publicidad
Un hombre toma una foto con su celular en un restaurante de la calle Charonne, en París

Twitter convertido en un cementerio de París

Twitter convertido en un cementerio de París

Miles de mensajes en búsqueda de familiares y amigos se transforman con las horas en una macabra lista fúnebre

Un hombre toma una foto con su celular en un restaurante de la calle Cha...
Un hombre toma una foto con su celular en un restaurante de la calle Charonne, en París

Por Damià S. Bonmatí @damiabonmati

Madrugada del viernes al sábado, 2:44 en París. Clara emite un SOS en forma de tuit: “Buscamos a Marie, que estaba en Bataclan. No tenemos noticias suyas. Si la ven, contáctanme”.

Adjunta una foto de su amiga. Los ojos azules de Marie miran fijamente a la cámara, esperando el flash, en un acto cotidiano en la era de Instagram y Facebook. Está en un bar, vaso de agua a su derecha, té a la menta a su izquierda, cabellera rubia a un lado del rostro.
 
6:44 de la madrugada, falta una hora para que amanezca en París. Un internauta le pregunta a Clara si hay novedades de su amiga Marie, responde que no. Le vuelven a preguntar una y otra vez, la respuesta siempre es la misma.

El mensaje alcanza 6,682 retuits. En otros mensajes, buscan a Mathias, Hélène, Younés, Lola, Alban, Amandine, Yannick…

Los mensajes de alerta se multiplican durante el sábado: la etiqueta #RechercheParis tuvo hasta medio millón de tuits y retuits, y #RechercheBataclan unas 75,000 menciones, según datos de la herramienta de recuento Topsy.
 
Las palabras de auxilio incluyen normalmente nombre y apellido , una breve descripción física y una foto copiada de urgencia de las redes sociales.

Quentin luce un esmoquin con corbatín en la imagen, Younes posa ante una estantería familiar con libros y figuritas de cerámica, Sven Alejandro sonríe ante un paisaje costero con palmeras, y Germain mira irónico a cámara, con una escoba en la mano.

publicidad

En su búsqueda de Germain y de Antoine, Anne escribe: “Estábamos en Bataclan y nos perdimos en la fuga”.

A veces, incluso añaden un detalle de cómo iban vestidos la noche en que salieron al concierto de rock o se acercaron a cenar al centro de París.

Se crea también en Twitter una cuenta que centraliza las peticiones de ayuda. Se llama @SOSParis1311, consigue casi 12,000 seguidores y promete máxima difusión a las descripciones de desaparecidos. Buscan un testigo, una pista; una esperanza, en definitiva.

Llega el mediodía, y Clara, que busca a su amiga Marie desde la madrugada, vuelve a tuitear.

“Son las 12, todos los hospitales de Paris han sido rastreados, Mathias y Marie siguen todavía inencontrables”, escribe la amiga, esta vez con una foto de ella con el amigo que la acompañaba. En la imagen, Marie le da un beso en la mejilla a Mathias. Los dos miran a cámara.

A esas horas en Twitter, algunos dan buenas noticias.

“!Émilie ha sido encontrada! ¡Está sana y salva!”, anuncia Cecil. “He encontrado a mi novio, ha visto mi tuit gracias a los retuits de ustedes. Les estaré siempre agradecida”, celebró Julia. “Amandine está en el hospital y solo está herida en el brazo”, decía Samuelle.

Pero los mensajes de esperanza de las primeras horas fueron también derivando en noticias fatídicas.

Las mismas imágenes, esas en las que reían, se besaban o se abrazaban, se convierten en una esquela improvisada. Están muertos, anuncian familiares y amigos en Twitter.

publicidad

Dos de la tarde del sábado en París. “Lágrimas en los ojos. Seguimos sin saber si Marie o Mathias están heridos o vivos”, tuitea Clara.

“Casi las 4 de la tarde. Ya llevan 18 horas desaparecidos y todavía sin ninguna señal de vida. Ya no encuentro las palabras”, publica la amiga.

A las 6:06 de la tarde publica la misma foto de los amigos, la del beso en la mejilla. Esta vez la imagen está en blanco y negro.

“La búsqueda ha terminado. Ya no tengo palabras, solo lágrimas. Marie y Mathias nos han dejado, los dos”. El mensaje recibe 18,622 retuits y 8,384 likes.

Este domingo todavía encabeza la página de Twitter de Clara el primer mensaje de todos.

La sonrisa de Marie, esa que publicó un día que salió a tomar un té a la menta, quedó congelada para siempre en un concierto de un viernes por la noche en París. 

— Clara R. (@Photographys) November 14, 2015



Si buscan a un familiar o vivieron los ataques en París, pueden contactar el autor de esta historia por email ( dbonmati@univision.net) o en Twitter ( @damiabonmati ).

Del enviado especial a París: Consulado venezolano formaliza la desaparición de un joven

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad