null: nullpx
Cargando Video...

Sin Tu Mirada Capítulo 107

Univision22 Ago 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

[música]

marina: no se quede callado.

explíqueme.

luis: lo hice por mi nieto.

marina: mi mamá y yo

confiamos en usted

y mire lo que nos hizo,

nos mintió a las dos.

luis: se la pasaban

rechazándome.

no querías que mi nieto

llevara mi apellido.

tú me orillaste.

marina: no, una vez más

usted me demuestra

que no tiene palabra, señor.

¿cómo se me ocurrió pensar

que usted estaba siendo sincero

conmigo?

lo único que saber hacer

es mentir y engañar a los demás.

¿cómo se atrevió a registrar

a mi hijo como suyo?

luis: cálmate.

cálmate, por favor.

todo tiene una solución.

marina: el abogado de isauro

ya sabe de todo esto.

y ¿sabe qué?

lo van a usar en mi contra

para quitarme a mi hijo.

luis: sobre mi cadáver,

eso no lo voy a permitir.

marina: ah, ¿no?

pues sabe qué, yo no sé

si lo odio más a usted

o a isauro sotero.

todo empezó cuando usted

me llevó a casa de ese violador.

luis: yo no te quise hacer daño.

y viviré para pedirte perdón.

marina: usted no tiene perdón,

señor.

no vuelva a acercarse ni a mí,

ni a mi hijo, ni a la vecindad.

ya veré cómo defiendo a mi hijo,

pero de usted no quiero

absolutamente nada.

luis: marina.

marina: no.

es que soy una ingenua.

¿cómo se me ocurre firmar

el documento sin revisarlo?

paulino: marina, tranquila.

no está mal pensar

que hay gente buena

y que hay gente mala,

como el don luis ese.

marina: y ¿ahora qué voy

a hacer, lino?

isauro sotero me quiere quitar

a mi hijo.

paulino: no, marina.

hay que hablar con la abogada,

seguramente encuentra algo,

una cláusula para cambiar todo

y que sea tu hijo.

marina: sabes qué, tienes razón.

en este momento me voy con ella.

paulino: vamos, te acompaño.

marina: no, pero, lino,

tú tienes que trabajar.

paulino: claro que no, marina.

¿tú crees que voy a seguir

trabajando con don luis

después de lo que me acabas

de contar?

hoy mismo renuncio.

ricardo: discúlpame

por hacerte venir hasta aquí,

pero cuando hablé con marina,

estaba saliendo de tu oficina

y la escuché muy mal

y me preocupé.

dime, ¿cuál es su situación?

¿qué tanto puede influir

en el juez el acta de rafa?

ximena: traté de no angustiar

más a marina,

pero lo del registro

y el acta falsa solo demuestra

lo que el abogado

de la contraparte alega.

que marina ha buscado

negarle sus derecho

al señor sotero.

y sumado a la actitud hostil

de que conviva con el menor,

¿qué te digo?

ricardo: ¿qué pasó

con las pruebas psicológicas

que pediste?

ximena: sigo en espera

de que las programen.

pero el señor sotero

tiene elementos suficientes

para poder pelear por el menor.

encarnación: ¿vas a permitirlo,

ricardo?

tienes que hacer algo.

por eso te digo

que te cases de inmediato

y registren a ese niño

como tuyo.

ricardo: ¿eso ayudaría en algo,

ximena?

ximena: cualquier movimiento

solo servirá

para complicar más las cosas.

encarnación: [resopla]

luis: ya, toribio.

toribio: fuera de aquí.

marina: le dije que no volviera

por aquí.

toribio: fuera.

luis: bueno, yo quiero hablar

con ustedes.

vengo en son de paz.

a ver, tranquilos.

damiana: lárguese de esta casa,

por favor, lárguese.

prudencia: lo que le hiciste

a marina es peor que tu engaño.

luis: a ver, prudencia,

vamos a calmarnos, ¿sí?

este, lo reconozco,

pero entonces, bueno pues,

este, lo hice por proteger

a mi nieto, mi hija.

yo voy a hablar con el juez

y voy a asumir

todo tipo de responsabilidades.

marina: no, no haga nada.

no intervenga y no siga

destruyendo nuestras vidas.

angustias: por favor, marina.

luis: yo te voy a sacar

de este embrollo, mi hija,

te lo prometo.

damiana: por favor, sus promesas

no valen nada, lárguese.

luis: está bueno, está bueno,

me voy a largar.

necesito hablar contigo,

prudencia.

prudencia: lo que tengas

que hablar conmigo

lo hablas con el abogado.

luis: no puedo hablarlo con él.

es contigo nada más, ¿sí?

y, además, aquí

hay muchos pichones en la milpa.

vámonos para afuera.

te quieres divorciar, ¿no?

vámonos.

para afuera.

vamos.

yolanda: no me digas

que vienes a ver a marina.

alberto: no, vengo a ver

a paulino, ¿sí está?

yolanda: sí.

ahorita le hablo.

paulino: alberto.

¿qué pasó?

alberto: necesito entregarte

algo.

paulino: y ¿esto qué o qué?

¿de quién es?

alberto: te lo dejó vanessa.

[vanessa] paulino.

perdóname, por favor.

me llevo el olor de tu piel

y el sabor de tus labios.

guardaré en mi corazón

este gran amor que no pudo ser.

te deseo que seas feliz con ana

y que ese niño

que está por nacer

te llene de satisfacciones.

yo también buscaré

mi lugar en la vida,

donde nuestro amor

no lastime a nadie.

no me busques.

te lo ruego.

te amaré siempre

y guardaré todos

nuestros hermosos recuerdos.

paulino: [lee] "hasta siempre.

vanessa".

luis: no, no, no sabes

cómo me puse cuando me enteré

de que el guarisapo de zacarías

me estaba viendo la cara.

me tranzó el muy descarado.

sí, no solo vendiendo

a mis espaldas mis aguacates.

no, ¿sabes lo que hizo

con la cuenta de la añoranza?

el y sus secuaces se dedicaban

a meter y sacar dinero,

pero a sus anchas los señores.

¿cómo ves?

prudencia: mira.

ahora tú eres víctima

de lo que le hiciste

a todos los demás.

luis: a ver, prudencia, te--

te estoy platicando y tú me--

¿qué no te das cuenta

de la gravedad del asunto?

si esto se llega

a mal interpretar,

la gente puede pensar

que yo estoy lavando dinero,

señora.

y está en juego mi trabajo

mi reputación.

me pueden quitar todo, eh.

todo, todo es todo.

encuerado me pueden dejar.

y a ti también.

alberto: bueno, me voy.

ya cumplí mi encargo.

lino.

paulino: gracias, alberto.

alberto: qué estés bien.

paulino: gracias.

yolanda: ¿no quiere un cafecito?

alberto: sí, bueno, gracias.

paulino: buenas noches.

yolanda: ¿ya te sabes

la última de don luis?

alberto: ¿qué?

yolanda: registró a rafita

como su hijo.

alberto: entonces ¿sí es cierto?

dios.

prudencia: pues me quedo

sin nada, pero tú vas a pagar,

luis.

luis: no digas estupideces,

prudencia.

por eso tú y yo

nunca nos pudimos comunicar,

señora.

es increíble que digas eso.

pero, bueno, de todos modos,

mira, el guarisapo ese

de zacarías y toda su banda

los voy a meter al tambo.

el que me la hace me la paga.

y es en serio

lo que te estoy diciendo,

prudencia.

hoy más que nunca

la fortuna de los ocaranza

está en peligro.

y es ahí donde quiero

que entres tú.

escúchame bien,

te voy a dar todo mi fortuna,

hasta el último centavo,

con una condición.

si tú la aceptas,

te doy el divorcio.

¿qué dices?

prudencia, está en juego

el patrimonio tuyo,

el de tu hija y el de tu nieto.

prudencia: mira.

ahora ya sabes lo que se siente

cuando tu destino

está en manos de otro.

luis: sí.

ya sé lo que se siente, señora,

muchísimas gracias.

pero ¿qué dices?

prudencia, todo lo que hemos

trabajado en estos años

se puede ir al caño.

prudencia: no sé, tengo

que consultarlo con mi abogado.

no vaya a ser que la que termine

en la cárcel sea yo.

luis: todo se hará

en el sentido estricto a la ley.

prudencia: ya te avisaré.

alberto: ¿cómo pudiste?

luis: ¿qué?

[música]

sofía: ♪ porque en tus besos

descubro matices

que llevan mi cuerpo

a sentir lo más simple

guarda aquí mi corazón

sé el guardián y mi dragón

siempre sé mi protector

regálame

una vida que se encienda

con tu luz

muéstrame una vida entera

llena de bellos momentos

tómame con mucha fuerza

que confiaré en tus besos

aquí

me quedo para ser parte de ti

llévame a donde tú quieras

búscame un lugar perfecto

cuida que jamás se rompa

este corazón

que entrego hoy aquí

que desde ahora es solo para...

ti

abrázame

sin tu mirada

no podré seguir ♪

alberto: por tu estupidez,

por querer hacer tu voluntad

metiste a marina

en un grave problema.

ahora van a dudar de su palabra

por tu culpa.

prudencia: alberto.

alberto: eres lo peor que hay.

lo peor.

tú iniciaste

el calvario de marina.

y todavía le sigues haciendo

daño.

me averguenza tener tu apellido.

marina: ya, alberto,

por favor, deja de discutir,

no vale la pena.

luis: marina.

te lo juro, mi hija.

yo voy a solucionar

todo este enredo.

alberto: oye, no te vas

a acercar a esta vecindad.

no te vas a acercar a marina,

ni a su hijo, ni a mi madre.

luis: si tantito se pusieran

en mis zapatos,

si me escucharan un momento

nada más.

yo actué así

por la seguridad de mi nieto.

mi sangre.

nunca pensé que te perjudicaría,

mi hija.

alberto: y para cubrirte

las espaldas, le entregaste

un acta falsa.

luis: pues ¿yo qué iba a pensar

que la iba a meter

en el juzgado?

todo esto ha sido un enredo.

marina: no, aquí lo único cierto

es que usted se quería quedar

con mi hijo.

¿qué, creyó que no me iba

a dar cuenta?

y todavía quiso tapar su falta

con algo peor.

toribio: toribio quiere

que te largues inmediatamente

de aquí, fuera.

baldomero: no nos obligue

a echarlo a patadas.

luis: marina, yo te metí en esto

y yo te voy a sacar.

el más interesado

en que te quedes con el niño

soy yo.

que no se note la miseria,

señores.

todo en esta vida

tiene un precio,

y yo lo voy a pagar.

paulino: ¿usted cree que todo

lo puede comprar el dinero

o qué?

prudencia: vete, luis.

luis: prudencia, no comentes

nada de lo que hablamos.

es muy delicado.

piensa lo que te pedí, ¿estamos?

y escúchenme, tribu.

mi intención

nunca

fue lastimarte, mi hija.

nunca.

damiana: ya, ya.

marina: sí, mamá.

este hombre no vale la pena.

vamos.

paulino: don luis.

quiero decirle

que hasta hoy trabajé con usted.

luis: ¿cómo?

pues ¿no me dijiste

que a fin de mes te largabas?

paulino: sí, eso le dije,

pero ¿sabe qué?

no quedan ganas

de seguir ese acuerdo,

ni de respetarlo más.

usted es un hombre

que no se da a respetar,

que solamente busca

el beneficio propio

y que hace mal a la gente.

¿no se da cuenta?

así que hasta hoy

trabajé con usted.

luis: ah, ¿tú también?

y ¿tú qué?

¿te vas a quedar ahí paradote?

¿no le vas a decir nada

a tu chamaco?

¿no me comentaste

que le ibas a decir

que no dejara la chamba botada?

margarito: claro que voy

a hablar con él

para felicitarlo

por haberle renunciado.

y le voy a decir algo más,

yo también le voy a renunciar.

hasta hoy contó conmigo.

luis: de tal palo, tal astilla,

¿verdad?

¿así me agradeces

todo lo que he hecho por ti?

¿no pagué la cirugía de la pata

y todo lo que has necesitado?

eres un muerto de hambre.

paulino: iey, mucho cuidadito

con cómo le habla a mi papá!

margarito: cálmate.

paulino: no lo toque.

margarito: cálmate, hijo.

cálmate.

el que debería de estar

agradecido con mi familia

es usted.

desde la época de mi abuelo

los prieto les hemos servido

a los ocaranza con lealtad

y con respeto,

pero hasta con eso acabó usted.

así que lárguese.

ilárguese!

luis: se pierde más

en la guerra.

miserables.

alberto: oh, mira,

cree que está en el agua,

mira cómo patalea.

marina: [ríe]

alberto: cada vez está

más grande, oye.

[gime]

marina: se divierte mucho

contigo.

alberto: me encanta verlo así,

sonreír.

ojalá que entienda ricardo

mi relación con rafa.

porque va a ser difícil

ahora con él,

ahora que se casen.

marina: ya hablé con él

sobre eso.

alberto: bueno, espero

que no hayas tenido problemas

por mi culpa.

por lo pronto voy a aprovechar

mi tiempo aquí con mi mamá y--

marina, discúlpame

por lo de hace rato.

perdí la cabeza.

marina: no te preocupes.

entiendo tu indignación

ante la absurda justificación

de don luis.

alberto: después de lo que hizo

a mi mamá,

esa relación se acabó.

yo ya no quiero llevar

ese apellido.

marina: no digas eso, alberto.

alberto: a mí me da pena.

me da pena ese apellido.

me lo voy a cambiar.

siempre quiso un heredero

y ya, se acabó.

se acabó, no más ocaranza.

no más.

[música]

[música]

abogado: así es, doctor,

ya presenté su petición

y le expliqué al juez

que en el acta válida

aparecen como padres del niño

los padres biológicos

de marina ríos,

que ella no lleva sus apellidos

y que, pues, seguramente

hicieron todo para asegurarse

de que usted nunca sospechara

de que el niño era suyo.

isauro: [ríe]

usted sí sabe ganarse

sus honorarios, licenciado.

[ríe]

abogado: la contraparte

debe estar estudiando

la estrategia que va a seguir.

pero ante los hechos,

¿qué pueden decir?

no les queda más que aceptar

su falta.

presentaron un acta falsa

para engañar al juez

y cuando sepa

que le tomaron el pelo,

cuidado.

[pitidos intermitentes]

marina: [aplaude]

damiana: hola.

encarnación: con permiso.

damiana: por favor.

adelante, pasa.

hola, ricardo.

pasen, por favor.

tomen asiento, por favor.

encarnación: ¿qué hace aquí,

doctor ocaranza,

en el cuarto de marina?

damiana: vino a saludar

a su mamá.

ricardo: qué conveniente

te resultó que tu madre

se venga a vivir aquí,

¿verdad, alberto?

marina: alberto vino a visitar

a rafa.

alberto: ya me voy.

cualquier cosa ya sabes

que cuentas conmigo.

ricardo: si quieres ayudar,

dile a tu padre

que deje sus artimañas de lado.

alberto: te aclaro

que no es mi padre

y ya se lo dije directamente.

con permiso.

buenas noches.

me despiden de mi mamá

y de angustias.

[puerta]

encarnación: a ver, véngase

con su futura abuela.

rafael: [ríe]

encarnación: [ríe]

marina: ricardo, no pongas

esa cara, por favor.

tú ya sabes que rafita

disfruta mucho estar con alberto

y él va a seguir viniendo.

ricardo: me molesta mucho.

marina: pero no tienes

por qué sentir celos.

tú sabes que yo estoy contigo.

ricardo: es imposible

no sentirlos.

por favor, entiéndeme.

entiéndeme.

luis: mírele, ahí la tiene.

esta es la mujerzuela barata

de la que te comenté

y esta es su hija.

ahí, ahí está.

te voy a mandar la foto

para que la tengas.

zaragoza: ya sabe que estoy

para servirle, don luis.

desde que me retiré,

estas cosas me ayudan

a pasar el rato.

oiga, y ¿esa chamaquita

viaja con ella?

luis: no, no, no.

mi bebecita no.

sería incapaz,

ella se cuece aparte.

no, no, no.

y pobrecita porque ella

no tiene la culpa de la madre

que la parió, ¿verdad?

yo estoy seguro de que susana

engatusó a zacarías

para verme la cara.

zaragoza: ¿ese tal zacarías qué?

luis: el capataz

que yo tenía en el rancho.

la ratota, la que te conté,

que por cierto ya lo denuncié

a la policía y lo están

buscando.

y de la chucha yo personalmente

me voy a encargar de ella.

zaragoza: pues no se diga más.

páseme toda la información

que tenga de ella.

sus gustos, sus hábitos.

en fin...

la vamos a buscar

hasta por debajo de las piedras,

don luis.

luis: venga.

así se habla, comandante.

zaragoza: correcto.

luis: vea nomás.

[vanessa] holis.

no te puedo contestar,

pero déjame tu recado.

[tono de mensaje a grabar]

paulino: vanessa,

¿por qué te fuiste así?

por favor, llámame.

tenemos que vernos,

tenemos que hablar.

te necesito.

necesito oír tu voz.

necesito verte.

te lo suplico.

[tono de mensaje grabado]

[tono de mensaje]

[paulino] vanessa.

¿por qué te fuiste así?

por favor, llámame.

tenemos que vernos.

tenemos que hablar.

te necesito.

necesito oír tu voz.

necesito verte.

te lo suplico.

vanessa: tengo que romper

con mi pasado.

jefe: ey, ey, ey, ¿qué te crees?

vanessa: ¿por qué?

jefe: no te presentaste

a la capacitación

y, además, ¿llegas tarde?

vanessa: ah, ya sé.

es que tuve una bronca

con mi cel y lo necesitaba

resolver con urgencia

porque es que obvio

no me puedo quedar incomunicada,

ya sabes.

jefe: muy bien.

entonces, vas a tener

que ceder tu hora de comida

para recuperar

el tiempo perdido.

y ve a pedirle a un compañero

que te explique

lo que se vio hoy.

vanessa: ya.

jefe: iah!

olvídate de salir temprano hoy.

vanessa: claro.

ana: qué lindo verte

tan temprano.

¿quieres que te prepare

un cafecito en lo que hago

el desayuno?

paulino: no, gracias, anita.

de hecho, ahora que no voy

a la comercializadora

quiero decir que ¿por qué

no vamos a un ginecólogo?

para que siga paso a paso

tu embarazo.

ana: ¿un doctor?

paulino: sí, un doc--bueno.

bueno, no tiene que ser hombre

si no quieres.

puede ser una mujer,

una doctora.

de hecho, por aquí cerca,

en la esquina,

vi una ginecóloga.

podemos ir para que te revise

y nos diga qué cuidados

debes de llevar.

¿vamos?

ximena: ya le informé al juez

que quieren hablar con él,

pero les pide que le den

un momento, por favor.

prudencia: licenciada,

mientras nos atiende,

¿puedo consultar un asunto

con usted?

no tiene nada que ver

con mi hija,

sino con mi divorcio.

ximena: por supuesto.

prudencia: gracias.

marina: ricardo, estoy

muy nerviosa.

ricardo: tranquila.

tú solo habla con la verdad,

el juez va a entender

cuando le cuentes todo.

todo va a salir bien.

todo va a salir bien.

[música]

[música]

prudencia: ya denunció

al responsable,

al capataz del rancho.

aunque luis asegura

que él no tiene nada que ver

con esas transacciones

bancarias, pero la verdad

es que yo a estas alturas

ya no confío.

ximena: si usted quiere

yo me pongo en contacto con él

para que me explique

la situación.

me muestra los documentos

que avalan todo lo que le dijo.

y ya estudio si le conviene

aceptar su propuesta.

prudencia: mire.

la verdad es que más

que las propiedades

lo que yo quiero

es el divorcio.

tal vez esta sea

mi última oportunidad que tenga

para conseguirlo.

ximena: ok.

ana: ¿para qué vamos a gastar

en consultas caras?

yo no necesito

ningún ginecólogo,

me siento muy bien.

paulino: no, ¿cómo crees, anita?

tenemos que ir con un doctor,

con un especialista

para que lleve todo tu embarazo.

nos diga, no sé,

qué comida llevar,

qué dietas hacer.

a lo mejor necesitas

algún tipo de vitaminas,

qué sé yo.

no consumir tanta azúcar.

anita, estás embarazada,

tenemos que ir a un médico.

ana: ay, no, no te apures.

mira, ya me estoy asesorando

en internet.

paulino: ¿en inter--?

[ríe]

¿en internet?

anita, tener un hijo

no es cualquier cosa.

no te puedes asesorar

en internet.

vamos a ir a un ginecólogo

para que te revisen, ¿ok?

ana: pero si apenas

es una semillita.

y si me hacen un ultrasonido

no se va a ver nada.

mejor nos esperamos

para más adelantito, ¿sí?

marina: cuando registramos

a rafael, yo estaba segura

de que aparecía en el acta

como madre soltera.

prudencia: el abogado

de mi marido nos hizo creer

que yo firmaba como testigo,

nunca como la madre del niño,

por favor.

marina: sí, fue el mismo abogado

quien nos explicó dónde firmar.

prudencia: marina quería

que el niño quedara registrado

con sus apellidos,

como madre soltera.

marina: por favor, nos engañó

a las dos, créanos, señor juez.

juez: no solo es que me haya

ocultado la existencia

de ese registro,

sino que además

presentó un acta falsa.

marina: porque yo no sabía

que era una falsificación,

por eso.

juez: a ver, a ver,

modere su tono de voz.

marina: pero es la verdad.

hasta que fui a recoger

la fe de bautizo

fue que descubrí el error.

yo nunca haría nada

en contra de la ley.

así que le suplico, por favor,

que escuche las palabras

de una madre que lo único

que ha hecho es alejar a mi hijo

de ese mal hombre.

juez: entonces,

usted siempre supo

que el señor sotero

era el padre del menor.

marina: no, claro que no.

juez: ¿entonces?

marina: hasta que nos enseñó

las pruebas de paternidad

fue que me enteré.

luis: cómo no, cómo no.

toda esa información

es correcta, señor juez.

aquí la única persona

que falsificó ese documento,

engañando a mi esposa y mi hija

fui yo.

isauro: no creo que tengas

nada que hacer aquí.

alberto: solo vengo a aclararte

que en el asunto

del registro de rafael

marina no tuvo nada que ver.

todo fue idea de luis ocaranza.

solo buscaba que el niño

llevara su apellido.

isauro: a mí me da igual

quien haya tenido la idea.

si fue tu papá

o el que era tu papá,

don luis ocaranza,

todo lo que hace él

me beneficia.

así que si lo ves,

dale las gracias de mi parte,

porque supongo que el acta falsa

también fue idea suya, ¿verdad?

alberto: sí, por supuesto

que sí.

a marina jamás se le hubiera

ocurrido presentar

un documento falso,

como es tu costumbre.

si alguien está actuando

de acuerdo con la ley es ella.

aquí el único que usa la ley

a su conveniencia eres tú.

isauro: a mí

no tienes que convencerme

de la inocencia de mi bonita,

sino al juez.

que al final--

[ríe]

el va a ser quien va a decidir

si me quedo con mi hijo

o no.

luis: mire, señor juez,

para mí una de las grandes

ilusiones en la vida

es tener un heredero, ¿sí?

y aquí mi hija presente,

marina, pues nunca quiso

aceptar mis apellidos, ¿no?

entonces yo me encabrité.

y tomé la salida más fácil,

la tranza.

quise recular,

pero ya fue demasiado tarde,

¿verdad?

porque metí un acta falsa,

que fue la que te entregué,

mi hija, pero pues tú fuiste

la que viniste aquí

a mostrarla en el juzgado.

prudencia: mi hija no tiene

ninguna culpa, señor juez.

juez: con este lío

de las dos actas

ahora se necesita comprobar

la consanguineidad

de ambos padres.

la del señor sotero,

que ya está confirmada,

y la de usted no.

prudencia: es ridículo,

por favor.

juez: voy a ordenar

que le hagan la misma prueba

de paternidad.

y cuando se tengan

los resultados, ya veremos.

y con respecto al acta falsa

presentada en este juzgado,

tendré que remitir el caso

al fiscal penal,

para que abra

una carpeta de investigación

y se aplique

la sanción correspondiente

contra quien resulte

responsable.

y voy a evaluar la solicitud

del señor sotero de tener

la custodia del menor.

prudencia: ¿qué?

luis: no, no, no, no.

a ver, no, no, momento.

momento, señor juez, ¿sí?

ese chamuscado

es un sinverguenza, es un patán.

es peor que yo,

con eso le digo todo.

el entró a una clínica

con una identificación falsa.

¿por qué no lo entamba?

¿por qué no lo enjuicia?

juez: el señor sotero

ha presentado pruebas

y ustedes solo calumnias.

marina: no, no son calumnias,

señor juez.

le aseguro que todo

lo que hemos dicho es verdad.

juez: usted retírese, señora.

cuando termine la investigación

hablaremos.

y a ver si no es usted

la que termina en la cárcel.

marina: ¿qué?

prudencia: vamos, hija.

juez: retírese.

luis: tranquila.

prudencia: vámonos.

vanessa: ¿puede entrar

a la parte de opciones?

ajá.

ahí le va a aparecer

un cuadro de textos.

es solo cuestión

de seguir las instrucciones

de esta manera.

estos son los pasos, sí.

va a ser descargar, instalar

y aceptar.

qué bueno que se resolvió

su problema.

muchas gracias por llamar

a soporte técnico.

seguimos a sus órdenes.

la atendió vanessa villoslada.

[suspira]

marina: [llora]

el juez no cree en mi palabra,

ricardo.

hasta me pidió que me saliera

para poder hablar con mi mamá

y con don luis.

ricardo: mira, mira, lo bueno

es que luis vino a aclarar

las cosas, y tu madre sabe

quién es el único responsable.

marina: yo no sé qué le haya

dicho el abogado de isauro

al juez, pero parece

que está de su lado.

y ahora dice que hasta--

que hasta puedo ir a la cárcel

si descubren que estoy

involucrada en la investigación

que van a hacer.

ricardo: ¿cómo, le va a dar

parte al ministerio público

para que procedan?

marina: sí.

sí, no sabes cómo siento,

ricardo.

siento que se me parte

el corazón de solo pensar

que me pueden quitar a mi hijo.

me voy a morir.

ricardo: eso no va a pasar.

no lo voy a permitir.

no lo voy a permitir.

marina: [llora]

doctor: mira, yola.

yo veo que erick

es otra persona

desde que enamoró de ti.

ahora trabaja de sol a sol,

hasta cuida enfermos

en la mañana

y no me lo dijo él,

me lo comentó

una enfermera del hospital.

y si mi hijo sigue así

se va a enfermar.

yolanda: pues es que está

obsesionado con poner

su negocio.

doctor: por eso te pido

que me ayudes.

yolanda: se me está ocurriendo

algo.

doctor: ¿qué?

yolanda: pues tal vez usted

podría apoyarlo

sin que él se ofenda.

doctor: ¿en qué estás pensando?

yolanda: no sé, no sé,

no me quiero adelantar.

déjeme que investigo

y le digo, usted no se preocupe,

déjelo en mis manos.

doctor: muy bien.

luis: ey, un momento, señora.

podré ser lo que sea,

pero no lavo dinero.

y lo que te ofrecí

está más claro que el agua,

no te va a perjudicar en nada.

prudencia: ya lo comenté

con la abogada de ricardo.

luis: ya se va a regar

como pólvora el chismerío.

¿no te dije

que entre menos gente

lo supiera era mejor?

prudencia: no, solamente

quiero saber su opinión.

también se lo pedí a mi abogado.

luis: ay, a ver, prudencia,

por favor.

paulino: con su amor.

abrázala.

acaríciala.

ey, marina.

¿cómo les fue en el juzgado?

¿qué pasó?

marina: mal, lino.

el juez no cree en mi palabra.

y ahora dice que va a avisar

a las autoridades

que se cometió un delito

por falsificación de documentos.

paulino: a ver, espérate.

pero ¿les avisaste

que no fue tu culpa?

marina: claro que sí,

pero el juez no me cree.

prudencia: con todo y que llegó

luis para aclarar las cosas,

pero no sirvió de mucho.

en fin,

espero que con la investigación

se aclare que eres inocente,

mi amor.

marina: sí, mamá.

prudencia: luego nos vemos,

mi niña.

paulino: perdón, doña prudencia,

¿le puedo robar un minuto?

marina: yo--yo los dejo,

voy a ver a mi hijo.

paulino: gracias, marina.

prudencia: ¿qué pasa, lino?

paulino: bueno, yo quedé

con don luis que iba a guardar

el secreto, pero a estas alturas

la verdad es que no tengo

por qué guardarme nada.

¿se enteró de todo el lío

en el que está metido?

prudencia: ¿si te refieres

a que zacarías abusó

de su confianza

y utilizó la añoranza

para su beneficio?

paulino: sí, bueno, la cosa

es que no fue solamente

zacarías, doña prudencia.

la verdad, zacarías es muy bruto

para hacer algo así.

la que está detrás de todo esto

es la señora susana.

luis: [murmura]

no.

[murmura]

no.

[ríe] no.

a ver, licenciada,

así no era el trato

que le propuse a mi esposa.

la idea es pasar las propiedades

a nombre de prudencia

y transferir el dinero

a una nueva cuenta,

donde solo ella aparezca,

¿estamos?

ximena: sí, y ya lo comenté

con el abogado

de la señora prudencia

y está de acuerdo conmigo.

eso levantaría sospechas

que terminarían perjudicando

a su esposa.

además de una carga fiscal

muy elevada.

por eso preferimos solucionarlo

de esta manera.

luis: sí, claro.

pues confunden divorcio

con negocio.

terminan igual, pero significan

totalmente diferente.

en este convenio estoy dejando

todo a mi mujer.

ahora parece que yo estoy

pagando por el divorcio

cuando ni siquiera soy yo

el que se quiere divorciar.

ximena: es la única manera

en que la señora prudencia

quedaría tranquila.

pero platíquelo con su abogado

y nos avisa.

luis: no, no, ¿sabe qué,

licenciada?

soy un hombre muy ocupado,

yo no tengo tiempo

para estar consultando abogados.

lo único que yo quiero

es que en el escrito

se especifique que la señora

me va a devolver todo lo mío.

ximena: la señora prudencia

está arriesgando mucho,

así que no habrá ningún escrito

de ese tipo, señor ocaranza.

con permiso.

luis: ¿no te digo?

luego vas a querer venir

a la yugular.

[música]

lucrecia: ¿quieres café?

alberto: no, ya, ya me tengo

que poner a estudiar, si no,

no voy a terminar, ya es tarde.

lucrecia: ¿quieres que te ayude?

alberto: la verdad es

que me gusta hacerlo solo,

si no, no me puedo concentrar.

sí.

lucrecia: [suspira]

alberto, creo que mi casa

se me viene encima.

alberto: ajá.

lucrecia: te juro.

creo que la voy a vender.

alberto: ok.

lucrecia: ¿me podría quedar

esta noche contigo?

alberto: voy a estudiar

toda la noche.

lucrecia: no tengo problema.

¿no te--podría?

alberto: no, está bien.

sí, está bien.

[celular]

¿no vas a contestar o qué?

lucrecia: sí.

[carraspea]

estoy ocupada.

isauro: hay muy buenas noticias

sobre la entrevista

que tuvo marina con el juez.

lucrecia: ¿podemos platicar

mañana?

isauro: supongo que está

con alberto.

lucrecia: sí, mañana checo

la dosis y le aviso.

buenas noches.

alberto: ya no quieres esto,

¿verdad?

lucrecia: no, no.

era un paciente,

que no entiende

que hay horarios de consulta.

alberto: no, bueno, sí,

es tarde.

ya es tarde.

prudencia: ¿regresaste

con lucrecia?

alberto: solo trato de apoyarla,

pero ella piensa

que andamos otra vez.

prefiero no sacarla de esa idea,

la veo muy triste, mamá.

me siento muy responsable.

prudencia: y ¿qué?

¿nunca te vas a enamorar

de ella, nunca la vas a amar?

alberto: no lo sé, mamá.

tal vez soy de los hombres

que se enamoran una sola vez

en la vida.

por ahora mi mayor alegría

es venir a jugar con rafa.

mira cómo se me queda viendo.

mira.

es una rosa.

prudencia: hola.

alberto: espero que pronto

tengan buenas noticias.

ricardo: me imagino que tu madre

te mantiene al tanto.

marina: ricardo, por favor.

alberto: que no te moleste

mi preocupación por marina,

por rafa, por favor.

ricardo: no, mientras

no te pases la raya.

alberto: mejor me voy.

ven, ya, ya, vámonos.

prudencia: dásela a su mamá.

alberto: sí.

prudencia: hasta luego, mi amor.

qué bueno que viniste.

alberto: hasta luego.

prudencia: ricardo,

¿nos acompañas a cenar?

ricardo: sí, sí,

por supuesto que sí.

prudencia: claro.

margarito: ¿cómo ven

que ya tengo chamba?

prudencia: ay, margarito,

qué bueno.

marina: qué bueno, margarito.

margarito: gracias, doctor.

es una escuela de equitación.

me voy a encargar

de toda la caballada

y por supuesto

va a haber muy buena paga.

ricardo: felicidades.

margarito: gracias, doctor.

damiana: felicidades.

margarito: gracias.

yo había pensado

que lo festejáramos,

pues, en un día de campo.

como que se extraña el oxígeno,

¿no?

¿tú qué dices?

damiana: ay, no, tampoco

estamos como para celebraciones.

marina: ay, mamá, ¿por qué no?

yo creo que te vendría muy bien

salir de la ciudad.

has estado conmigo

todo el tiempo.

ya mereces un momento para ti.

margarito: ¿cómo ves?

¿vamos de día de campo?

damiana: está bueno.

lucrecia: ¿cómo van las cosas?

isauro: ¿qué?

¿su novio no le cuenta nada,

doctora?

lucrecia: hemos sacado a marina

de nuestras conversaciones.

isauro: pues las actas

quedaron anuladas.

y cuando estén los resultados

de los análisis de marina,

pienso exigir

que se registre de nuevo

al niño con mi apellido, claro.

[ríe]

¿se imagina lo que será el golpe

para don luis ocaranza?

lucrecia: me trae sin cuidado.

mientras marina quede fuera

de la vida de alberto,

todo va a estar bien.

isauro: marina será mía.

y de nadie más.

damiana: y ¿eso?

margarito: bueno, ya ves

que erick está metido

en esto de la cocina.

le pedí que nos preparara algo

para este día tan especial.

damiana: ¿especial?

margarito: sí, damiana.

esto debí haberlo hecho

hace muchos años.

y te pido perdón

por no haberme dado cuenta

de lo que sentías por mí,

pero yo vivía inmerso

en mis recuerdos,

en mis vivencias.

damiana: margarito, ¿para qué?

¿para qué hablar del pasado?

ya.

margarito: no me va a alcanzar

la vida, los años que me quedan

por vivir para agradecerte

todo lo que has hecho

por mis hijos y por mí.

damiana: margarito.

margarito: ¿te quieres casar

conmigo?

baldomero va a estar bien.

el siempre ha sido

y seguirá siendo

un muy buen amigo.

chole: baldo.

baldomero: ¿qué pasó, chole?

juez: de acuerdo

con el testimonio de las partes

involucradas

y a su propia declaración

al señor luis alberto ocaranza

se lo encuentra culpable

de los delitos de falsificación

y uso indebido

de documentos oficiales.

por lo que queda

en calidad de detenido.

Cargando Playlist...