publicidad
Los antiguos 'affaires' de su marido persiguen ahora a la candidata

Hillary Clinton: ¿víctima o cómplice del pasado de su marido?

Hillary Clinton: ¿víctima o cómplice del pasado de su marido?

Los últimos ataques personales de Trump hacen presagiar una campaña electoral de tono desagradable.

Los antiguos 'affaires' de su marido persiguen ahora a la candidata
Los antiguos 'affaires' de su marido persiguen ahora a la candidata

La vida sexual del expresidente Bill Clinton ha vuelto al debate político gracias a Donald Trump. Pero esta vez sus efectos salpican las aspiraciones políticas de su esposa Hillary Clinton.

En enero, el virtual nominado republicano ya había tachado al expresidente de ser un “gran abusador de mujeres”, en referencia a los varios escándalos a los que se vio vinculado antes y durante su tiempo en la Casa Blanca (1993-2001). De hecho, su relación consensuada con la becaria Mónica Lewinsky, sobre la que mintió bajo juramento casi le costaría su carrera en un juicio en el Congreso.

Esta semana, el magnate inmobiliario volvió al ataque. En un rally en el estado de Oregon, Trump acusó directamente a la líder en la carrera demócrata de apoyar a su marido en presuntos casos de abuso sexual.

Dijo que la exsecretaria de Estado fue una “facilitadora” de la conducta de su esposo.

Y es posible que el tema se convierta en uno de los principales puntos de batalla de la campaña presidencial.

Hillary como víctima

A lo largo de los años, Hillary Clinton, conocida por su carrera a favor de los derechos de las mujeres y de su discurso de 1995 ante la ONU en Beijing, ha tenido que soportar las infidelidades públicas de su marido, pero sin duda no esperaba que esto perjudicara además su propia carrera política.

Clinton soportó durante años los escándalos por infidelidades de su marido
Clinton soportó durante años los escándalos por infidelidades de su marido


Alice Driver, una seguidora de Clinton y autora feminista, nacida en Arkansas en los años ochenta afirma que: “Bill es responsable por las acciones de Bill. El hecho que Hillary esté casada con él no la hace responsable a ella”. Driver agregó además que: “Bill no ha sufrido por esto pero Hillary sí. Esto es una evidencia flagrante de sexismo".

Por su parte, Clinton parece no querer tocar el tema. Cuestionada por la prensa por su silencio en Stone Ridge, Virginia este lunes dijo: "Estoy contestando (a Trump) en lo que considero les interesa a los votantes. Le contesto sobre las diferencias entre nuestra agenda, nuestra experiencia, lo que queremos hacer para este país, cómo es importante intentar unificar al país. Y he sido muy clara que mucha de su retórica no es solo imprudente, sino peligrosa".

publicidad

El autor del ataque, Trump, tiene una imagen nefasta entre las mujeres votantes. Según una encuesta reciente de Gallup, 7 de cada 10 mujeres le tienen una opinión desfavorable.

El año pasado, el magnate se burló de la cara de la precandidata republicana Carly Fiorina; en enero llamó a la reportera de Fox News, Megyn Kelly, una mujer descerebrada (bimbo en inglés); y en marzo, declaró que las mujeres que abortaran debían ser sancionadas.

Trump es conocido por sus comentarios ofensivos hacia las mujeres
Trump es conocido por sus comentarios ofensivos hacia las mujeres


Simple infidelidad o acoso sexual

Ahora, el empresario ha tomado un paso más, acusando a su principal rival en el partido demócrata de ser una “facilitadora maléfica” de las numerosas acusaciones de acoso sexual contra Bill Clinton y de haber “perseguido a estas mujeres” y “destruido sus vidas”. El virtual candidato republicano se refiere al papel activo que las supuestas víctimas dicen que Hillary Clinton jugó para intimidar y silenciarlas. Tres de ellas, Paula Jones, Kathleen Willey y Juanita Broaddrick han dado declaraciones a la prensa en los últimos meses.

Encuentros no consensuados

  • Paula Jones, exempleada de la gobernación de Arkansas demandó a Bill Clinton en 1994 por acoso sexual en 1991 en un hotel de Little Rock, Arkansas. Llegó a un acuerdo extrajudicial por $850,000. Su caso condujo a la investigación sobre Monica Lewinsky y eventualmente al juicio político que Clinton sobrevivió en 1998.
  • Kathleen Willey, voluntaria de la Casa Blanca alegó haber sido acosada por el entonces presidente en 1993 en un estudio privado de la oficina Oval.
  • Connie Hamzy acusó a Bill Clinton en 1991 de haberla acosado en 1984 en Arkansas cuando era gobernador.
  • Juanita Broaddrick acusó a Bill Clinton de haberla violado en 1978, cuando ella era voluntaria de campaña para la primera campaña de Clinton como gobernador. Entonces él era procurador de Justicia por el estado de Arkansas.

Tras quedarse callada durante años, en enero pasado Broaddrick mandó un tweet polémico acusando a Hillary Clinton de haber intentado intimidarla para silenciarla en un evento el mismo año de su supuesta violación : “Tenía 35 años cuando Bill Clinton, Procurador de Justicia, Arkansas, me violó y Hillary intentó silenciarme. Tengo 73 años ahora…Me sigue afectando”.

publicidad

Últimamente, Willey, ahora portavoz de RAPE PAC, una entidad dirigida por asesores de Trump para darle voz a las supuestas víctimas del expresidente, habría dicho que “una de las cosas que quiero hacer es hablar con los millennials y los que votan por primera vez que ni siquiera se acuerdan de lo que pasó”. Willey también acusó a Hillary Clinton de encubrir las acciones de su marido.

Paula Jones también ha vuelto a pronunciarse en enero sobre Hillary Clinton en relación con su caso: “No le importan las mujeres. Porque si le importara, me hubiera creído y hubiera creído lo que las demás mujeres contaron.” En una entrevista en febrero dijo que desconfiaba de Hillary Clinton y que los que no saben de su historia deben conocerla.

Paula Jones llegó a un acuerdo extrajudicial con Bill Clinton por cerca...
Paula Jones llegó a un acuerdo extrajudicial con Bill Clinton por cerca de un millón de dólares.

Además de los testimonios de las supuestas víctimas, varias biografías y autobiografías que aparecieron años más tarde sugieren que Hillary Clinton tomó un papel activo en desprestigiar a las otras mujeres en la vida de su marido.

Según la autobiografía “All too Human” de George Stephanopoulos, antiguo asesor muy cercano a Bill Clinton y ahora presentador estrella del canal ABC, Hillary Clinton habría dicho sobre Connie Hamzy que había que “destruirla”.

En su libro publicado en 2007 “A Woman in Charge”, el reconocido periodista Carl Bernstein también acusó a Hillary Clinton de haber tomado “una postura agresiva y explícita para desacreditar” a Gennifer Flowers, quien declaró haber mantenido una larga relación con Bill Clinton.

publicidad

Las acusaciones sin duda son graves pero los partidarios de Hillary Clinton insisten en que no hay evidencia de que silenció a las supuestas víctimas de su marido y que las acusaciones están políticamente motivadas. La Casa Blanca desmintió el caso de Broaddrick en 1999, Clinton nunca se declaró culpable en el caso de Jones y tres personas firmaron affidavits desacreditando la versión de Hamzy.


Consecuencias para la campaña

Hay indicios de que esta nueva ofensiva de Trump pueda dañar la campaña de su rival y tener consecuencias para el voto femenino. En un país donde la moral pública ha evolucionado, el tema es también sensible para los jóvenes.

De hecho, en diciembre de 2015, en un evento de campaña, una joven votante preguntó a la pre-candidata demócrata: “Usted dijo recientemente que había que creer a todas las víctimas de violaciones. ¿Diría lo mismo de Juanita Broaddrick, Kathleen Willey y Paula Jones?” "Diría que al principio, todo el mundo debe ser creído hasta que la evidencia demuestre lo contrario”, fue la seca respuesta de Clinton.

Trump espera probablemente que sus acusaciones mejoren su percepción ante las mujeres. Al menos tres de ellas, Broaddrick, Jones y Willey han confirmado su apoyo por él.

Pero está por ver si más allá de las supuestas víctimas el empresario recibirá otras adhesiones. "Es improbable que los Millennials, entre ellos las mujeres Millennials se inclinen a apoyar a Trump a causa de este asunto. Si acaso, el énfasis que está haciendo en ello la campaña de Trump acabará alejándoles", opina Ruy Teixeira, un experto del Center for American Progress que ha estudiado el voto de los Millennials.

publicidad

Mientras tanto, el magnate ha dicho en una entrevista con CNN este lunes, que “nadie respeta más a las mujeres que Donald Trump” y que será “mejor para las mujeres que Hillary Clinton”.

Lo que sí está claro es que si este tema se convierte en campo de batalla de la campaña de Trump, se anuncian meses de acusaciones bastante sórdidas.


Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad