publicidad

Inmigración desata tensiones entre los demócratas en Nevada

Inmigración desata tensiones entre los demócratas en Nevada

Ambas campañas intercambian acusaciones mientras tratan de presentarse como la mejor opción para los hispanos en el caucus de Nevada

Inmigrantes

Por Antonieta Cádiz desde Houston, TX

Inmigración se ha transformado en un campo de guerra entre las campañas de los demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders, luego que el congresista Xavier Becerra (D-CA) lanzara fuertes ataques en contra del senador de Vermont.

Becerra, actual presidente del Caucus Demócrata en la Cámara de Representantes, entregó su apoyo en noviembre pasado a la campaña de la ex secretaria de estado.

El congresista hispano ha estado en el centro de las negociaciones por una reforma migratoria desde hace dos décadas y es reconocido dentro de la comunidad latina.

Sin embargo, dentro del partido demócrata y al ocupar una posición de liderazgo, Becerra es reconocido por su diplomacia y moderación en los rangos políticos.

Este miércoles el legislador lanzó fuertes críticas en contra de Sanders a través de su cuenta de twitter.
“Para ver donde vas, debes saber donde has estado. Bernie en inmigración ¿dónde has estado?”, escribió el legislador.

“Arreglar nuestro sistema roto de inmigración es duro, es serio. Charlas de alto vuelo sin un récord de acciones engaña a quienes más nos necesitan”, escribió Becerra.

Con esas palabras describió lo que calificó como la “nuevas abogacía” de Sanders en el tema migratorio.

El precandidato demócrata ha estado en el Congreso desde 1991 donde sirvió como congresista para luego ocupar el cargo de senador de Vermont en 2007.

publicidad

Durante este periodo Sanders no se destacó por su liderazgo en temas migratorios e incluso votó en contra de la reforma en 2007.

Consultado por Univision.com respecto a por qué lanzar estos ataques ahora, a tan sólo unos días de lo que se ve como una estrecha primaria en Nevada donde el voto latino es relevante, Becerra aseguró que “es necesario dejar claros los hechos”.

“Es importante no engañar a la comunidad. Hay políticos que prometen mucho y es difícil verlos cumplir. Si algo de lo que dije no es correcto, que me corrija la campaña del senador. Yo he sido testigo, estuve ahí en 2007 abogando con los senadores”, explicó.

Las propuestas

Sanders ha presentado las propuestas más progresistas en el área de inmigración. Su campaña promete que los inmigrantes podrán acceder a cobertura de salud, a visas para personas que reporten abusos laborales, se permitirá el regreso de personas que han sido deportadas injustamente, desmantelará los programas de deportación y los centros de detención privados, entre otros puntos.

El activista y actual director político del suroeste de la campaña de Sanders, Arturo Carmona, dijo a Univision.com que las declaraciones de Becerra demuestran que la campaña sigue sin enfocarse en los temas más importantes para la comunidad.

“Es una gran hipocresía que sigan con la misma cantaleta. La campaña de Hillary Clinton no tiene un plan migratorio real. Es un insulto para la comunidad inmigrante. No tiene soluciones específicas para la gran problemática migratoria. No responde cuanta gente van a cubrir en su plan ejecutivo. Si van a retornar a personas deportadas. Ignoran una serie de detalles”, comentó.

publicidad

Carmona insistió en que Sanders es una persona con valores y que se puede confiar en que cumplirá con sus promesas en el área de inmigración.

“Hillary se opone a las licencias de conducir para inmigrantes y luego las favorece cuando se acercan los elecciones. Lo mismo ocurrió con los niños centroamericanos. Hablemos de consistencia. Sanders es el único confiable. No ha tomado dinero de los centros de detención de inmigrantes”, agregó Carmona.

El voto de 2013

El senador Bernie Sanders votó a favor del proyecto de ley de inmigración en 2013. Sin embargo, su voto no fue fácil de obtener.

Para los demócratas tener un voto unánime a favor del proyecto de ley de reforma migratoria era una necesidad. Los republicanos llevaban meses criticándolos por la falta de acción en esta área cuando tenían la mayoría en ambas cámaras.

En abril de 2013 el famoso Grupo de 8 senadores presentó el proyecto de ley. El senador demócrata de Nueva York Charles Schumer lideró la propuesta, solventada por un frágil balance de poder.

“El líder de la mayoría Harry Reid y los senadores Charles Schumer y Richard Durbin le habían pedido al resto de la bancada que no obstruyeran el proceso con enmiendas. El acuerdo que habían logrado era un balance tan delicado que cualquier enmienda podía descuadrar todo”, recordó José Parra, ex vocero de Reid y fundador de la consultora ProgresoLatino.

publicidad

Pero ese balance peligró en varias ocasiones. Una de ellas fue precisamente cuando se puso en duda el voto de Sanders. Todos recordaban el voto de Sanders en 2007 y en esta ocasión había dado declaraciones preocupantes a la prensa.

“Lo que no apoyo es que bajo el pretexto de una reforma migratoria, haya un proceso impulsado por grandes corporaciones que resulte en más desempleo y salarios bajos para los trabajadores estadounidenses”, dijo en una entrevista con el Washington Post en mayo de 2013.

“Creo que mucha de la iniciativa detrás de los programas de trabajadores temporales, una gran expansión de ellos, viene de grandes corporaciones que quieren mano de obra extranjera barata”, agregó.

No lo esperaban de Sanders

El descontento de Sanders se hizo notar en público y privado.

Fuentes demócratas en el Senado aseguraron a Univision.com que en la reunión anual de bancada donde se presentaron los principios básicos que se estaban negociando en el proyecto de ley de inmigración, Sanders fue el único senador “que habló en términos negativos de los inmigrantes europeos que le quitan trabajos a los residentes de Vermont en temporada de esquí. Lo esperábamos de demócratas más conservadores, pero no de él”, dijeron.

Fuentes cercanas a la ley de inmigración aseguraron que hubo una reunión entre Schumer y Sanders donde el senador de Vermont dijo que “simpatizaba con la gente que no tenía estatus legal, pero destacó que iba a Detroit y veía a personas de 35 años trabajando en McDonalds por 8 dólares la hora y no sabía cómo se podría decir que la propuesta era viable”.

publicidad

“Schumer le preguntó qué podían hacer y Sanders mencionó un programa de trabajo muy costoso que siempre había querido crear para adolescentes desempleados. Se decidió pagar por eso agregando 10 dólares a cada visa para ingresar a Estados Unidos y así se hizo el trato. Esa fue la única razón por la que lo apoyó”, agregó la fuente cercana a la ley de inmigración.

El programa pasó prácticamente inadvertido cuando se votó el proyecto de ley. Fue incluido en la única enmienda (Hoeven- Corker) que acompañó el plan y se sumó pocos días antes del voto final.

En ella se creaba un “Fondo para empleos juveniles” para el año fiscal 2014-2015 de $1,500 millones de dólares que sería financiado por el gobierno a través de nuevas tarifas. La meta era dar oportunidades de trabajo durante todo el año a jóvenes de escasos recursos.

“Esa negociación fue tan rápida que ni siquiera alcancé a ver el texto que se había preparado para insertar en la enmienda”, comentó una fuente que participó en las negociaciones del Grupo de los 8.

Sanders ha destacado su apoyo al proyecto de ley de 2013 como un punto a su favor en la agenda migratoria. Al final del día lo que pasó a la historia es lo que quedó en su récord de votación y en este caso fue un “si”.

publicidad
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad