publicidad
Una línea del tiempo en fotos de la recuperación de Patrick Hardison, un bombero de Mississippi que recibió un trasplante facial en 2015 luego de sufrir quemaduras severas en su rostro al atender un fuego en 2001.

Patrick Hardison y el doctor hispano que le trasplantó un rostro celebran un año de recuperación

Patrick Hardison y el doctor hispano que le trasplantó un rostro celebran un año de recuperación

El cirujano que lideró este procedimiento, Eduardo Rodríguez, habla de la recuperación y el carácter del paciente que asumió el riesgo para reencontrarse con el sentido de normalidad de su vida.

A un año de su última operación el hombre que recibió un trasplante de cara muestra el resultado final Univision

TEANECK, Nueva Jersey. - La ciencia es una gran relatora de historias de persistencia: avances médicos, científicos e investigadores anónimos que buscan curas a enfermedades y testimonios de superación como el de Patrick Hardison.

En 2001, Hardison era un bombero que cumplía con su deber y al atender un fuego sufrió severas quemaduras en su rostro. Su cara, la que veían los suyos y la que el espejo le mostraba, dejó de ser. En 2015 recibió un trasplante de rostro y hoy, en agosto de 2016, puede hablar de su recuperación.

Hardison celebra las cotidianidades que a veces se olvidan. Festeja que la cirugía le ha devuelto esas actividades de antes como conducir y llevar a sus hijos a la escuela o que en unas vacaciones se pudo bañar en una piscina en Disney World junto a los suyos.

El que Hardison no haya tenido un episodio de rechazo en los primeros 12 meses de recibir este trasplante es motivo de esperanza como contó el miércoles, en una conferencia de prensa desde el NYU Langone Medical Center.

"Mis párpados y la habilidad para pestañear me han ayudado grandemente para mejorar mi visión. Y ahora puedo manejar el carro y dormir más profundamente. No más miradas de extraños", afirmó el hombre de Mississippi, tras agradecerle a la familia de su donante "la difícil decisión de donarle el rostro".

A ellos, dijo Hardison, los espera conocer este otoño. "Mi vida ha ido cambiando y ha sido renovada".

Eduardo D. Rodríguez, hijo de cubanos, es el cirujano que encabezó el eq...
Eduardo D. Rodríguez, hijo de cubanos, es el cirujano que encabezó el equipo de sobre 100 profesionales médicos que ejecutó el trasplante de Hardison.

Al reflexionar sobre su paciente, el doctor Eduardo D. Rodríguez, jefe del departamento de cirugía plástica del Centro Médico Langone de NYU, le dijo a Univision Nueva York que Hardison, ante todo, "es un luchador".

Rodríguez, hijo de cubanos que vivió un tiempo en Puerto Rico y que se crió en Miami, lideró la cirugía del 14 de agosto de 2015 en la que participaron sobre 100 médicos, enfermeras y personal técnico.

Pero bien se sabe que la recuperación a un proceso como este aguarda un largo camino.

A sus 42 años, Hardison ha enfrentado varios procedimientos de seguimiento desde su trasplante. Su equipo le ha ajustado sus nuevos párpados y labios y le ha retirado el tubo de alimentación del abdomen y el de la tráquea aparte de hacerle revisiones a su frente, el mentón y los oídos dado que la inflamación se ha reducido considerablemente.

publicidad

Rodríguez explicó que este procedimiento de trasplante de rostro cuesta un millón de dólares.

"El procedimiento fue de 26 horas y la recuperación de 90 días y como este procedimiento es todavía tan nuevo y no sabemos todas las complejidades que pueden surgir, preferí tenerlo en el hospital para poder vigilarlo", contó del proceso que incluye desde preparatorios preoperatorios, la hospitalización y la rehabilitación.

Una línea del tiempo en fotos de la recuperación de Patrick Hardison, un...
Una línea del tiempo en fotos de la recuperación de Patrick Hardison, un bombero de Mississippi que recibió un trasplante facial en 2015 luego de sufrir quemaduras severas en su rostro al atender un fuego en 2001.

Para todo trasplante, sea de corazón, cara o cualquier otro, hay que tomar medicamentos que previenen el rechazo del órgano trasplantado.

Actualmente Hardison toma a diario medicinas inmunosupresoras, indicó Rodríguez de su paciente, que al principio tomaba también antibióticos. Y aunque deberá tomar medicamentos por el resto de su vida, la dosis se irá reduciendo, sostuvo el doctor.

Cada trasplante tiene sus particularidades así como cada órgano. Un hombre que recibió un trasplante de manos en 2009 le dijo a Time que esas manos que recibió no le sirven y que si pudiera se las quitaría.

Rodríguez afirmó ser "muy fastidioso" para elegir el donante ideal y reducir la cantidad de rechazo y problemas que bien pueden suceder.

publicidad

La recuperación de Hardison habla de los avances médicos y de la pericia del equipo médico, pero también da cuenta de su carácter personal.

"Él es increíblemente persistente y no se va a dar por vencido. Me decía siempre, 'Doctor, tú haces tu parte y yo me encargo de mi parte'", compartió Rodríguez.

No se sabía, al fin y al cabo, qué sucedería cuando Hardison pasara por este procedimiento y su doctor se lo hizo saber.

"En Francia hace varios años se intentó y el paciente desafortunadamente falleció. Le habíamos explicado esos riesgos y todavía quería hacerlo", contó Rodríguez acerca de los riesgos de un procedimiento como este que se hizo por primera vez en 2005.

Según Rodríguez, en el mundo se han hecho 38 trasplantes de cara, pero la recuperación de Hardison sienta importantes precedentes por la ausencia de los episodios de rechazo de su organismo a ese nuevo rostro.

publicidad

"Ha sido tremendo paciente, responsable con sus citas médicas y ejercicios, y que tiene esa fuerza de voluntad que nos ayuda a triunfar con ese procedimiento".

Lea también:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad