publicidad
"Aclaremos: los inmigrantes son bienvenidos aquí", decían los carteles portados este martes en el Hospital General de Los Ángeles.

Doctores en Los Ángeles se oponen a las 'deportaciones médicas' y declaran su hospital santuario

Doctores en Los Ángeles se oponen a las 'deportaciones médicas' y declaran su hospital santuario

Profesionales de la salud angelinos expresaron su preocupación después de que agentes migratorios custodiaran a una niña que era operada en un hospital de Texas. En el sur de California, los operativos de ICE han alejado a los indocumentados de esos centros.

"Aclaremos: los inmigrantes son bienvenidos aquí", decían los...
"Aclaremos: los inmigrantes son bienvenidos aquí", decían los carteles portados este martes en el Hospital General de Los Ángeles.

LOS ÁNGELES, California.- Decenas de doctores salieron este martes de sus consultorios en el Hospital General de Los Ángeles para expresar su preocupación sobre potenciales operativos migratorios en ese centro y para proclamarlo un "santuario" de los indocumentados, en respuesta al caso de una niña con parálisis cerebral que estuvo bajo custodia federal cuando era operada en una clínica de Texas.

Rosa María Hernández, de 10 años, quedó el mes pasado bajo resguardo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en el hospital Driscoll de Corpus Christi, en Texas, al que había sido trasladada para una cirugía por cálculos en la vesícula. Su familia fue escoltada después de que pasaron un retén de la Patrulla Fronteriza. Aunque la niña ya fue operada y regresó a su casa, aún se enfrenta procesos migratorios que podrían terminar con su deportación del país.

publicidad

"Este es un santuario para que todos reciban atención médica de calidad", expresó Mohamed Raad, pediatra del Hospital General de Los Ángeles, una institución que por décadas ha sido el único centro médico disponible para los indocumentados en esta región. Por ello, la preocupación de que el caso de la niña Rosa María vuelva a levantar temores por las llamadas 'deportaciones médicas'.

"Cada día escuchamos historias de pacientes que son marginados, sobre deportaciones, la separación de familias, del miedo y de ser constantemente criminalizados. Nosotros debemos reconocer esas injusticias", agregó Raad, en una conferencia que se realizó frente a dicho hospital público.

La ansiedad que ha generado la posibilidad de que agentes federales detengan inmigrantes en instalaciones médicas, como ya lo han hecho en tribunales, parece no haber disminuido 10 meses después de que Donald Trump asumió la presidencia y estableció una política migratoria más dura.

Esto a pesar de que los hospitales no preguntan el estatus migratorio de los pacientes. Además, la información que entreguen en estos lugares está protegida por una ley federal establecida en 1996 y que prohíbe la divulgación de los registros médicos, a menos que haya una orden judicial.

Al momento no se conoce que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) haya realizado arrestos en dichos centros, pero se ha encendido al menos un foco rojo: en febrero pasado, la agencia se presentó en un hospital del condado de Orange, en el sur de California, para exponerle un programa de cooperación. A la clínica no le agradó esa visita.

publicidad

En agosto se reportó que unos 500 pacientes de la clínica comunitaria Monseñor Romero de Los Ángeles, que atiende principalmente a inmigrantes, no habían acudido a sus citas médicas por miedo a que los deportaran o fueran denunciados con autoridades migratorias.

Cientos de familias han dejado de acudir a sus citas médicas a una clínica comunitaria por temor a operativos de ICE Univision

Miedo a las 'deportaciones médicas'

"Hemos visto que la gente tiene miedo y por eso no reciben sus tratamientos médicos. En el peor escenario su salud se volvería más vulnerable o incluso pueden morir", alertó Aslam Khan, pediatra del Hospital General de Los Ángeles, en una entrevista con Univision Noticias."Hemos escuchado rumores de la gente de que ICE estaba en una tienda cercana, lo cual ha espantado a muchos", agregó.

Henry Pérez, directivo de la organización Inner City Struggle, dijo que también han escuchado que los indocumentados prefieren soportar una dolencia para no acudir al médico. "Tienen miedo de recibir tratamiento médico porque dicen que Migración los va a detener y deportar", señaló.

publicidad

"El caso de Rosa María muestra qué tan extrema puede ser esta administración hacia la gente que considera inferior", expresó Pérez.

ICE no quiso comentar para este artículo, citando que el caso de la niña Rosa María ha sido manejado por CBP. Pero anteriormente señaló que "salvo en raras circunstancias" la agencia ha realizado operativos en centros médicos.

Por su parte, un vocero del CBP indicó que esa dependencia "tiene una política con respecto a lugares sensibles, como hospitales". Sobre la menor que terminó bajo su custodia en un hospital texano, señaló que se enteraron de su caso en un retén migratorio y subrayó que "las acciones tomadas fueron acordes con la ley y se llevaron a cabo de la manera más humana posible".

Este martes, frente a decenas de doctores que salieron del Hospital General de Los Ángeles con batas blancas y estetoscopios colgados al cuello, el pediatra Mohamed Raad afirmó que su lucha contra las injusticias no se peleará exclusivamente en sus consultorios.

Y envió este mensaje a los indocumentados: "sepan que tienen aliados aquí, que tienen doctores que resistirán las políticas migratorias inhumanas, que estamos para proclamar que este espacio es suyo".

El emotivo primer abrazo entre Rosa Hernández y su familia, tras ser liberada por inmigración Univision
Familia de inmigrante mexicano denuncia que hospital lo quiere “deportar” a México
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad