publicidad

Policías habrían amenazado con deportar a mujeres para tener sexo

Policías habrían amenazado con deportar a mujeres para tener sexo

Dos policías de Los Ángeles que enfrentan cargos por abuso sexual de mujeres arrestadas también están siendo acusados de amenazar con la deportación.

Patrulla LAPD

Los dos policías de Los Ángeles que enfrentan cargos por abuso sexual de mujeres arrestadas también están siendo acusados por amenazar a sus víctimas con la deportación para obligarlas a que les hicieran sexo oral.

James Nichols, de 44 años de edad, y Luis Valenzuela, de 43, fueron arrestados el miércoles y presentados este jueves ante la corte, donde se declararon no culpables de los cargos.

Las Fiscalía de Distrito del Condado de Los Ángeles informó que Nichols y Valenzuela fueron identificados por cuatro mujeres que argumentan haber sido víctimas de abuso sexual en repetidas ocasiones cuando los uniformados patrullaban el área de Hollywood entre 2008 y 2011.

Las mujeres solían ser arrestadas por delitos relacionados con drogas por estos dos policías y para no llevarlas a prisión o remitirlas a las autoridades de inmigración las obligaban a tener sexo hasta en la misma patrulla, expuso la Fiscalía.

Las mujeres tenían 19, 24, 25 y 34 años de edad al momento en que iniciaron los supuestos abusos.

Los dos oficiales de la Policía de Los Ángeles (LAPD) se encuentran en una cárcel del condado con una fianza de casi $4 millones de dólares para cada uno.

El próximo 16 de marzo tendrán su segunda audiencia en corte en la que se determinará si hay suficiente evidencia como para iniciar un juicio.

El jefe del LAPD, Charlie Beck, dijo que la investigación la llevó a cabo la misma corporación policíaca y que desde el momento en que inició el caso fueron retirados de sus cargos.

publicidad

“Cualquier oficial que abuse de la confianza pública no es bienvenido al LAPD”, declaró Beck.

De ser encontrados culpables, ambos policías enfrentan cadena perpetua.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad