publicidad
Jeb Bush en Beaufort, Carolina del Sur, el estado que forzó su partida

¿Qué pasa con los moderados y los hispanos tras la marcha de Jeb Bush?

¿Qué pasa con los moderados y los hispanos tras la marcha de Jeb Bush?

Analistas auguran un campaña republicana más radical y con menor presencia de sensibilidad hacia los latinos

Jeb Bush en Beaufort, Carolina del Sur, el estado que forzó su partida
Jeb Bush en Beaufort, Carolina del Sur, el estado que forzó su partida

Por Damià S. Bonmatí @damiabonmati

Habló encogido de hombros, con la voz temblorosa y los ojos húmedos, mirando compulsivamente al papel. Jeb Bush, hijo de presidente y hermano de presidente, tenía algo que decir: seguirá siendo eso, el hijo y el hermano. Abandona la carrera a la Casa Blanca.

Bush, de 63 años, fue el cuarto este sábado en la primaria de Carolina del Sur, con menos de un 8% de los votos. Pero no se trata de una simple suspensión de campaña por falta de apoyos. Se va el que lideraba hace un año la intención de voto y se va un miembro de la familia Bush que ocupó 12 años la Presidencia del país.

Los analistas consultados, ideológicamente cercanos a los republicanos, dicen que se va un ejemplo de la moderación, un amigo de la comunidad hispana y un político de gestión demostrada como gobernador de Florida (1999-2007).

La pregunta ahora es ¿qué será de los moderados y los hispanos en la contienda republicana?

Jeb Bush


Un amigo de los hispanos
"Tenía un pie en la vida de los que controlan el poder, los anglosajones, y un pie en la comunidad que será la mayor de Estados Unidos, los hispanos", dijo por teléfono al poco de conocer la noticia el analista Arnoldo Torres.

Cree que Jeb Bush demostraba conocimiento de la mayor minoría del país (no solo por estar casado con una mexicana) y defiende su política educativa como gobernador de Florida que supuestamente benefició a la comunidad. "Dio una gran prioridad a la educación", dice. (En un análisis, el Washington Post publicó en 2015 que la política educativa de Bush también incluyó ayudas públicas para ir a escuelas privadas y no consiguió algunas de las mejoras en resultados académicos que proponía).

publicidad

La analista Mercedes Schlapp, que trabajó en la administración George W. Bush, sigue viendo aliados de los latinos en la contienda republicana tras la partida de Bush.

"Jeb Bush podía comunicarse de una forma muy única con la comunidad, como también puede hacerlo Marco Rubio". También lo piensa del texano Ted Cruz. "Los demócratas, que tanto hablan de diversidad, tienen unos candidatos que no hablan español y, en cambio, los republicanos tendremos ahora a dos candidatos latinos. Con Jeb Bush, era como tener a tres latinos", dice.

Un ejemplo de la moderación
"La marcha significa que el Partido Republicano se va a mantener en una posición extremista y va a seguir lo que hemos visto los últimos ocho años con candidatos con pura crítica negativa", valoró el analista Torres. "Jeb Bush era el único candidato republicano que tenía la experiencia de haber gobernado un estado de una manera que realmente refleja la sociedad estadounidense".

Lincoln Diaz-Balart, representante republicano por Florida en el Congreso durante 18 años, respondió tras el anuncio de Jeb Bush: "Es el momento de unir el partido para lograr que el candidato no sea Donald Trump y para ganar las elecciones en noviembre".

Este republicano, que apoyó activamente la candidatura de Bush, considera que la dimisión es "un gesto de grandeza y patriotismo" y que el resto de candidatos con menos votos debería salir también de la carrera. Preguntado por los errores de la candidatura, dijo: "No es el momento para estar analizando la campaña".

publicidad

Un político con experiencia
"Los votantes quieren un cambio y no quieren seguir con un Bush. Es una pena que su apellido no fuera Pérez u otro apelllido que no fuera Bush...", ironiza la experta en estrategia política Schlapp. Considera que, en estas elecciones, los votantes buscan "algo nuevo, algo fresco". Ni su apellido ni su experiencia sirvieron esta vez. Tampoco los activos financieros: el superPAC que lo apoyaba había recaudado más que ningún otro esta campaña.

Y, en buena parte, en eso basó Bush su campaña: en el crecimiento económico, la creación de empleo y la política fiscal de sus ocho años como gobernador.

En la despedida de Bush como candidato, el Partido Republicano de Florida también recordó su legado. El presidente, Blaise Ingoglia, aseguró en un comunicado que Bush en Florida "se demostró un líder valiente que no tenía miedo de tomar decisiones difíciles".

Este sábado tomó una decisión difícil más. Que, en política nacional, seguirá siendo el hijo y el hermano Bush.

Así se retiró Jeb Bush de la campaña presidencial Univision


Cruz pierde base evangélica en Carolina del Sur ante Trump

In English: Bush dynastic quest ends, but who gets to benefit?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad