronamos muchos cohetes”.

Le sorprendió ver que los niños jugaran felices en la calle, que la gente se transportara en las cajas de los pick ups, y que los habitantes de Cantabria siempre anduviera alegres, como si todos los días fueran de jaripeo, esa fiesta de charros que es tan popular en el pueblo.

publicidad

“Cuando llegué allá volteaba para todos lados, es muy bonito, es un ambiente muy diferente, pero también entendí por qué mis padres se vinieron”, dijo sobre la pobreza y falta de oportunidades.
Los diez días que pasó en Cantabria fueron para Iván el reencuentro con sus raíces, pero reconoce que su hogar está de este lado, donde ha podido llegar a la universidad y luchar por la justicia para los indocumentados a través del movimiento “Dreamers” y de UndocuMedia, una organizacióna que ha creado para ayudar a quienes como él han vivido alejados de su patria.

¿Qué es el Advance Parole?

Es un documento para salir del país que otorga el gobierno estadounidense a quienes no tienen residencia permanente, como los beneficiarios de DACA o quienes están en trámite migratorio. El permiso debe ser aprobado antes de que la persona salga del país y le permitirá regresar a Estados Unidos en tiempos muy específicos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad