publicidad
Qué tan lejos, película ecuatoriana descubierta por casualidad y de la que extrajimos un diálogo que funciona como una suerte de mantra para toda ocasión: “Si una se lanza tiene que llegar hasta las últimas consecuencias”.

Viajar sola, sí y hasta las últimas consecuencias

Viajar sola, sí y hasta las últimas consecuencias

Películas que te invitarán a sacar la maleta para conocer el mundo y de paso a ti.

Qué tan lejos, película ecuatoriana descubierta por casual...
Qué tan lejos, película ecuatoriana descubierta por casualidad y de la que extrajimos un diálogo que funciona como una suerte de mantra para toda ocasión: “Si una se lanza tiene que llegar hasta las últimas consecuencias”.

No sé qué ha tenido peor impacto en mis expectativas románticas: las princesas de Disney, las telenovelas o las películas de mujeres que viajan solas.

Ya saben, ese tipo de comedias románticas, mejor conocidas como chick flicks, que, por más, inverosímiles y cursis, de algún modo emocionan y enternecen más allá de lo predecible de la trama, como en los casos de Bajo el sol de la Toscana o la puesta en pantalla del best-seller Eat pray love , en las que ambas protagonistas deciden emprender sus odiseas después de pasar por rupturas amorosas. En lo personal, lo que más disfruté fueron las actuaciones de Diane Lane, en la primera, y de Javier Bardem, en la segunda

publicidad

El caso es que, cada vez que las vacaciones asoman y se me presenta la oportunidad de viajar sola, hay películas que me resultan inspiradoras, así traten de un escape, a la manera de Thelma & Louise, considerada una de las mejores buddy road trip movies de todos los tiempos y en la que los personajes de Susan Sarandon y Geena Davis, una mesera y un ama de casa, huyen en un Thunderbird 66, después de dar muerte a un violador, entre muchas otras peripecias. La sola idea de escapar sin destino determinado me cautiva: sin las mismas causas ni con las mismas consecuencias que en el filme de Ridley Scott, pero sí con la atmósfera de camaradería y solidaridad que la envuelve y por la que también ha sido clasificada como una “película feminista”.

Este espíritu de amistad, aun con un aire más inocente, lo encontré en Qué tan lejos, una película ecuatoriana que descubrí por casualidad y de la que extraje un diálogo que funciona como una suerte de mantra para toda ocasión: “Si una se lanza tiene que llegar hasta las últimas consecuencias”. La cinta cuenta la historia de Esperanza, una turista española, quien se encuentra con Tristeza, una lugareña. Ambas emprenden un viaje hacia un destino que no hace más que alejarse de ellas, si bien, en el ínter, aprenden una de la otra y de sí mismas, mientras nosotros tenemos la oportunidad de conocer más sobre la coyuntura y admirar los singulares paisajes del Ecuador.

Hit the road

Y a propósito de esta no muy frecuente conexión entre desconocidas que, pese a las diferencias y la adversidad, se hacen amigas, está la relación entre Brenda y Jasmin, en Bagdad Café: cada vez que tengo oportunidad, la vuelvo a ver (y a redescubrir) y todas las veces me es deleitable, especialmente por cómo nos muestra el choque de culturas, de orígenes y de estilos de vida y la transición del desconocimiento y la antipatía a una amistad cómplice y solidaria. Qué ganas de escuchar el soundtrack, en especial la canción I'm calling you, en voz de Jevetta Steele: “Desert road from Vegas to nowhere...”.

Hay una road trip movie que no ha dejado de inspirarme: Sideways, adaptación de la novela de Rex Pickett y dirigida por Alexander Payne. Cómo olvidar ese recorrido que hacen Miles Raymond (Paul Giamatti) y Jack Cole (Thomas Haden Church) por los viñedos del Valle de Santa Ynez, previo la boda del segundo. . . Me marcó de tal manera que, la última vez que estuve en California, me propuse hacer un paseo semejante y, aun cuando duró algunas horas, valió muchísimo la pena.

“Si vas a emprender el viaje hacia Itaca, pide que tu camino sea largo, rico en experiencia, en conocimiento. . .”, así arranca el poema Itaca, de Constantino Kavafis. El viaje por sí mismo puede ser tan o más deleitable que el destino. Algunos ejemplos, además de Sideways: la legendaria comedia romántica When Harry met Sally o Im Juli, una película alemana de 2000 en la que Daniel, un profesor tímido y un tanto aburrido, viaja a Turquía en busca de la mujer de sus sueños, acompañado de Julia, otra mujer, con quien vivirá episodios de merecido desenfado.

Aunque debo confesar que, entre todas estas y otras películas sobre viajes y destinos, sean románticas o dramáticas, de aventuras o suspenso, una de mis favoritas es y seguirá siendo Before Sunrise, la primera de la saga protagonizada por Julie Delpy y Ethan Hawke. La puedo ver una y otra vez, y todas las veces la disfruto: por la coincidencia que el viaje significa para los personajes, por los diálogos profundos, por Viena misma. Sí, ése es el tipo de travel solo que prefiero vivir, aunque esta vez mi referente más urgente de oasis sea alguna playa, un camastro y dormir.

También ve:

publicidad
publicidad
Los músicos más talentosos de la industria se reunieron para celebrar sus talentos, pero algunos vestuarios dejaron mucho que desear.
El menor falleció en el hospital después de que el conductor se salió de la vía, según la policía. Lucila Argueta, residente de la zona, dice que quienes no viven en el área manejan rápido por el lugar.
Comunidad
Si es madre primeriza o quiere conocer más sobre los beneficios de la leche materna, Baby Café es un lugar especializado con talleres y eventos especiales.
A los bañistas que asistan a ríos o playas se les recomienda tener a la mano al menos un salvavidas, el uso del bloqueador solar y tomar constantemente agua para evitar cualquier tipo de emergencia.
publicidad