publicidad
Activistas durante una protesta frente a la Casa Blanca pidiéndole al gobierno que frene su política de deportaciones.

Gobierno de Obama pasa de los 2.5 millones de deportados

Gobierno de Obama pasa de los 2.5 millones de deportados

A pesar que ICE no revela los datos de 2015, desde que Obama llegó a la Casa Blanca el número de deportados pasa de los 2.5 millones

Activistas durante una protesta frente a la Casa Blanca pidiéndole al go...
Activistas durante una protesta frente a la Casa Blanca pidiéndole al gobierno que frene su política de deportaciones.

Albertina Hernández llora todos los días la ausencia de su esposo, Cristino, uno de los poco más de 214,000 inmigrantes indocumentados deportados por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) durante el año fiscal 2015. “Estuvo en coma más de un mes en el hospital. Cuatro meses y tres semanas después del accidente lo mandaron a México y desde entonces no lo he vuelto a ver”, cuenta.

El 3 de septiembre del año pasado los Hernández sufrieron un aparatoso accidente de tránsito en Miami, Florida. “Él resultó gravemente herido y cayó en coma. Yo tenía una lesión en mi cabeza, una fractura. Cuando me hicieron exámenes para que me operaran descubrieron que estaba embarazada. Esperé hasta que naciera mi niño pero al final no me operaron porque no tengo papeles, no tengo seguro y tampoco tengo dinero”, dice Albertina.

publicidad

“Cuando Cristino volvió del coma los médicos descubrieron que tenía daños cerebrales a causa de las fracturas. Él se despertó pero no se quedó normal como debía quedarse. No se mucho qué pasó pero del hospital lo sacaron porque no podían tenerlo más tiempo por no tener cómo pagar las cuentas. Él ahora está en México, con sus padres”, añade.

Albertina dijo que por ahora “no veo la posibilidad de que mi esposo pueda regresar. Él no camina. Lo deportaron después de haber estado en coma a causa del accidente. Él no tenía antecedentes. Lo sacaron porque no teníamos cómo pagar las cuentas del hospital”, señala.

Relacionado
El clamor para que el gobierno frene las deportaciones y el Congreso apr...
El 41% de los deportados en el año fiscal 2015 no tenía antecedentes criminales
El gobierno de Obama se acerca a establecer el menor número de deportados en un año fiscal pero la cifra total se acerca a los 2.5 millones

Los números de Obama

Dos meses y medio después de finalizado el año fiscal 2015 ICE sigue sin revelar el número total de deportados. “No hay datos todavía”, dijo a Univision Noticias Néstor Yglesias, vocero de la agencia federal.

A comienzos de septiembre Univision Noticias solicitó a ICE datos sobre el número de expulsiones en los primeros 11 meses del año fiscal 2015. La respuesta anticipó que el gobierno del presidente Barack Obama se encaminaba a registrar el número más bajo en lo que iba de sus dos mandatos.

ICE reveló que entre el 1 de octubre de 2014 y el 31 de agosto de 2015 habían sido deportados 214,264 indocumentados, y de ellos 126,283 (equivalentes al 58.89%) tenía antecedentes criminales. “El resto, 87,981 (equivalente al 41,1%) no tenía antecedentes”, dijo Yglesias en esa ocasión.

publicidad

La cifra total de deportados entre el 2009 y el 31 de agosto, de acuerdo con las cifras oficiales publicadas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su siglas en inglés) acumulaba 2,488,302.

La proyección para los restantes 30 días del año fiscal 2015, estimada en 19,478, indica que al 30 de septiembre (fecha término del año fiscal 2015) la cifra alcanzaría los 233,742 deportados, un 27% menos que las deportaciones registradas en 2014 que sumaron 315,953.

Univision Noticias proyectó las deportaciones al mes de octubre (el primero del año fiscal 2016). El resultado confirma que el gobierno de Obama ha expulsado, desde que llegó a la Casa Blanca, un total aproximado de 2.722,044 inmigrantes.

Un informe de la Universidad de Syracuse de Nueva York indica que la mayoría de los deportados son latinoamericanos, principalmente mexicanos.

Relacionado
Undocumented NJ Residents Seek Deferred Action From Immigration
Disminuye en 40% expulsión de indocumentados que no tienen condenas criminales
Deportación cayó 40% en 2014 y se espera una tendencia este año

Activistas enojados

“Enorme dolor, enorme sufrimiento, enorme desastre que ha causado el gobierno, enormes traumas”, dijo a Univision Noticias Nora Sándigo, directora ejecutiva de la Fraternidad Nicaragüense. “Cualquier día pueden tocar la puerta de cualquiera y llevárselo. Y muchos de ellos no tienen una sola falta en este país”.

Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes insisten en que los datos proporcionados por ICE, de que el 41.1% de los deportados en los 11 primeros meses del año fiscal 2015 no tenía antecedentes criminales, queda corta.

“Nuestros registros indican que el dato no es correcto. Insistimos que entre seis a siete de cada 10 deportados no tenía faltas que constituyan una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo a Univision Noticias Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). “La ley de inmigración castiga con severidad muchas faltas que en otras situaciones son tratados como asuntos de menor importancia”.

publicidad

“Tenemos que parar estas deportaciones”, agregó la activista. “Está bien que el gobierno haya bajado el promedio en más de un 40% comparado con el año anterior, pero pensamos que no existe motivo moral para seguir deportando y gastando el dinero de los contribuyentes en lugar de dedicarlo a actividades de inteligencia para proteger a la ciudadanía de amenazas reales de terrorismo y no expulsando a jardineros y campesinos”.

Durante la primera Administración de Obama (2009-2012), ICE batió récords sucesivos que encendieron las alarmas en la comunidad inmigrante. La cifra superó los 1.5 millones con un promedio anual de 400 mil, y diario de 1,200 deportados frente a los 650 en 2015.

Relacionado
Inmigrantes piden frente a la Casa Blanca que paren las deportaciones.
Desaparición de comunidades seguras retrasa conteo de deportados en año fiscal 2015
Gobierno dice que deportaciones bajaron en 2015 pero sigue alto porcentaje de expulsados sin antecedentes

Regreso imposible

La guatemalteca Francisca Ajtú es madre de tres ciudadanos estadounidenses. “El mayor tiene 8 años, el otro 4 y la bebé 10 meses”, cuenta. Tras una pausa los ojos se le llenan de lágrimas. “Soy indocumentada y mi esposo fue deportado. No nos vemos desde octubre del año pasado”.

Ajtú entró a Estados Unidos en 2004 por la frontera entre México y Texas. Huyó de la violencia y la pobreza que asolan el campo en Guatemala. Vino a Estados Unidos con la ilusión de alcanzar el “sueño americano”.

“No pensé que vivir sin papeles iba a ser tan difícil”, explica. “Pero ha valido la pena, aunque ahora no tengo a mi esposo a mi lado. A él lo deportaron el año pasado, unas semanas antes del anuncio” de la Acción Ejecutiva que ampara de la deportación a unos 5 millones de padres de ciudadanos y residentes permanentes, como los Ajtú.

publicidad

El plan protege a indocumentados que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales. También permite que ciertos indocumentados con orden final de deportación que cumplen con estos requisitos califiquen, pero la medida se encuentra frenada por los tribunales y el gobierno le pidió a la Corte Suprema que dirima resuelva si se pone en vigor o no.

El esposo de Ajtú fue deportado tras batallar varios años en una corte de inmigración. “A él lo agarraron en agosto y estuvo dos meses detenido. El 1 de octubre lo expulsaron cuando le dijeron que por decisión de la corte no podía quedarse. Fue una noticia muy triste para todos nosotros”, dijo Francisca.

El inmigrante entró a Estados Unidos siendo menor de edad. “Tenía 17 años cuando lo agarraron en la frontera. Lo llevaron a la corte sin tener antecedentes criminales. Nosotros no somos delincuentes, somos padres de ciudadanos americanos. Pero eso no le sirvió porque igual lo echaron”.

“Lo deportaron con más de 20 años en Estados Unidos y siendo padre de tres hijos estadounidenses. Eso es muy triste”, dice su esposa.

A comienzos de 2015 el marido de Ajtú trató de volver “pero lo agarraron en la frontera con Texas, cuando fue la crisis de los niños. Con sus hermanos acá juntamos $8,000 dólares. El día que lo tomaron ya había pagado todo al coyote. Ahora está en Guatemala de regreso esperando a ver si puede volver. Yo lo seguiré esperando”, dice Francisca.

publicidad

La segunda deportación sepulta las aspiraciones de los Ajtú en caso que la Acción Ejecutiva sea liberada por las cortes y entre en vigor. “Todo este tiempo ha sido muy duro. Yo no sé si él va a regresar. Lo quiere intentar otra vez pero nada garantiza que lo conseguirá. Y si entra nada dice que podrá pedir el amparo. Solo nos resta rezar”, concluyó la inmigrante.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad