publicidad
Ethan Couch en una foto difundida por la Procuraduría de Jalisco.

Una llamada a Domino's Pizza ayudó a encontrar y arrestar a Ethan Couch en México

Una llamada a Domino's Pizza ayudó a encontrar y arrestar a Ethan Couch en México

Couch es conocido como el joven "affluenza", debido a que durante su juicio argumentó que sufría de "abundancia" por los privilegios que le brindaban sus padres

Ethan Couch en una foto difundida por la Procuraduría de Jalisco.
Ethan Couch en una foto difundida por la Procuraduría de Jalisco.


Las autoridades de México dijeron que una llamada telefónica a una sucursal de Domino's Pizza les ayudó a encontrar al adolescente prófugo Ethan Anthony Couch.

publicidad

El joven de 18 años fue detenido el lunes junto a su madre, Tonya Couch, en México tras haber desaparecido de Estados Unidos a principios de diciembre. Couch está acusado de la muerte de cuatro personas en un arrollamiento en Texas, por lo cual servía una sentencia de libertad condicional.

De acuerdo con un informe policial emitido por la procuraduría del estado de Jalisco, los Couch utilizaron uno de sus teléfonos para pedir una pizza a domicilio en Puerto Vallarta. Un agente del Servicio de Alguaciles estadounidense les avisó el lunes a las autoridades en México acerca de la ubicación del teléfono.

Couch y su madre no estaban en el condominio, pero los agentes se enteraron de cuál era su nueva ubicación. Detectives mexicanos comenzaron a buscarlos el 24 de diciembre y finalmente los atraparon el lunes aproximadamente a las 6 p.m.

Su madre se había cortado y teñido el cabello de color marrón oscuro para evitar que la identificaran. Dee Anderson, sheriff del condado de Tarrant, dijo que al parecer los dos planearon la forma de desaparecer de suelo estadounidense e incluso celebraron una especie de fiesta de despedida.

La controversia

En una sentencia polémica, un juez había determinado que como Couch sufría de "affluenza", la llamada enfermedad de los ricos que no los hace medir las consecuencias de sus actos, no debía ser castigado con prisión.

publicidad

Este martes, la fiscal del distrito Tarrant, Sharen Wilson, precisó que el castigo más severo que afrontaría Couch por haber huido son apenas 120 días de prisión.

Esto debido a que Couch fue sentenciado como menor de edad y violó la libertad condicional que había solicitado una corte de menores.

De acuerdo a las leyes de Texas, el adolescente debe ser castigado por esta violación de su libertad condicional dentro del sistema juvenil, y la sentencia máxima que puede pedir un juez es que Couch sea encarcelado en una prisión para menores hasta que cumpla los 19 años, lo que ocurrirá el 11 de abril de 2016.

Couch era buscado desde inicios de diciembre, luego de que sus abogados informaron que su agente de libertad condicional no había podido contactarlo por varios días. Tras ello, las autoridades emitieron una orden de arresto e iniciaron la búsqueda de su madre, Tonya Couch, con quien residía el adolescente.

Relacionado
Intensifican búsqueda de Ethan Couch
Ethan Couch ya es buscado por el FBI
Protagonizó caso de “afluencia” en Texas y ahora lo buscan por todos lados


El joven affluenza

Es conocido así debido a que durante el juicio sus abogados argumentaron que, producto de los beneficios que le brindaron sus acaudalados padres, no podía distinguir entre el bien y el mal.

En junio de 2013, cuando tenía 16 años, Couch manejaba ebrio y por encima del límite de velocidad por una oscura calle de dos carriles al sur de Fort Worth cuando chocó con una camioneta para minusválidos. Cuatro personas murieron y varias resultaron heridas, incluyendo a los pasajeros en la camioneta descubierta de Couch.

Una llamada a Domino's Pizza ayudó a encontrar y arrestar a Ethan Couch...


El joven se declaró culpable de cuatro delitos por conducir ebrio y dos de agresión también por conducir ebrio, con resultado de lesiones graves. Por su edad no se le juzgó como a un adulto y un juez de un tribunal juvenil le condenó a 10 años de libertad condicional y una estancia en un centro de rehabilitación.

Durante la fase de sentencia del juicio, los abogados de Couch acudieron a un experto que alegó que los adinerados padres de Couch le consintieron hasta hacerlo irresponsable, un efecto que el experto describió como affluenza. Esa afección no está reconocida como diagnóstico médico por la Asociación de Pediatría de Estados Unidos y su invocación provocó burlas generalizadas.

publicidad

Anderson, el jefe de policía, fue uno de los que criticó la decisión del juez de no encarcelar a Couch. El jefe de policía dijo que el joven nunca mostró remordimientos por sus acciones y que su caso había provocado más indignación que ningún otro que hubiera afrontado en su carrera en las fuerzas de seguridad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad