publicidad

Por qué es clave la primaria en New Hampshire

Por qué es clave la primaria en New Hampshire

Los aspirantes a la nominación presidencial de sus partidos se afanan por lograr un buen lugar en las "primeras primarias" del calendario electoral

Por qué es clave la primaria en New Hampshire sanders.jpg

Tras los sorpresivos resultados del caucus de Iowa, en la contienda más reñida de la historia de este estado, el país entero voltea su mirada hacia las primeras elecciones primarias: las de New Hampshire el 9 de febrero.

Así como Iowa, el llamado Estado de Granito es considerado un "barómetro electoral" que puede indicar la trayectoria de los nominados a la presidencia de Estados Unidos y se caracteriza por tener un electorado históricamente indeciso.

A días de esas primarias, Trump y Sanders aparecen como favoritos con un 36% y un 58% de aprobación entre votantes potenciales, de acuerdo a una encuesta de la Universidad de Massachusetts divulgada este jueves.

Algunos candidatos republicanos buscarán redimirse de los resultados obtenidos en Iowa, como el multimillonario Donald Trump, que quedó en segundo lugar con 24.3%, después de Ted Cruz con 27.6%, cuando días antes las encuestas lo perfilaban como ganador.

Entre los demócratas, el senador de Vermont Bernie Sanders busca aprovechar el impulso que le dio llegar muy cerca de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton en Iowa.

Sanders, quien perdió el caucus local por 0.3%, describió como aquel resultado como un "empate virtual".

¿Por qué es tan importante?

Con una población de apenas 1.3 millones de habitantes, New Hampshire realiza las "primeras primarias" del calendario electoral y por eso tienen un fuerte impacto mediático.

publicidad

Esto lo convierte en una plataforma perfecta para captar la atención del electorado y con ella las millonarias donaciones que nutren las campañas.

Sin embargo, la victoria en New Hampshire no es infalible.

Tanto Barack Obama (2008) como George Bush (2000) perdieron las primarias de New Hampshire y aún así lograron la nominación de sus partidos.

Los delegados en juego

El pequeño estado del noreste otorga apenas 23 delegados para los demócratas y 32 para los republicanos. Por lo que en términos numéricos, no impacta de manera importante las posibilidades de ganar en las convenciones nacionales de junio.

Para ganar la nominación por el partido demócrata, un candidato debe obtener por lo menos 2,382 de 4,763.

En el caso de los republicanos debe hacerse con 1,237 de 2,472 delegados disponibles.

Tanto en Iowa como en New Hampshire, los delegados se otorgan proporcionalmente al numero de votos que consiga cada candidato.

¿Qué es una primaria y cual es su diferencia con un caucus?

Una primaria funciona de la misma manera que una elección regular. Consiste en un sistema de votación simple en el que los electores llegan a los puestos de votación ejercen su voto.

En los caucus o asambleas ciudadanas, en cambio, el proceso de votación difiere entre demócratas y republicanos.

El voto republicano es directo y secreto, mientras que los demócratas se reúnen en grupos y tras debatir sobre las propuestas presentadas, se agrupan según el candidato de su preferencia.

publicidad

Vea cómo funciona un caucus

Asimismo, los caucus son dirigidos por funcionarios estatales de cada partido, mientras que las primarias son organizadas por el estado que las celebra.

¿Cómo son sus votantes?

Un 91% de los residentes del estado son blancos, y la media de la población rodea los 43 años.

Las minorías étnicas y raciales son muy pequeñas: tan sólo el 3.3% es hispano y 1.5 % es afroamericano, según la Oficina del Censo de EE.UU.

A diferencia de Iowa, en donde predomina el bloque evangélico, en New Hampshire el 79% de los simpatizantes republicanos dijeron no ser muy religiosos, por lo que la retórica conservadora de candidatos como Ted Cruz o Ben Carson puede ser poco efectiva.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad