null: nullpx
Cargando Video...

Sin Tu Mirada Capítulo 112

Univision29 Ago 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

ricardo: claudia, necesito

discreción, cuando tengas

los resultados me los pasas

solo a mí.

claudia: la muestra de sangre

que aún conservamos

de isauro sotelo nos ayuda

a hacer la prueba,

pero necesitamos la muestra

del bebé.

ricardo: ok, te los hago llegar

para que lo cotejen,

te agradezco mucho.

georgina: perdóneme, doctor,

pero los laboratorios donde

las aplicaron son sumamente

estrictos y vigilan

las muestras todo el tiempo.

no puede haber error.

ricardo: tengo razones,

georgina, prefiero que no se

lo comentes a nadie,

ya es suficiente con lo que

hemos pasado y con que hayan

detenido a la doctora zamudio.

marina le informó

a la policía que la atacó

y mató a isauro sotelo.

georgina: y entonces por eso

me pidió que...

cuando murió el dr. zamudio

me dijo que no quería que

se la involucrara con ese

paciente y me pidió que

no le dijera a nadie

que lo conocía.

ricardo: georgina, tienes que

informar urgentemente

a las autoridades.

ximena, discúlpame que

te informe a esta hora.

ximena: lo importante es que

marina reaccionó.

jamás me hubiera imaginado

que las cosas terminarían así.

ricardo: te voy a pedir que

le avises al juez y al abogado

de isauro sotelo.

ah, te voy a pasar los datos

del comandante tabarez para que

corrobores la información.

ximena: después de esto al juez

no le quedará duda de quién fue

isauro sotelo.

ricardo: ay, y otra cosa,

ximena, hazme llegar cuanto

antes los estudios

de paternidad de rafita.

>> doctor, ¿tiene un minuto?

tengo algo que mostrarle.

alberto: claro, ¿qué pasa?

>> quiero que vea algo,

el dr. muñoz de baena me puso

al tanto de lo que sucede,

por eso revisé todo lo que

grabaron ayer las cámaras,

mire lo que encontré.

alberto: dios.

¿tienes alguna cámara desde

afuera del cuarto de isauro?

>> no, pero esa toma muestra

cómo salió justo de ese pasillo

y la hora en que cruzó,

es antes de que georgina

entrara al cuarto y se diera

cuenta de lo que pasó.

lucrecia: por supuesto que no

comandante, yo no tengo

absolutamente nada que ver.

zamora: marina ríos declaró

en su contra.

lucrecia: pobrecita, quedó mal

de la cabeza.

sabe qué, ella nunca superó

que alberto la dejara por mí.

¿todo esto sabe por qué lo está

haciendo?

por celos.

ella lo único que quiere es que

mi novio regrese con ella,

nada más.

zamora: ¿y la jeringa que se

encontró en su automóvil con

la misma sustancia que mató

a isauro sotelo, la que quiso

usar para asesinar a marina

ríos?

lucrecia: por favor, no me haga

reír, no sé de qué me habla.

zamora: era su intención cuando

alberto arzuaga la sorprendió.

sus huellas están en la bata

y en los guantos de látex que se

encontraron con esa jeringa.

lucrecia: no sé de dónde saque

toda su información, pero sabe

qué, cheque bien sus fuentes.

toribio: despertó.

baldomero, ya despertó,

la principita despertó.

principita, despertaste,

principita,

bienvenida,

aquí estamos, te queremos todos.

zamora: quería escapar, ¿no?

lucrecia: ni quería escapar

ni sé quién haya puesto todas

esas cosas en mi coche,

así de sencillo.

zamora: entonces dígame por qué

le pidió a le enfermera que no

mencionara que usted conocía

a isauro sotelo.

lucrecia: yo no le pedí nada

a ninguna enfermera.

zamora: no intente ocultarlo,

doctora, también tenemos

un video que la ubica viniendo

del pasillo que lleva

a la habitación.

lucrecia: ¿qué tiene?

trabajo en el hospital, esas

imágenes no demuestran nada.

soy inocente.

zamora: estaba coludida con

el hoy occiso, se lo mencionó

a marina ríos.

lucrecia: mire, si yo conocí

a ese hombre fue porque

mi papá me pidió que le hiciera

una evaluación psiquiátrica

antes de operarlo.

zamora: basta, doctora, tenemos

el registro completo

de las llamadas

que intercambiaron usted

y el doctor sotelo desde hace

tiempo, además los mensajes

de texto que se enviaron,

usted le ayudó a internarse

en el hospital con nombre

y documentos falsos.

lucrecia: no tengo nada que

decir antes de hablar con mi

abogado.

ricardo: le dije a ximena que

le diga al juez todo lo que

pasó, ahora vas a tener

la custodia de rafa.

marina: gracias, qué bueno.

¿y lucrecia?

ricardo: se la llevó la policía,

hay pruebas que demuestran

que es culpable del asesinato

de isauro, además de tu

declaración.

marina: por qué nunca nos dimos

cuenta qué mala persona que es.

ricardo: ahora no pienses

en eso, ahora lo más importante

es que mires hacia delante, sí,

y además, quiero que nos

casemos en cuanto te den de

alta.

quiero ser el mejor padre para

rafa y el mejor esposo para ti.

y te prometo por lo que más

quieras que me voy a dedicar

a hacerte la mujer más feliz

del mundo.

abogado: el juez tiene

elementos suficientes para

dictarte prisión sin derecho

a fianza.

lucrecia: se supone que tienen

que esperar 72 hs.

abogado: el peso de la evidencia

está en tu contra,

y los crímenes de los que se te

acusa son muy graves.

voy a hacer todo lo posible por

defenderte, pero por el momento

lamentablemente te van a

trasladar al reclusorio.

alberto: marina y ricardo

se van a casar en cuanto

la den de alta, ahora sí

la perdí para siempre.

necesito que me den esa beca

para irme y olvidarme de todo,

ya no puedo con esto--

prudencia: ya lo sé.

lo siento tanto.

marina: andale, vete a dormir,

necesitas descansar.

ricardo: no, me quiero quedar

aquí contigo.

marina: gracias, es que te ves

agotado.

ricardo: bueno, un poco, pero

prométeme que vas a descansar,

vas a dormir y no vas a pensar

en nada malo.

vanessa: ay, no me di cuenta

en qué momento se me acabó

la pila del celular.

>> pues, es que salimos tan

rápido que ni tiempo te dio

de agarrarlo.

vanessa: pasa.

>> ¿segura?

gracias, pero lo bueno es que

ya estás de regreso aquí sana

y salva.

vanessa: muchas gracias por

haberme llevado a méxico,

por esperarme todo ese tiempo

y pues, por llevarme a cenar.

>> no tienes nada que

agradecer, de hecho quisiera

que me vieras de otra manera.

ya te demostré que no soy el

ogro que conociste cuando

llegaste.

vanessa: sí, has cambiado mucho.

>> y pues, me gustaría que

vieras en mí un amigo que si

lo deseas pudiera llegar a ser

algo más que eso.

vanessa: perdóname, pero es que

todavía no estoy lista para

volver a enamorarme, nos vemos

mañana en el trabajo.

>> sí, no te preocupes, te veo

mañana, sí, te veo mañana

en el trabajo, gracias.

encarnación: gracias.

ay, yo no puedo irme a mi casa

y dejarte así, te veo muy

preocupado, marina está

reaccionando muy bien.

ricardo: mamá, lo que me

preocupa no es la salud de

marina.

encarnación: entonces hay algo

más y no me lo has dicho.

ricardo: hay algo que lucrecia

le dijo a marina y no deja de

darme vueltas en la cabeza.

encarnación: ¿qué le dijo esa

mujer?

ricardo: lucrecia le dijo que

le hubiese gustado ver la cara

de marina cuando se enteró

que su hijo es de isauro sotelo.

encarnación: claramente esa

mujer no estaba en su sano

juicio.

ricardo: lucrecia es una mujer

muy inteligente, no nombraría

porque sí a rafita, no pensó

que marina estaría escuchando

cuando contó la complicidad

que tenía con isauro.

encarnación: ¿qué estás

pensando, hijo?

ricardo: que rafita no sea hijo

de ese criminal.

encarnación: pero si le hicieron

los análisis y se--

ricardo: yo sé que es una

estupidez, pero mandé hacer

unos nuevos estudios, necesito

estar seguro.

vanessa: martín, ¿qué pasó?

martín: te buscan en la entrada,

no me dio su nombre, solo dijo

que es alguien que te conoce

muy bien.

vanessa: gracias.

paulino, ¿qué haces aquí?

paulino: te fuiste sin avisarle

a nadie, no supe más de ti,

te dije que teníamos que hablar.

vanessa: ¿no lo entiendes?

me hace mucho daño verte.

paulino: vanessa, dime una

cosa, ¿estás interesada en el

tipo que te acompañó ayer,

ya olvidaste todo lo que tú

y yo vivimos?

vanessa: paulino, me tienes que

entender, eres un hombre

casado--

paulino: vanessa...

no me casé,

la boda se canceló,

anita me mintió,

no está embarazada,

todo era mentira, no sé por qué

llevó las cosas hasta esta

última consecuencia, pero

cuando se enteró que tú me

estabas ayudando con la música,

con el representante,

al parecer entendió que no

estaba haciendo bien y confesó

toda la verdad,

todo era mentira.

vanessa...

yo entiendo si tú ya no ahora,

si no estás interesada,

si tienes otras cosas--

vanessa: no hay otro, paulino,

yo no puedo amar a otra persona.

tú me robaste el corazón hace

muchísimo tiempo.

>> martín, ¿en dónde está

vanessa?

toribio: principita.

vanessa: ven, ven,

atención, todos, quiero

presentarles a paulino prieto,

el amor de mi vida,

el hombre del cual me siento

sumamente orgullosa,

te amo.

paulino: y yo también te amo.

así que no quiero esperar un

minuto más.

vanessa, ¿te quieres casar

conmigo?

yo sé que no tengo anillo,

pero te prometo te voy

a regalar uno.

vanessa: sí, sí.

lucrecia: ¿cuándo va a venir

alberto, licenciado?

le dije que necesito verlo,

por favor.

abogado: lo siento, pero no

creo que el dr. arzuaga

se presente a visitarla.

incluso ya declaró en tu contra.

lucrecia: es absurdo, mi novio

está engañado, se lo prometo,

por eso le estoy diciendo que me

ayude a salir de aquí para

poder platicar con él y decirle

que soy inocente.

abogado: es imposible,

ni siquiera responde a mis

llamadas.

le he dejado infinidad

de recados, pero no quiere saber

nada de ti.

lucrecia: haga cualquier cosa,

por favor, para sacarme de aquí,

por favor.

abogado: mira, desgraciadamente,

lucrecia, todo te acusa, existe

evidencia suficiente,

no solo por el homicidio

doloso de isauro sotelo,

sino además por el intento

de asesinado de la sra. marina

ríos.

lo siento mucho, pero creo

que vas a pasar muchos años

en la cárcel.

lucrecia: ¿en la cárcel?

pero es injusto, yo confío

en la ley, y sé que tiene que

haber alguna forma como para

que no pase más días aquí.

abogado: el único recurso

que me queda para reducir

tu condena sería alegar locura.

lucrecia: yo no estoy loca.

encarnación: hijo, ¿qué tienes?

ricardo: acabo de recibir

los resultados del estudio

de paternidad que solicité.

isauro no es el padre de rafita.

el padre tiene que ser alberto.

doctor: lamento mucho que dejes

el hospital, alberto.

alberto: yo también, doctor.

doctor: creo que a estas alturas

vamos a olvidarnos del doctor.

dejo se ser tu jefe

y me convierto en el hombre

que quiere conquistar a tu

madre.

alberto: ahora que me voy

a vivir lejos se la encargo

mucho, mucho.

doctor: eso es exactamente

lo que quiero hacer, por favor

no dejes de estar en contacto.

alberto: claro que no.

doctor: buen viaje.

alberto: gracias.

con permiso.

ricardo: alberto.

necesito hablar contigo.

alberto: he tratado

de mantenerme al margen.

ricardo: sí, lo sé,

y te agradezco mucho.

alberto: es más, mira, este fin

me voy del país, conseguí una

beca.

ricardo: alberto, tú sabes que

amo profundamente a marina,

que daría mi vida por ella

y que quiero ser el padre de su

hijo.

alberto: no tienes que decirlo,

lo sé, te ganaste su amor

a pulso.

ricardo: yo no podría estar

feliz con ella si no te dijera

la verdad.

alberto: ¿qué verdad?

ricardo: que tú eres el padre

de rafael.

ricardo: por un comentario

de lucrecia se me ocurrió hacer

otra vez la prueba de adn.

la verdad es que no entiendo

cómo se equivocaron.

lo único que sí sé es que ella

tuvo que ver en que isauro nos

haga creer que rafita era su

hijo.

alberto: rafa es mi hijo.

¿marina lo sabe?

ricardo: no.

decidí contártelo primero a ti,

la verdad es que no sé cómo

hubiese hecho para contárselo.

tal vez por miedo a que cuando

se entere que tú eres el padre

termine con nuestra relación

y cancele la boda.

alberto: no, esa no es mi

intención, lo único que quiero

es estar cerca de rafa.

ricardo: sí, lo entiendo,

alberto, pero tú te vas a ir.

digo, tú podrías verlo cuando

quieras, y tú sabes que yo

estaría ahí para él.

luis: ay, mi lic, qué bueno que

me sacaste del tambo, mano,

ya no la veía yo venir.

¿una copita?

abogado: no, lo dejé.

luis: te felicito, muy buen

acuerdo el que lograste con

el juez para que yo siguiera

mi proceso de libertad desde

aquí en la comodidad de mi

casita.

abogado: el asunto del acta

falsa se resuelve con una

sanción económica,

pero lo demás sí tomará más

tiempo resolverlo, don luis,

como el que los clientes

recuperen nuevamente

su confianza

en la comercializadora--

luis: espérate, ¿me trata de

decir que yo me siente uno por

uno para explicarles que todo

lo que se dijo de mí fue

basura?

abogado: pues, no le queda de

otra si busca salvar sus

negocios, casi todos

los clientes cancelaron sus

pedidos, la comercializadora

no está ahorita--

luis: a ver, a mí me vale,

me vale marta la amistad, sí,

a mí mis timbres, se pierde

más en la guerra, mi lic.

abogado: por qué no se da un

baño, se cambia, vaya a ver a

su hija, su nieto, salga,

distráigase.

luis: no te quito más de mi

valioso tiempo, sácate.

abogado: lo veo pronto,

con permiso.

luis: mi nieto, mi nieto,

mi nieto.

>> espero afuera.

alberto: ¿puedo pasar?

>> claro que sí, pásale.

srta. enfermera, ¿me contesta

unas preguntas, por favor?

alberto: qué bueno que dejas

el hospital.

marina: supe que te vas a ir

al extranjero a estudiar

tu especialidad.

alberto: el fin de semana.

vine a despedirme,

a desearte toda la felicidad

del mundo...

porque tú más que nadie

te lo mereces, te lo mereces,

marina.

marina: yo también espero

encuentres todo lo que buscas

allá.

también quiero que seas muy

feliz.

alberto: ¿cuando venga a méxico

puedo visitar a rafa?

marina: sí, claro que sí.

alberto: bien.

adiós.

adiós, adiós.

marina: adiós.

>> doctor.

alberto está dentro con marina.

alberto: vine a despedirme de

marina, nada más.

que seas feliz, ricardo,

cuídala, ¿sí?

ricardo: ¿qué tienes?

marina: alberto se va.

ricardo: tú sabes que voy a

hacer lo que sea por ti.

pero quiero que seas feliz.

marina: sí, yo lo voy a ser.

ricardo: ¿te duele mucho que se

vaya?

marina: alberto siempre va a

formar parte de mi vida.

ricardo: ¿y yo?

>> con esta mesa tan bonita

vamos a recibir a mi amiga.

angustias: ahora deberíamos--

alberto: hola.

prudencia: hola, amor, no te

esperaba.

alberto: vine a despedirme

de rafa.

toribio: ¿no te quedas a comer

con nosotros?

alberto: no quiero interrumpir

la celebración, no sé si pueda--

prudencia: pásale.

el bebé está con damiana.

alberto: ¿se puede, doña

damiana?

me vengo a despedir de rafa.

damiana: mira, dile hola.

te lo dejo.

alberto: rafa, rafa.

hijo mío.

me voy, rafa,

pero voy a venir muy seguido

a verte.

este amor que te tengo

no se va a acabar

por más lejos que esté.

tal vez nunca lo sepas,

pero eres mi razón para vivir.

me equivoqué tanto cuando

no apoyé a tu mamá

en lo que ella siempre supo,

que eres nuestro hijo.

te hicimos con mucho amor.

damiana: bienvenida, hijita.

prudencia: amor, te preparamos

algo muy rico.

marina: muchas gracias

por estar aquí todos, pero creo

que antes quiero pasar a ver

a mi hijo.

¿qué, qué pasa?

damiana: está con alberto ahí

adentro.

>> bueno, voy a avisarles

a los demás que ya traje a

marina.

alberto: ay, te sabes amado.

marina: alberto.

alberto: discúlpame, vine

a verlo antes de irme, no era

mi intención encontrarme

contigo aquí.

ay, esto lo hace todo más

difícil.

te perdí para siempre.

siempre te voy a amar,

hasta el último día de mi vida.

sin ti, sin tu mirada,

mi vida no va a ser igual.

toribio: como que se están

tardando mucho en despedirse.

>> espérate, tienen mucho

que hablar.

marina: alberto, los dos nos

equivocamos muchas veces,

yo te he amado como a nadie,

fuiste el primero en verme como

en realidad soy y como puedo

llegar a ser.

alberto: por favor, no juegues

conmigo, no me hagas creer

que tenemos una--

marina: no estoy jugando

contigo, pero si te vas a ir,

yo necesitaba decirte lo que

siento por ti.

alberto: tengo algo que decirte.

marina: ¿qué me quieres decir?

alberto: ricardo mandó hacer

unos exámenes de paternidad,

algo que dijo lucrecia

lo hizo sospechar que quizás

manipularon los exámenes para

que todos creyéramos que isauro

era el padre.

no sé cómo, pero nos engañaron

a todos.

ricardo me enseñó la prueba

y confirma que soy el padre.

debí creerte desde

un principio, debí dejar de

lado mis dudas y prejuicios

y apostarle a esto,

a lo nuestro.

perdóname.

marina: yo debí ser menos

orgullosa, perdóname tú a mí.

alberto, siempre vas a ser

el papá de rafa, lo que tenemos

entre nosotros nunca se va a

romper, él nos va a unir para

toda la vida.

lucrecia: marina nunca va

a volver con alberto.

nadie sabe que ese maldito

niño es su hijo.

y cuando me vaya de aquí

alberto va a estar esperándome.

tengo que salir de aquí.

tengo que salir de aquí,

de este lugar.

marina nunca va a volver con

alberto.

nadie sabe que ese maldito niño

es su hijo.

y cuando me vaya de aquí--

todas: ya cállate.

lucrecia: tengo que salir de

aquí.

marina nunca va a volver con

alberto.

nadie va a saber que ese niño

es su hijo, no lo va a saber.

marina: felicidades, mamá.

damiana: ay, mi hijita, pero

yo por qué, si te graduaste tú.

marina: no, mamá, felicidades

a ti por aguantar males

y peores, por ser fuerte,

y por siempre haber sabido que

saldríamos adelante, ma.

gracias por enseñarme con tu

ejemplo a ser una mujer

valiente y a conocer

el verdadero amor que no conoce

límites.

y a lo mejor tú no me trajiste

al mundo, pero me diste la vida.

gracias.

damiana: de solo verte, hijita,

soy feliz.

marina: gracias, mamá.

prudencia: felicidades, amor,

lo mejor que me ha pasado es

haberte encontrado.

estoy muy orgullosa de ti.

marina: gracias, mamá,

te quiero.

gracias.

rafa: papá.

alberto: ven para acá.

hola, dale la flor a tu mamá.

yo estoy profundamente

orgulloso de ti, felicidades.

marina: gracias por estar

siempre.

alberto: siempre voy a estar

aquí, ¿verdad que sí?

marina: gracias, te quiero,

alberto.

alberto: yo también te quiero

mucho.

ve con tu hermano, anda,

ve con tu hermano.

creo que son demasiados niños,

yo te ayudo.

ricardo: estoy muy orgulloso

de ti.

felicidades.

te amo.

marina: yo también te amo.

muchas gracias.

ricardo: no, a ti.

todos: [aplauden]

Cargando Playlist...