publicidad
Iñaki Urgandarín y la infanta Cristina de Borbón

Hermana del Rey de España vuelve al banquillo de los acusados

Hermana del Rey de España vuelve al banquillo de los acusados

El juicio por malversación de fondos públicos en que está implicada la infanta y su marido se reanudó este martes en España.

Iñaki Urgandarín y la infanta Cristina de Borbón
Iñaki Urgandarín y la infanta Cristina de Borbón

El juicio a la hermana del rey de España, Cristina de Borbón, a su marido Iñaki Urdangarin y a otros 15 acusados se reanudó este martes en Palma de Mallorca, donde tres juezas examinarán a fondo una presunta malversación de dinero público.

Poco antes de las 9:00 hora local, la hermana de Felipe VI y su esposo pasaron rápidamente ante las decenas de periodistas que los esperaban a las puertas del tribunal de las Baleares, trasladado a un gran edificio público cercano a la cárcel local para dar cabida a la prensa y a las fuertes medidas de seguridad.

El primero en declarar fue José Luis Ballester, más conocido como Pepote Ballester, excampeón olímpico de regata y amigo de juventud del monarca y su hermana, y director general de deportes del gobierno regional en el momento de los hechos.

Entre los acusados figura también Jaume Matas, exministro del gobierno conservador de José María Aznar, en su calidad de expresidente del gobierno balear, acusado de haber atribuido contratos públicos sin ningún tipo de licitación al yerno del entonces rey Juan Carlos I.

Al mando de una entidad sin ánimo de lucro, el Instituto Noos, Urdangarin -exmedallista olímpico de balonmano- y su socio Diego Torres están acusados de haber malversado cerca de 6.7 millones de dólares (6 millones de euros) procedentes de esos y otros contratos entre 2004 y 2007.

publicidad

El juicio, iniciado el 11 de enero con cuestiones de procedimiento, estuvo suspendido varias semanas, el tiempo que las tres magistradas decidiesen que Cristina debía efectivamente ser juzgada como "cooperadora necesaria" en dos delitos de fraude fiscal presuntamente cometidos por su marido.

La infanta era propietaria de la mitad de una empresa pantalla que presuntamente recibió el dinero malversado. La acusación popular pide para ella ocho años de prisión.

Urdangarin y Torres están acusados de prevaricación, malversación, fraude, delito fiscal, tráfico de influencias, falsedad, estafa, falsificación y blanqueo. El fiscal pide para ellos 19,5 años y 16,5 años de cárcel respectivamente.

El cuñado del rey deberá escuchar las declaraciones de 13 de los 17 acusados antes de que llegue su turno, mientras que Cristina será interrogada en último lugar, previsiblemente el 26 de febrero. Después declararán los testigos, en un proceso que debe concluir a finales de junio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad