publicidad
Policía francesa en la Plaza de la República

Más de 20 arrestos en operaciones antiterroristas por toda Francia

Más de 20 arrestos en operaciones antiterroristas por toda Francia

El primer ministro francés dijo que se produjeron más de 150 resgistros a personas fichadas por su radicalización

Policía francesa en la Plaza de la República
Policía francesa en la Plaza de la República

Múltiples operaciones antiterroristas se llevaron a cabo la pasada noche y continuaron durante la  madrugada en diversos puntos de Francia, con 23 detenidos.


En total, según declaró el primer ministro francés,  Manuel Vals, se realizaron más de 150 registros por todo el país que tuvieron como objetivo  personas que estaban ya fichadas por las autoridades por su radicalización. Además, en una entrevista con RTL, Vals reconoció que  puede haber más atentados terroristas en los "próximos días, estas próximas semanas"

Bernand Cazeneuve, ministro del Interior francés, sostuvo en una declaración que ninguna región del país fue descuidada. Anunció que 23 personas fueron arrestadas y 31 armas encautadas (cuatro de ellas "de guerra").


Las operaciones se han desarrollado en 19 del centenar de departamentos que hay en el país y se han hecho al amparo del estado de emergencia declarado tras los atentados del pasado viernes, que facilita los registros domiciliarios, señaló Cazeneuve.

Desde el pasado viernes, se han decretado 104 arrestos domiciliarios y 168 registros que "permiten acelerar las investigaciones sobre los objetivos radicalizados y alimentar las informaciones que se poseen".

Cazeneuve, que no precisó si los registros y arrestos tenían que ver con los atentados que provocaron al menos 129 muertos, afirmó que hay "vínculos" entre las bandas de delincuentes y los grupos terroristas.

En este sentido, señaló que se han hecho 18 alijos de estupefacientes y que se ha confiscado material informático y telefónico para ser investigado.

Como ejemplo, Cazeneuve citó un registro de un domicilio en el departamento del Ródano (con capital en Lyon) relacionado con el tráfico de armas y que reveló lazos con el movimiento yihadista radical.

En la vivienda del sospechoso se encontraron numerosas armas, así como en la de sus padres, donde también se halló un lanzagranadas.

publicidad

El ministro del Interior explicó que el arsenal jurídico puesto en marcha por el Gobierno para luchar contra el terrorismo ha permitido evitar desde la pasada primavera seis atentados, así como la expulsión de 34 presuntos yihadistas o imanes que predican el odio.

Además, Francia ha rechazado la entrada de 62 individuos por considerar que amenazan su seguridad, mientras que se han evitado 203 proyectos de salida al extranjero.

A seis personas se les ha retirado la nacionalidad en virtud de una ley aprobada por el Ejecutivo y se han bloqueado 87 páginas de internet que hacían apología de la violencia.

Cazeneuve indicó que prosiguen los expedientes de disolución de asociaciones culturales que esconden fines violentos y la búsqueda de mezquitas en las que se predica la violencia, cuyo cierre será decretado por el Ejecutivo en los próximos días. 

En Toulouse, en concreto en varios puntos de La Reynerie, en el barrio de Le Mirail -del que era originario el terrorista francés Mohamed Merah, autor de varias matanzas en la región en marzo de 2012- hubo al menos tres personas detenidas.

Lea también: Cronología de los ataques en París


Unos 200 agentes participaron en los registros y las detenciones de Toulouse, que se prolongaron durante tres horas, pero que no estaban en relación con la oleada de ataques terroristas de París.

Francia, como Bélgica, lanzaron ayer órdenes de busca y captura del que se sospecha que fue uno de los yihadistas implicados en la oleada de ataques del viernes por la noche, Salah Abdeslam, y que el sábado escapó a una operación para capturarlo en Bruselas, en la que fueron detenidas varias personas, en particular su hermano, Mohamed.

Relacionado
Autoridades francesas buscan a atacante prófugo
Sospechoso en fuga es hermano de un kamikaze
Saleh Abdeslam es hermano de Ibrahim Abdeslam, el kamikaze del boulevard Voltaire.


Salah Abdeslam, de 26 años y nacionalidad francesa, aunque residente belga, fue el que alquiló en Bélgica el coche del que se sirvieron los terroristas que asaltaron la sala de conciertos Bataclan, un Volkswagen Polo.

Se sospecha que pudo ser el octavo hombre de los comandos yihadistas, además de los siete que se hicieron saltar por los aires con los chalecos de explosivos en sus acciones. El Estado Islámico (EI), en su reivindicación de los ataques, había hablado de ocho hombres. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad