publicidad
Centro de votación en Carolina del Sur

Carolina del Sur, la cara pobre de las primarias

Carolina del Sur, la cara pobre de las primarias

En Carolina del Sur, las primarias entrara en un territorio con población racialmente más diversa y económicamente más desigual

Centro de votación en Carolina del Sur
Centro de votación en Carolina del Sur

Por Malena Marchán

Con la primaria en Carolina del Sur le toca elegir ahora a un grupo de votantes mucho más diverso de lo que hemos visto hasta el momento.

Es un grupo de electores compuesto en gran parte por afroamericanos, mujeres solas y millenials. Muchos de ellos padecen serios niveles de pobreza.

Si en Iowa y New Hampshire representaron menos de la mitad de las personas elegibles para votar, en Carolina del Sur, conforman el 57%, según el Voter Participation Data Center, que se dedica a divulgar información económica y política.

No tienen poder

Carolina del Sur tiene problemas que afectan directamente a estos grupos de votantes. Es uno de los estados más pobres del país.

Tiene una población de 4,6 millones de personas y casi 1 millón viven por debajo de la línea de la pobreza.

El ingreso anual per cápita bordea los 24 mil dólares y el sueldo mínimo es de $7.25. (En California es de $10). El índice de desempleo más alto del estado lo sufren las mujeres con 9.9%.

En cuanto a hispanos, hay 241,000 según el Centro Pew, de los cuales sólo 88 mil pueden votar, un 2,3% del electorado.

“Aunque es un estado donde la población latina ha crecido rápidamente, aún no tiene poder. Los afroamericanos están mucho más organizados y es un bloque electoral más grande”, señala Arnoldo Torres, experto en políticas públicas.

publicidad

Pobreza Hispana

La situación de los hispanos, “es precaria y hay niveles de pobreza dramáticos”, explica Pedro de Armas, editor del diario El Informante en la ciudad de Charleston.

“Aquí hemos visto a madres tener que prostituirse para poder alimentar a sus hijos”, afirmó a Univision Noticias.

Entre los latinos que residen aquí, cerca de la mitad no tiene seguro médico. Mientras que el 41% de jóvenes menores de 17 años son considerados pobres.

En 2011, casi el 30% de los hispanos eran pobres de acuerdo a cifras del Censo

Sin planes

Justamente por el problema de la pobreza, en enero, los candidatos republicanos participaron en un foro para abordar el tema.

Días antes del evento, Bush presentó un plan que contempla cambios al sistema de asistencia pública o welfare basado en la erradicación del programa de estampillas alimenticias, para combatir la pobreza.

Aprovechó el foro para recalcarlo, pero su impacto no fue el que esperaba a juzgar que sigue bajo en los sondeos.

Ted Cruz y Donald Trump no fueron al evento, aunque en sus campañas abordan leventemente el tema. Por ejemplo, Trump dice que él “será el creador de empleos más grande de la historia”, aunque no dice cómo.

En tanto, Cruz habla de reformas al sistema tributario como motor para la generación de empleos y para dar más oportunidades a la población.

Cambios y reformas

De los demás candidatos, John Kasich cree que hay que reformar los sistemas de asistencia pública y de impuesto para “levantar a los más vulnerables”.

publicidad

Ben Carson dice que hay que restaurar la políticas de libre mercado, reducir las regulaciones sobre las empresas, bajar la deuda fiscal y que eso creará más fuentes de trabajo y crecimiento económico.

Mientras que Marco Rubio, dijo en un reciente debate que su propuesta para el tema “permite que los estados diseñen programas innovadores para curar a la pobreza”.

Por el lado demócrata, Bernie Sanders y Hillary Clinton “hablan pero su visión es gastar más dinero del gobierno federal para paliar la pobreza y ahora hay una pelea en Congreso por la aprobación del presupuesto”, indica Torres.

“Ningún candidato tiene un plan concreto sobre la pobreza”, opina.

Muchos Trumps

En un estado con las características socio-económicas de Carolina del Sur, se pensaría que pocos se identifican con un candidato multimillonario que va los eventos de su campaña en un avión privado.

No es el caso de Trump, que ha liderado las encuestas en Carolina del Sur desde que anunció su postulación en 2015

“Es muy mediático, un showman que logra conectar con el público”, explica Javier Maza, consultor de campañas.

Pero la clave parece que es otra.

“Ha habido muchos Trumps en la historia”, explica Torres.

Es decir, personas que “reflejan el sentir de muchos estadounidenses” y con el que se identifican “muchos sectores de la población sin importar su ingreso, nivel educativo o condición social”, dice.

publicidad

Sin embargo, para Pedro de Armas el magnate no tendrá éxito en la comunidad.

“Hay muchos hispanos pobres en Carolina del Sur y el tema de inmigración les interesa”, explica Armas,

Para él, la población castigará en las urnas a los candidatos que no han hecho nada en temas tan importantes como educación, inmigración y salud.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad