publicidad
Ana Silva Orellana

"Traiga a sus hijos, esto no es una deportación", dice agente antes de detener a familia

"Traiga a sus hijos, esto no es una deportación", dice agente antes de detener a familia

Autoridades dijeron a Ana Silva Orellana que no sería deportada antes de detenerla junto a sus hijos

Ana Silva Orellana
Ana Silvia Orellana y sus hijos

La salvadoreña indocumentada Ana Silva Orellana compartía con sus cuatro hijos el pasado domingo por la mañana cuando siete agentes de inmigración irrumpieron en su casa en Atlanta, Georgia (sureste).

publicidad


"Dijeron que iban a verificar su brazalete (monitor de tobillo)", cuenta su madre, Digna, a Univision Noticias. "Yo estaba afuera en mi carro y le decía: 'Hija, no les abras la puerta'".

Pero Orellana permitió que entraran y los agentes indicaron que tenían órdenes expresas de llevarse a la madre y a sus cuatro hijos.

"Esto no es una deportación", informó uno de los agentes a Orellana, en esta grabación que compartió Digna con Univision Noticias:

Salvadoreña recibe visita irregular de oficiales de ICE (audio) Univision


Ahora, Orellana y sus hijos se encuentran en el centro de detención Dilley, en Texas, donde supieron que no podrán ser deportados por ahora. Son una de cuatro familias detenidas que lograron suspender su deportación inmediata gracias a un "bloqueo legal", explicó el director del grupo legal Raíces, Jonathan Ryan.

Leer: Las cuatro familias que se salvaron de la deportación

"Ellos tienen una orden de la Junta de Apelaciones de Inmigración en Virginia que dice que ICE no puede deportarlos hasta que se resuelva su apelación", dijo Ryan en entrevista telefónica."Jeh Johnson (director del Departamento de Seguridad Nacional) aseguró que deportarían a personas a quienes ya no les quedan recursos legales, pero en estos casos sí los tienen".

publicidad

La familia salvadoreña llegó a Estados Unidos en 2014, según la madre de la mujer detenida. Ya habían apelado una orden de deportación, y Orellana tenía una cita en la corte este mes. "Ella no tiene a nadie allá (en El Salvador)", contó Digna.

Una pesadilla

La madre de Orellana recuerda que entró al hogar de su hija siguiendo a los funcionarios de migración. "Los niños estaban muy temblorosos y ella también, llorando".

En la grabación, Orellana pidió tiempo a los agentes para preparar el desayuno de sus cuatro hijos. "¿No me esperan ni tantito? No han comido mis hijos. Nos acabamos de levantar", se escucha.


"Allá tenemos mucha comida", le contestó uno de ellos. "Tráete a los hijos, tráete todas las chamarras porque hace frío afuera. Ya, vamos", fue la orden.

Según Digna, la madre salvadoreña y sus hijos se marcharon con los agentes, quienes los procesaron y "se los llevaron en un avión a Texas, y le dieron comida ya después de la medianoche".

Leer: Redadas aterran a la comunidad inmigrante

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad